Jarry da el batacazo en dobles

El Príncipe y el argentino Máximo González eliminaron a la pareja número uno del cuadro. "No bajamos nunca, eso es difícil de hacer", dice.


Después de no superar la primera ronda en singles, y al igual que durante la temporada pasada, Nicolás Jarry (50º) encuentra consuelo en dobles, donde ayer nuevamente tuvo una victoria resonante junto al argentino Máximo González (43º).

Por el paso a octavos de final del Abierto de Australia, la dupla sudamericana se enfrentaba a un muy duro escollo en el camino, los máximos favoritos y campeones defensores, el austriaco Oliver Marach (4º) y el croata Mate Pavic (3º). Salieron airosos Nico y su dupla, con un claro triunfo, por 6-4 y 6-4.

El duelo se caracterizó por la solidez en el servicio del binomio chileno-argentino, pues ni siquiera concedieron alguna posibilidad de quiebre a sus rivales. Además, se mostraron muy inspirados en la devolución, conectando varios tiros ganadores.

“Fue un partido con mucho foco, saqué bien y ayudé como mi compañero espera. Hicimos buenas jugadas y no salimos de nuestro esquema”, comentó Nico tras el encuentro, para luego agregar otras claves: “El rival tiene que intentar cambiar y se desajusta. Eso provocamos. No bajamos nunca, eso es difícil de hacer, más en los dobles”.

En esa línea, Jarry valoró esta actuación. “A veces uno recuerda más un duelo cuando sufre más, como ocurrió ante Kontinen y Peers en Wimbledon, que fue a cinco sets y un día después de un partido a cinco sets que tuve. El de hoy es importante y para hacerlo hay que jugar… hay que jugar bien para ganarle a los mejores”.

En la próxima ronda, volverá a chocar con su verdugo de singles, el argentino Leonardo Mayer (86º), quien avanzó junto al portugués Joao Sousa (45º). “Vamos a jugar contra dos singlistas y el planteo es totalmente diferente. Son jugadores que sacan mejor. Vamos a tener que adaptarnos bien”, expresó el tenista nacional.

Una victoria provocará que Nico desplace a Julio Peralta (41º) como número uno del país en esta modalidad. “Me encanta el dobles, siempre me ayudó para escalar. Mi meta es siempre mejorar en singles y el dobles ayuda a la confianza, y cuando pueda, siempre jugaré dobles”, sostuvo.

Seguir leyendo