El dilema del “triunfalismo” de Piñera y lo que arriesga con la propuesta de aplazar las elecciones

Medios internacionales, la oposición y, en privado, en el oficialismo han acusado al Ejecutivo de relajar las medidas para enfrentar la pandemia. Ministros negaron este miércoles que hubiese exitismo y aseguran que deben destacar lo que han hecho como gobierno. En este escenario, en La Moneda y en Chile Vamos reconocen que la apuesta de mover los comicios para mayor tiene varios factores en juego.


“Hoy día, curiosamente, el Washington Post y el New York Times, ambos, se ponen de acuerdo para transmitir esta noticia. Esta noticia no es verdad. Nosotros si no hubiésemos vacuna, qué nos hubieran dicho (…). Nos hubiesen criticado cien veces más, nosotros tenemos que mostrar lo que hemos hecho y estar orgullosos”.

De esta manera, y con un tono evidenciando un poco de molestia, respondió este miércoles el ministro de Salud, Enrique Paris, respecto de esas dos columnas escritas por medios internacionales, que apuntaban a que el gobierno de Chile, con un buen proceso de vacunación, relajó las medidas para enfrentar la pandemia provocando una sensación de confianza en la ciudadanía.

En ese sentido, el titular de Salud indicó que si eso generó “una sensación de seguridad, eso es lo que hay que revisar”, pero defendió entregar las cifras sobre el proceso de vacunación, apelando a que “tenemos que dar una luz de esperanza a los chilenos”.

Pero no solo Paris se refirió al tema, también lo hizo su par de la Segegob, Jaime Bellolio, quien, más temprano, manifestó en radio Concierto que “nosotros jamás hemos sido exitistas en términos de la vacuna... Nunca, jamás hemos dicho que hay que relajar las medidas, sino por el contrario”.

Tal como los medios internacionales que irritaron al ministro Paris, la oposición ha sido insistente en criticar a Piñera y a su gobierno por triunfalista. Y más todavía después de que se dispararon los casos positivos de Covid-19 y de que se hizo necesario enviar un proyecto para aplazar las elecciones hasta el 15 y 16 de mayo.

En medio de este escenario, el Mandatario el lunes, durante una reunión de consejo de gabinete, les mostró a los ministros una presentación de Power Point en la que destacó aspectos del manejo de la pandemia mencionando, entre otras cosas, que “la segunda ola de contagios en Chile ha sido menos grave que la de otros países”.

En esa oportunidad, el Mandatario también recalcó que “Chile es el tercer país del mundo que más vacunas ha administrado contra el Covid-19” y “el paquete de ayudas sociales en Chile se posiciona como uno de los más grandes del mundo”. Algunos de esos puntos, de hecho, fueron cuestionados, según recogió La Tercera PM, por expertos en salud y economía que apuntaban a que faltaba más actualización de datos y contexto en esa presentación, la cual, además, fue difundida por el gobierno.

En el oficialismo reconocen que existe un dilema respecto del “triunfalismo” de Piñera. Muy en privado admiten que ha existido cierto exitismo a la hora de enfrentar la pandemia y que, por esta razón, se ha caído en destacar mucho el proceso de vacunación y que deberían ser más cautos.

En Palacio, si bien algunos reconocen que se han cometido errores (como permitir que abrieran gimnasios), en su mayoría niegan que haya existido un relajamiento de medidas. Aseguran que lo que hacen al destacar el manejo de la pandemia es contrarrestar las “fake news”.

Además, destacan que Piñera en todas sus intervenciones recalca que se debe seguir con las medidas de cuidado y no relajarse. Asimismo, hay voces en La Moneda que apuntan a que no es un triunfalismo, sino que “una pugna permanente” entre restringir medidas o alivianarlas. Esto, por factores sociales, económicos, de salud, entre otros.

Como sea, el propio Piñera ha transmitido en reuniones con autoridades que no hay que “avergonzarse” de lo que han hecho como gobierno y que se debe destacar el proceso de vacunación y que, por lo mismo, se les entrega insumos para que lo hagan.

Lo que está en juego

En el oficialismo afirman que en un escenario en que se le ha calificado de triunfalista, la decisión del Mandatario de finalmente proponer un cambio en la fecha de las elecciones también medirá su manejo en la pandemia.

En el gobierno dicen que hay varios factores en juego, entre ellos, que efectivamente se logre una disminución de los contagios, mantener el calendario electoral vigente lo más posible y que exista una alta participación el día de la votación en mayo.

En esa línea, el gobierno les pidió a dirigentes de Chile Vamos transmitir la idea de que la mayor cantidad de los contagiados son los no vacunados y que con la vacuna el escenario estará más propicio para votar y que, por ende, eso incentivará más a la ciudadanía a sufragar.

“Para que sea exitoso (el cambio de fecha) debe haber en ese momento un menor nivel de contagio y una alta participación”, dijo el presidente de RN, Rafael Prohens, al respecto, agregando que “la apuesta es que, con mucha mayor población ya vacunada e inmune, haya una mayor participación”.

Y agregó: “Más que andar apuntando si es triunfalismo o no, el gobierno está haciendo lo que corresponde, que es asegurar las vacunas para todos los chilenos (…). Ningún país lo ha podido controlar y Chile no es la excepción a la regla. Ahora, que estamos por buen camino, que se han hecho bien las cosas, eso se ha reconocido”.

En la misma línea, el presidente de la UDI, Javier Macaya, plantea que “para que haber movido las elecciones sea algo exitoso, tiene que haber dos factores. Primero, que la elección se pueda hacer el 15 y 16 de mayo y, posteriormente, que esta elección tenga una participación razonable. Uno de los problemas que se quería evitar, además de la posibilidad de contagio, era tener una baja participación si la elección se hubiera realizado el 10 y 11 de abril”.

Por su parte, el jefe de bancada de Evópoli, Luciano Cruz-Coke, aseguró que “si el proceso electoral se lleva bien, con alta participación y con resultados medianamente razonables para la alianza de gobierno, eso es un punto a favor”.

Respecto de si hay o no exitismo en el Ejecutivo, agregó: “Era difícil prever en verano que el rebrote iba a ser tan violento como terminó sucediendo (…). El proceso de vacunación indicaba que íbamos muy bien y me parece que ese fue uno de los problemas que ha demostrado esta pandemia, que no hay que bajar la guardia nunca”.

Como sea, el diputado RN Tomás Fuentes sigue teniendo una visión crítica respecto del manejo del gobierno e indicó que “fue una muy mala jugada, no puede ser que el gobierno no haya advertido antes que no estaban las condiciones sanitarias para llevar a cabo un proceso eleccionario”.

En el gobierno están conscientes de que el proceso electoral debe ser exitoso y, por lo mismo, han estado analizando en las últimas horas -en medio de la presión que hay tanto en el oficialismo como en la oposición- nuevas medidas restrictivas para enfrentar la pandemia, las que serán anunciadas hoy.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.