Humillación en Quito: Unión es aplastada y le dice adiós a la Copa

Los hispanos cayeron por 6-2 ante un Independiente del Valle muy superior y quedaron eliminados del máximo certamen internacional de clubes.


Unión Española se despidió tempranamente de la Copa Libertadores. En un paupérrimo partido, los hispanos cayeron por 6-2 ante Independiente del Valle, que fue una máquina demoledora en Quito, sobre todo, en el primer tiempo.

Los ecuatorianos se fueron al descanso 4-0. Sí, 4-0. Se pusieron rápidamente en ventaja gracias a Vite. Luego, Montenegro aumentó, tras un grosero error de Thomas Galdames. Recién a los 25′ reaccionó el equipo de Jorge Pellicer, con un zurdazo de Chumacero que se fue cerca del poste izquierdo.

Al extécnico de Universidad Católica le salió muy mal la apuesta. Platero, que jugó de central en vez de Juan Pablo Gómez, fue un pasadizo. El uruguayo cometió el penal que significó el 3-0. Luis Pavez tampocó rindió de buena manera en el medio.

Y por más que Gonzalo Villagra sea un símbolo del equipo, esta noche demostró que a sus 39 años no está para una exigencia tan alta. Menos en la altura. Era inentendible que estuviera de titular en desmedro de Víctor Méndez.

Increíblemente, el 4-0 con el que se fueron al entretiempo se quedaba corto, ya que los dueños de casa llegaban por todos lados.

El local se relajó en el complemento y le dio espacio a Unión para intentar la hazaña. Pellicer metió tres cambios para ser más profundos e intentar dar vuelta un partido imposible, entre ellos, Méndez y Cristian Palacios. Y aunque Unión mejoró en algo su imagen y su actitud, con un golazo de Méndez y otro de Rubio, el quinto gol local, obra de Faravelli, inmediatamente después del primer descuento, terminó con cualquier ilusión.

Con ímpetu, impulsado más que nada por el talentoso joven Carlos Palacios, el cuadro de Santa Laura estuvo cerca de anotar un tercer tanto, el que lo habría dejado a un gol de la clasificación. Esto, debido al valor de las conquistas de visita, ya que en Santiago se impuso 1-0.

Sin embargo, no hubo claridad y el equipo nacional cayó en el juego brusco. Magnasco se fue expulsado en los descuentos y antes debió haberlo sido el uruguayo Palacios por una fea plancha al arquero local. Para colmo, el conjunto de Renato Paiva completó la humillación en la última jugada, con el tercero personal de Montenegro. Un 6-2 con sabor a humillación.

Unión se acordó muy tarde de jugar, aunque de haberlo hecho desde un comienzo quizás el resultado no variaba demasiado. Lo concreto es que Pellicer erró en el planteamiento y lo pagó carísimo ante un equipo de mucha jerarquía, que aprovechó las enormes licencias defensivas de los hispanos en el primer tiempo y la nula profundidad en el ataque. Los rojos se van vapuleados de la Libertadores 2021.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.