Fallida inscripción de primarias presidenciales desata fuerte crisis en la oposición

Veto del partido de Gabriel Boric (CS) y Daniel Jadue (PC) al PPD y Nuevo Trato terminaron por echar por tierra la opción de un giro del Partido Socialista hacia una primaria amplia con la izquierda. Tras una caótica jornada, la colectividad de Paula Narváez (PS) decidió no inscribir su candidatura a una primaria, dejando a lo que quedaba de la Unidad Constituyente fuera de esos comicios. En tanto, el FA y el PC formalizaron su pacto y los democratacristianos se quedaron sin candidatura presidencial.


“Hoy, cuando se han hecho llamados a la unidad en los momentos de las definiciones, se nos informa un veto para determinadas fuerzas políticas que apoyan la candidatura de Paula Narváez. Esto es vergonzoso, nos parece lamentable. No se humilla al partido de Salvador Allende”.

Con esas palabras el presidente del Partido Socialista, Álvaro Elizalde, confirmó anoche, pasadas las 23.00 y a minutos de que venciera el plazo para inscribir primarias, que su abanderada presidencial no sería oficializada en el pacto que horas antes había estado a punto de cuajar con el Frente Amplio y el Partido Comunista y que proyectaba, en los hechos, el quiebre del histórico eje del socialismo democrático y el centro político.

La escena fue el corolario de una jornada que estuvo llena de sorpresas y cuyos efectos, incluso sus propios protagonistas, aún no dimensionan.

La decisión de los socialistas se dio luego de que tanto desde el partido del candidato presidencial Gabriel Boric (Convergencia Social), como del de Daniel Jadue (PC) vetaran a dos fuerzas que horas antes habían dado su respaldo a la opción de la exvocera de gobierno: Nuevo Trato -cuyo candidato Pablo Vidal declinó su aspiración durante la mañana- y el PPD, partido que hizo lo propio al desechar la alternativa de Heraldo Muñoz (PPD).

“No vamos a improvisar, concurrimos de buena fe, con espíritu unitario a un entendimiento amplio para construir una mayoría para cambiar Chile. (...) Hemos sido sorprendidos”, agregó Elizalde, calificando la única medición que se terminó inscribiendo en el sector -la de Boric y Jadue- como la “primaria de la exclusión y el sectarismo”.

La decisión no fue fácil y la plana mayor del PS, junto a Narváez, la tomaron a última hora. De hecho, antes del anuncio Elizalde había salido de la sede de su colectividad con la decisión de inscribir a su abanderada con la única carta que seguía en pie en la Unidad Constituyente, luego de que durante la tarde también se bajara la democratacristiana Ximena Rincón: Carlos Maldonado (PR).

Incluso, antes del anuncio del PS, Muñoz llegó hasta el Servel y aseguró que el diseño a esas alturas era firmar un pacto entre el PPD y sus socios históricos, algo que nunca ocurrió.

El cálculo del PS fue el siguiente: una primaria entre Narváez y Maldonado, a la que los había acorralado el veto del PC y parte del Frente Amplio, era un fracaso seguro. “Vamos a ser el hazme reír”, decían en la colectividad.

La única alternativa que veían en ese momento los socialistas era darse tiempo y explorar, si así decanta el escenario, una medición convencional con otra de las grandes protagonistas de la jornada: la presidenta del Senado, Yasna Provoste, quien ayer rechazó inscribirse contra el tiempo y en medio de la crisis que atraviesa su partido, pero no cerró la puerta a una eventual aspiración. Esa opción, de hecho, hasta antes del anuncio del PS ya se comentaba al interior de la DC, aunque Elizalde ayer pidió no adelantarse y meditar con calma los pasos siguientes.

Pero nada de eso estaba claro a eso de las 21.00. A esa hora, en la sede del PS se hacían frenéticas gestiones que implicaban desde subir a Heraldo Muñoz de nuevo a la carrera hasta pedirle a Provoste reconsiderar, aunque el propio PS le había notificado a la junta de la DC horas antes que ya era demasiado tarde para medirse con la senadora por Atacama, cuando aún estaba en pie el posible pacto con la izquierda.

