De Chamonix a Torres del Paine: los secretos de Daniela Navarrete para superar una de las carreras más difíciles del mundo

Daniela Navarrete, en Chamonix. Foto: José Domingo Cheyre.

La atleta, que competirá en los 50K de Patagonian World Marathon, sumó 170K en la última edición de la Ultra Trail del Montblanc (UTMB). Entrega secretos para enfrentar su próxima carrera en la patagonia de Chile.


Daniela Navarrete se presentó el 26 de agosto en Chamonix, Francia. Con más de 10 años de preparación, la deportista chilena fue por su gran sueño: los 170 kilómetros de la Ultra Trail del Montblanc (UTMB). Un año antes, la amante de las montañas tuvo que abandonar la misma competencia por problemas estomacales. Este año, sí o sí, debía terminarla.

“Fue alucinante, una locura. Es mucho rato. Me demoré cerca de 40 horas, pero son 40 horas en los que pasas por todos los estados emocionales. Uno pasa hambre, le da sueño, le da todo”, comienza diciendo quien desde 2017 no se ha bajado del podio en la carrera más desafiante de Sudamérica, The North Face Endurance Challenge, ocupando el segundo lugar durante tres años consecutivos, después de correr 160K.

Los casi dos días luchando por la clásica travesía que da la vuelta al emblema de los Alpes no los olvida. Navarrete los recuerda como si fuese ayer: “Dormí en total 20 minutos. La última subida tuve dos siestas de cinco minutos. Y tuve una última parada en la que dormí diez minutos. Ahí lo hice de manera profunda, porque sabía que me iban a despertar. Necesitaba hacerlo porque estaba como borracha de sueño”, revela.

Hoy, Daniela ya fija su mente en su próximo desafío: los 50 KM de la Patagonian World Marathon, que se realizará el próximo 9 de octubre, en Torres del Paine. Para llegar de excelente formaa la cita, organizada por The Massif, la deportista se someterá mañana a una serie de exámenes que le permitan comenzar a centrar sus esfuerzos en la próxima competición.

“Uno se recupera en promedio al mes de haber competido. Uno termina súper deteriorada, se rompen muchas fibras musculares. En la carrera de 170K uno baja cerca de tres kilos. Mañana me haré exámanes para ver que todo está en orden para poder volver a entrenar con normalidad. Ya estoy recuperándome a través de la alimentación y carreras de menor intensidad”, agrega.

El desafío de Torres del Paine hoy le quita el sueño. “Me tinca mucho por la organización y los paisajes que entregará esa carrera. Hay que apoyar el trail, hay que apoyar que el deporte salga de la Región Metropolitana. Hay que disfrutar esa carrera por el tema del paisaje, por todo”, comenta.

Para cerrar, la atleta entrega una serie de consejos para los cerca de 800 competidores de la Patagonian World Marathon, que se dividirán entre los 10K, 21K, 42K y 50K.

“Independiente de la distancia, siempre es un desafío para todos al momento de asistir a una competencia. Hay que partir de esa premisa. Hay que vivir la carrera, disfrutarla. La actitud es súper importante. Hay que ir agradeciendo y felicitándose por estar ahí, no cualquiera va y se atreve a correr en un lugar tan bonito. Somos afortunados de poder correr. Lo otro es que hay que partir de menos a más, siempre hay que dejar piernas para el final. Y cuidar la alimentación, aprovechar los puntos de alimentación”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.