Destino Madrid

Foto: EFE.

Hoy parte la fase de grupos de la Champions League, la espina clavada de los cracks chilenos en Europa. Vidal, Alexis y Castillo componen la representación nacional. Hoy debuta el Barcelona ante el PSV, con el afán de romper la hegemonía del Real Madrid. Tras su lesión, Claudio Bravo no puede ser considerado en el City.


Es un sueño, una obsesión, el trofeo que todos quieren tener. No es la Copa del Mundo, pero parece tan importante como aquella pieza cubierta de dorado. Es la Orejona, la Liga de Campeones. El torneo de clubes más importante del mundo da el puntapié inicial de su fase de grupos, una que promete la misma espectacularidad que ha tenido en las temporadas recientes. Son 32 equipos los que tienen el mismo anhelo, aunque son unos pocos los que tienen chances reales y concretas (los poderosos) de llegar al Wanda Metropolitano de Madrid, el recinto que albergará la final del 1 de junio de 2019.

Para la ronda de grupos, la presencia chilena está asegurada con tres representantes: Arturo Vidal, en el Barcelona; Alexis Sánchez, en el Manchester United; y Nicolás Castillo, en el Benfica. Podrían haber sido cuatro, pero Claudio Bravo no pudo ser inscrito por el Manchester City (para esta fase) debido a la rotura del tendón de Aquiles izquierdo que sufrió en un entrenamiento. Ya se encuentra en la fase de recuperación tras ser operado exitosamente en Barcelona.

Si hay algo que quiere Arturo Vidal, y que repite hasta la saciedad cada vez que enfrenta a los medios, es ganar la Champions. La ambición de ganar cosas importantes permanece en un futbolista que, a nivel local, consiguió todo tanto en Italia como en Alemania. Pero ante el llamado de un coloso como el Barça, la tentación de alcanzar esa copa aumenta. De hecho, esta declaración de intenciones la dejó en claro desde su primera conferencia de prensa como culé: “No tengo una cuenta pendiente con nadie, solo con mi objetivo, que es ganar la Champions… Ojalá pueda ganar tres Champions en los tres años que voy a estar aquí”.

El deseo de gloria continental no le pertenece exclusivamente al Rey. Sus compañeros azulgrana también, partiendo por Lionel Messi. Desde 2015 que los catalanes no son campeones, y además han tenido que ser testigos del tricampeonato del Real Madrid, quien posee la hegemonía del continente. No tuvieron mucha fortuna en el sorteo, porque su grupo es de los más complejos. Debutan esta tarde, recibiendo al PSV Eindhoven, el campeón de Holanda, que dirige un exjugador culé, Mark van Bommel.

Además, comparten la zona con el peligroso Tottenham, que cuenta con un interesante equipo pese a no adquirir a nadie en el mercado de fichajes, y el Inter de Milán, que vuelve a la élite continental luego de una larga ausencia.

Si de vanguardia se trata, uno que no asoma hace rato en las instancias finales de la Liga de Campeones es el Manchester United. Las volátiles campañas post Sir Alex Ferguson declinaron la fuerza de los Diablos Rojos en esta competencia. Se han tenido que conformar con la Europa League 2016-2017. Sin los refuerzos solicitados, el criticado José Mourinho se las tiene que arreglar para competir. En ese sentido, la preponderancia de Alexis Sánchez se hace no menor en el dibujo del portugués. La temporada pasada del ariete nacional en el continente le trajo sinsabores, con una pequeña presencia en el Arsenal en la Europa League y una dura eliminación con el United en los octavos de final de la Champions, a manos del Sevilla.

El grupo de los rojos también se presume cerrado y complejo, con el favoritismo en las manos de la Juventus de Cristiano Ronaldo y un Valencia que puede ser peligroso, sobre todo pensando en las dudas que ha dejado el plantel de Mou en la campaña. El debut será ante el rival más débil, el Young Boys, en Suiza.

Cierra la trilogía de chilenos Nicolás Castillo, una de las incorporaciones del Benfica. Las Águilas tuvieron que superar dos llaves previas para alcanzar la fase de grupos, como subcampeón portugués: superaron al Fenerbahçe (de Mauricio Isla) y al PAOK de Grecia. El lado menos amable para el renquino es que una lesión sufrida en Estambul lo privó de participar más en el inicio de la campaña, perdiendo terreno ante otros centrodelanteros como el argentino Facundo Ferreyra y el suizo Haris Seferovic. El fin de semana, de hecho, jugó cuatro minutos en el triunfo por 2-1 ante Rio Ave. En la zona E, el elenco de Rui Vitória debuta ante el más fuerte: el Bayern Múnich. Además, están el Ajax y el AEK.

Comienza una competencia millonaria, poderosa y muy atrayente. Parte la carrera por la Orejona.

Seguir leyendo