Poco antes de la decisión de los socialistas, cerca de la 10 de la noche, el PC y el Frente Amplio llegaron a la calle Esmeralda, en el centro de Santiago, a inscribir a Boric y Jadue, aunque dejando un espacio para que si el PS así lo decidía, inscribiera con ellos a la exministra y se definiera al fin a romper con la exConcertación.

Pero las desconfianzas ya estaban instaladas. De hecho, fue pasadas las 20.30 cuando la propia Narváez acusó públicamente al PC y al Frente Amplio de haberse “farreado” la oportunidad de construir una primaria unitaria y de no dar garantías de gobernabilidad.

“Lamentablemente nuestros esfuerzos honestos de construir unidad se los ha farreado el Frente Amplio y el Partido Comunista. Hemos sido notificados de un veto a quienes han apoyado hoy día mi candidatura”, dijo la abanderada visiblemente molesta.

Y remató: “No dan garantías de gobernabilidad para Chile. Se necesita seriedad, honrar la palabra, ser transparentes y se necesita tener el mismo discurso en lo privado que en lo público para darle garantías al país. Eso merece Chile”.

Las palabras de la psicóloga venían a reafirmar un mensaje que su partido ya le había dado al pacto de Apruebo Dignidad luego de una reunión en la sede de Revolución Democrática a la que asistió Elizalde y su secretario general, Andrés Santander, para afinar los detalles del eventual pacto con el Frente Amplio y el PC.

En ese encuentro, el parlamentario insistió, como ya había transmitido previamente durante el lunes, que si ellos daban el giro hacia la izquierda no podían hacerlo sin sus socios del PPD y, a su vez, reiteraron que el pacto debía contemplar también la consolidación de uno parlamentario para agosto. Fue ahí cuando los frenteamplistas le informaron al senador que algunas colectividades del bloque no estaban de acuerdo con que el PPD, el PL y el Nuevo Trato pusieran su firma en el pacto. Incluso, les mostraron un documento que contenía un principio de acuerdo en que se excluía a esas fuerzas.

En el Frente Amplio habrían reclamado que no estaban por pactar con referentes que no se definieran como “antineoliberales” y rechazaron tajantemente incluir un pacto parlamentario en este acuerdo. El mensaje de los frenteamplistas generó molestia en la colectividad socialista, quienes les dejaron claro que no aceptarían vetos ni exclusiones y dejaron la sede de RD, a la espera de una definición formal del bloque.

El conflicto RD-CS

Gabriel Boric y Daniel Jadue inscriben primarias.

Con la llegada de Boric y Jadue al Servel, ambos se refirieron al tema que todos apuntaban como el causante del quiebre: el veto de CS y el PC.

“El PPD nos notificó hace menos de una semana que excluía a Jadue y a mí de una primaria. Después de los resultados del domingo es bastante claro, que a los partidos políticos como el PPD y la DC el pueblo les ha dado un mensaje sobre el cual deben reflexionar. Vemos en el PS una diferencia”, dijo el diputado por Magallanes.

Mientras que Jadue reconoció la postura de su partido. “Invitamos de manera honesta y transparente a las bases del PS, a sus candidatos y su dirigencia, porque reconocíamos en ellos una trayectoria y porque nos habían comunicado que estaba desarrollando un giro histórico (...). Pero ese giro histórico no puede incorporar a quienes hace una semana decían que no podían ir con nosotros hacia ninguna parte”, sostuvo.

El punto generó duras recriminaciones al interior del Frente Amplio y un conflicto entre RD y la colectividad de Boric, e incluso llegó hasta el punto en que los órganos de la colectividad liderada por Catalina Pérez “revisaron” su apoyo a la candidatura del diputado por Magallanes. Con eso sobre la mesa, en el bloque se activaron distintas gestiones, incluso por parte del propio diputado por Magallanes, para evitar que se cayera el acuerdo de una primaria de la izquierda. Pero su colectividad no cambió de postura.

Además, otros dirigentes como Giorgio Jackson (RD) y la convencional constituyente electa, Beatriz Sánchez, trataron de revertir sin éxito la decisión a la que se precipitaba el conglomerado. De hecho, tras formalizarse la inscripción de Jadue y Boric, dirigentes del Frente Amplio se contactaron con figuras socialistas para manifestarles su disconformidad con la decisión tomada.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.