El largo camino que viene para crear un gigante local de casinos

Fotos: Patricio Fuentes Y. - La Tercera

Los acreedores de Enjoy y los accionistas de Dreams exploran una fusión que crearía un actor con casi el 80% del mercado. Pero falta bastante. Los acreedores deben tomar el control de Enjoy -en dos meses-, negociar la unión y someterla a la FNE, que podría exigir mitigaciones. Los Fischer serían los controladores de la nueva empresa.


La fisonomía de la industria de los casinos amenaza con cambiar por completo: sus dos principales operadores, Enjoy y Dreams, quienes suman casi el 80% de las ventas de la industria, exploran una fusión en una sola gran compañía.

La revelación la hizo Enjoy mediante un hecho esencial, al mediodía de este martes. Contó lo siguiente: hace cinco días, el viernes 19, Henry Comber, director ejecutivo de Euroamérica e integrante de la comisión de acreedores de la empresa, llamó al presidente de la empresa, Javier Martínez, quien le informó que los principales acreedores “habrían llegado a un acuerdo con el grupo operador de casinos Sun Dreams para fusionarla con Enjoy”. Las acciones comenzaron a subir. Poco más tarde, Dreams precisó que -según su controlador, la familia Fischer- las conversaciones son “preliminares”, que aún no hay un acuerdo y que su materialización depende de “diversas aprobaciones regulatorias y de terceros”.

Los pronósticos tienen ritmos diversos según quien hable. Un acreedor de Enjoy dice que hay un acuerdo de palabra con los Fischer y que la operación tiene sentido económico para todos: crearía un actor de tamaño relevante en Latinoamérica, con experiencia y recursos. Un negociador afirma que esto “está recién empezando”, que ahora se debe involucrar a muchos actores y que hay que ir quemando etapas. En cualquier caso, creen todos, una eventual fusión se concretaría con suerte a fin de año, tras superar el escollo más difícil: la aprobación de las autoridades de libre competencia. Antes, vendrá el cambio de propiedad de Enjoy.

Quien manda

Enjoy está en un proceso de reorganización que modificará su estructura accionaria. Tras su crisis financiera, los acreedores de la empresa pactaron convertir sus deudas en acciones y tomarán el control de la cadena que históricamente controlaba la familia Martínez. El proceso está listo y ello ocurrirá probablemente en abril: los acreedores se quedarán con cerca del 90% de las acciones y los actuales socios, entre ellos los Martínez, se diluirán a un intrascendente 10%. El futuro mayor accionista será Euroamérica, con entre 20% y 25% de la propiedad, seguido por otros activos jugadores del mercado financiero local: Penta, Principal y Moneda Asset, entre otros. El grupo de acreedores que ha negociado la fusión con los Fischer es liderado por Euroamérica, que es asesorado por Claro y Cia y por Asset Chile, que participa en el negocio como el banco de inversiones.

Al resto de los acreedores la unión les hace sentido, todos son inversionistas financieros y aliarse con los Fischer sería un atajo: consiguen de inmediato un operador con experiencia en la industria, algo que más adelante tendrían que hacer de cualquier manera, para liquidar sus posiciones.

Un negociador recuerda que las fusiones son entre empresas y no accionistas y, por lo tanto, para unir Enjoy y Dreams, los acreedores primero deben transformarse en accionistas y tomar el control, renovando el directorio. Y luego, según la ley, la fusión deberá ser aprobada por dos tercios de los accionistas.

Aunque aún resta mucha negociación, en una eventual fusión los Fischer tendrán el control en una proporción que dejaría cerca de dos tercios de la propiedad a Dreams y un tercio a los socios de Enjoy, según escuchó un acreedor. Las vueltas del destino: los Martínez, con quienes los Fischer alguna vez fueron socios en Puerto Varas, pero terminaron peleados, se reducirían casi al mínimo.

Un factor que aceleró las tratativas, afirman varias fuentes, fue una gestión hasta ahora desconocida: Enjoy habría estado en negociaciones con un operador internacional de casinos interesado en los activos del grupo. Y eso habría empujado a los Fischer a acelerar la fusión.

El peso de la fusión

Una combinación de negocios entre Enjoy y Dreams daría paso no solo a un gigante local, sino que a un grupo con importante presencia regional. A nivel local, según los ingresos de 2019 -los datos 2020 distan de un año normal por la pandemia- Sun Dreams era el mayor operador de casinos del país, con una participación del 38,8%. Enjoy, en tanto, alcanzaba el 37,6%, lo que daría a ambos una posición combinada del 76,4% en ingresos. Bastante más atrás se ubica Marina del Sol, con el 13,6%, de la familia Imschenetzky. El otro 10% está en manos de otros actores más pequeños.

