Deportes Concepción le gana a la crisis: juega ante seis mil espectadores y sin presencia policial

Deportes Concepción, 2018

Foto: Agencia Uno.

Los lilas recibieron a Ovalle en Collao sin que hubiera incidentes. La gobernación provincial penquista evalúa extender la experiencia al próximo duelo del club y al que deben animar Universidad de Concepción y La Calera.




Deportes Concepción inició de la mejor forma su participación en la liguilla por el ascenso a Segunda División Profesional. Los lilas vencieron por 1-0 a Provincial Ovalle, aunque su principal triunfo estuvo fuera de la cancha: en plena crisis por el estallido social, en una de las zonas más golpeadas por la crisis, fueron capaces de congregar a seis mil qunientos espectadores y de organizar el encuentro por la Tercera División, la cuarta categoría del balompié nacional, sin la necesidad de contar con el apoyo de Carabineros para el resguardo de la seguridad.

Los lilas se constituyen así en un ejemplo en medio de la incertidumbre que afecta al fútbol profesional, que debería volver mañana aunque recién el fin de semana se tendrían que disputar íntegramente las jornadas de Primera División y Primera B. La condicionalidad está dada, naturalmente, por el contexto que vive el país.

Los penquistas deben cumplir requisitos similares a los que rigen a un espectáculo de fútbol rentado. La diferencia es un tecnicismo: mientras sus encuentros son regulados por las leyes que afectan a los eventos masivos, los profesionales están sujetos a la de derechos y deberes del fútbol profesional. "Vamos a las mismas reuniones con el resto de los clubes", aclara Víctor Tornería, el timonel lila.

Tornería explica después cómo surge la idea de jugar sin resguardo policial. "Todo parte porque en la ANFA se decidió jugar. Nosotros entendemos que atrasar es complicado y dejar de jugar, más aún, porque los clubes necesitamos financiarnos. Hicimos la solicitud a la gobernación. Carabineros dijo que no había contingente. La gobernación autorizó solo guardias, tomando el riesgo y teniendo en cuenta la buena conducta que han tenido nuestros hinchas en los últimos años. La evaluación es óptima", explica. La única participación policial fue la revisión de que estuvieran los 50 vigilantes privados que solicitó la autoridad. La cifra superó en diez a la que se solicita habitualmente.

Sorpresa

El máximo dirigente penquista describe la reacción de los hinchas al no ver uniformados en el estadio. "Se sorprendieron y a nosotros nos impactó ver cómo reaccionaban", dice. La ausencia policial permitió incluso que se realizaran manifestaciones relativas al momento social que vive el país y a que se desplegaran lienzos alusivos. Ni siquiera eso aumentó la tensión. "Cuando se reprimen las manifestaciones suelen producirse los problemas. Como eso no pasó, tampoco hubo inconvenientes", dice. Antes del inicio del duelo ante el equipo del Limarí hubo un minuto de silencio en honor a los fallecidos por las revueltas.

"La gente llevó carteles, lienzos y nadie se lo quitó. Y después se fue marchando hacia el centro de la ciudad, también sin incidentes", relata el dirigente. "Como club, estamos preocupados por la situación que vive el país y, sobre todo, la ciudad. Y siento que aportamos una señal de tranquilidad", resalta.

Robert Contreras, gobernador provincial de Concepción, aprueba la experiencia. "Fue bastante positiva. El público se comportó a la altura. Lo  importante fue el compromiso. Ellos acordaron un trabajo con la hinchada. Estuvimos presentes desde muy temprano en el estadio para ver cómo iba fluyendo. Los funcionarios municipales también apoyaron. Carabineros se encargó del control del tránsito y la PDI realizó labores de apoyo. No hubo detenidos", relata la autoridad a La Tercera.

En ese escenario, Contreras no descarta que el modelo se repita. El próximo fin de semana, los lilas volverán a jugar en Concepción y, por la Primera División, Universidad de Concepción tiene que recibir a La Calera. "Mañana tendremos una reunión para ver lo del fin de semana. Se realizarán las evaluaciones respectivas, aunque la idea es seguir dando estas señales de funcionalidad de la ciudad", concluye.

Comenta