Por número de salas, Dreams opera siete salas, destacando San Francisco de Mostazal (Sun Monticello), Temuco, Punta Arenas, Iquique y Puerto Varas. Enjoy, a su vez, opera ocho, más una ligada a una sociedad relacionada. Viña del Mar, Coquimbo, Antofagasta y Rinconada asoman entre los principales.

Considerando las diez salas de casinos que más ingresos generan por concepto de juego, nueve corresponden a Dreams o a Enjoy. El número uno, Sun Monticello, pertenece al holding del grupo Fischer, que generó en 2019 ingresos por $ 87.565 millones, mientras que el segundo lugar corresponde al casino municipal de Viña del Mar, operado por Enjoy, con ingresos de juego por $ 54.051 millones.

A esto se suma la presencia internacional. Enjoy tiene dos casinos fuera de Chile, en Mendoza, Argentina; y Punta del Este en Uruguay, donde opera el tradicional Conrad en ese balneario uruguayo. Dreams opera salas en Ciudad de Panamá, en Cartagena de Indias, Colombia; Lima, Tacna y Cusco en Perú, y Mendoza en Argentina.

Dreams suma 8.180 máquinas de juegos en todas sus operaciones, 383 mesas y 714 posiciones de bingo. Enjoy cuenta con 6.550 máquinas de azar.

Enjoy a su vez opera 11 hoteles, con 1.502 habitaciones en total, más 58 bares, restaurantes y cafés. Sun Dreams alcanza las 725 habitaciones.

¿Qué dirá la FNE?: los precedentes

El tamaño agregado de sus negocios obliga a someter la operación al análisis de la Fiscalía Nacional Económica (FNE), un proceso que, dada su complejidad, podría tardar unos nueve meses, estima un abogado especializado en libre competencia.

Los negociadores han consultado a sus propios asesores legales y no visualizan una gran oposición: los casinos de juego son unidades geográficas, son concesiones territoriales que casi no compiten entre sí. “El casino de Iquique no disputa el mercado del de Pucón”, dice un inversionista que defiende la fusión. El optimismo tiene bases. La propia FNE ha analizado operaciones de concentración antes bajo la consideración de un “mismo mercado geográfico”, considerando las áreas de influencia de un establecimiento y no el mercado chileno como un todo.

Un abogado que se involucrará en las tratativas cree la FNE podría exigir mitigaciones. Y ahí sí hay un precedente. Un informe de fines de 2018 de la FNE concluía que “el público de Santiago tendría una preferencia marcada por el Casino Enjoy Rinconada y el Casino Sun Monticello (de Dreams), quienes efectivamente traslaparían sus actividades en relación con la demanda proveniente de la Región Metropolitana”. En ese reporte la FNE los consideró parte de un mismo mercado, por lo que un jurista cree que ahora exigiría a la empresa fusionada la venta de una de esas dos unidades. Y en ese caso, el candidato a vender es Rinconada.

Además de la FNE, los cambios de titular en la concesión deberán ser autorizados por la Superintendencia de Casinos de Juego.

La acción saltó en los días previos

La acción de Enjoy ha pasado por fuertes movimientos desde que anunció su reorganización. Si en 2016 llegó a transarse en $ 67, en 2019 había caído a unos $ 40 y en 2020 se desplomó a un mínimo de $ 4,08 el 21 de julio. El año lo cerró en $ 7. Aunque castigada, la acción se disparó, en particular en los últimos días. Hasta antes del anuncio de Enjoy de este miércoles, la acción había subido 85% desde el 10 de febrero. Ayer el papel subió 7,3% en el día, con lo cual duplica su valor en el mes. Entre el 18 y el 23 de febrero, el repunte es de 55%.

Las fluctuaciones no pasaron inadvertidas en la Bolsa de Comercio de Santiago, que suspendió el lunes a las 9.37 las transacciones de esa acción, por el alza de 22,15% y pidió informar algún antecedente que explicara ese movimiento. Antes había solicitado antecedentes por el incremento de 18,28% en los papeles el viernes 19.

Aunque el mismo 22 de febrero el gerente general de Enjoy, Rodrigo Larraín, repondió que “a esta fecha no tenemos certeza ni podemos dar fe de hechos ajenos a esta administración que permitan explicar el alza en el precio de la acción”, ese mismo día la empresa había informado reservadamente a la Comisión de Mercado Financiero (CMF) la comunicación que Henry Comber realizó a Javier Martínez durante la tarde del viernes 19.

Más allá de las conversaciones reservadas entre acreedores y Dreams, un hecho público que tuvo a la industria de casinos como protagonista en los días previos fue que la Superintendencia de Casinos emitió un oficio, el 19 de febrero, en el que permite a los casinos de juego operar en Fase 2.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.