La última oferta a Larrivey, la modesta meta para 2021 y otros flancos sin resolver en una U incendiada

Joaquín Larrivey, festejando un gol por la U en Rancagua. FOTO: BYRON PEREZ/AGENCIAUNO

En sus casi 30 días en la U, Luis Roggiero, el nuevo gerente deportivo, del club ha debido lidiar con una serie de situaciones que hoy tienen en crisis al club. Se tomará 60 días para realizar un informe de cada área de la institución.


En Universidad de Chile reciben golpe tras golpe. Ya son cinco los duelos en que los estudiantiles no logran sumar de a tres unidades, después de la derrota ante Colo Colo en el Superclásico. Una racha que ha puesto a los azules en un muy difícil escenario de cara a la lucha por los lugares de avanzada del Torneo Nacional. Un punto de los quince últimos posibles.

En la última fecha, en la derrota frente a Audax Italiano, el equipo que conduce Esteban Valencia volvió a evidenciar un discreto nivel, que le permitió a los de La Florida imponerse sin mayores contratiempos. Un juego con ideas poco claras, muy lejos del nivel que los de La Cisterna exhibieron antes de la caída frente a Colo Colo.

Hoy, sin embargo, en el segundo piso del CDA buscan apagar una serie de incendios que están siendo directamente atendidos por Luis Roggiero, el nuevo gerente deportivo de la U. El ecuatoriano está en un proceso de 60 días de evaluación de las diferentes áreas del club, además de llevar adelante las renovaciones que le fueron encargadas: Arias, Larrivey. y el portero juvenil Cristóbal Campos también está dentro del grupo de futbolistas que busca retener tras su término de contrato.

Tira y afloja en sus renovaciones

En la primera semana en Santiago, cumpliendo cuarentena, Roggiero se comunicó de inmediato con el representante de Joaquín Larrivey. El argentino Irigoigitia, quien trabaja de la mano de Walter Montillo, tuvo una conversación protocolar, según este último confesó en diferentes medios.

Con el pasar de los días, sin embargo, Larrivey tuvo en su poder el ofrecimiento de Azul Azul. El primer acercamiento no tuvo buena acogida. Se le ofreció el mismo salario que hoy percibe en La Cisterna.

En la concesionaria, según explican, hicieron una contraoferta y aseguran que de ahí no se moverán. El vínculo que le ofrecen al transandino es por un año seguro, con la opción de extender su vínculo a otra temporada más, según metas que debe cumplir en 2022. En lo económico, se le ofreció un incremento a su salario que bordea el 12%.

En relación a Ramón Arias, el futbolista uruguayo también tiene en su poder la posibilidad de renovar con los azules. El club le ofreció el mismo contrato que a Larrivey, que principalmente les exige tener una regular temporada 2022 para sumar otro año más.

El ex jugador de San Lorenzo aún no ha dado una respuesta. “Lo está evaluando”, dicen desde la institución. Según confesó hace unos meses, el charrúa también había sido tentado para retornar a Peñarol. Desde el equipo laico esperarán unas semanas más o comenzarán a buscar alternativas en caso que el defensor deseche continuar ligado al club.

Su nivel ha ido a la baja, situación que coincide con el mal rendimiento de los azules. “Soy muy autocrítico. Sigo siendo el mismo de siempre, trato de estar bien para el error y el acierto. Hay que tratar de retomar el nivel individual y como equipo”, dijo en conferencia de prensa hace unas semanas.

Espinoza y De Paul, lejos de La Cisterna

Fernando de Paul aún no cierra su renovación en Universidad de Chile. El portero, quien termina vínculo en diciembre, no está dentro de las prioridades de la concesionaria. Esta última, incluso, esperará a terminar el torneo para sentarse a conversar.

Su nombre ha sido movido en el fútbol mexicano, pero sin mayor suerte. La idea del club es poder llegar a un acuerdo para que siga, pero al mismo tiempo reconocen que “debe cambiar su actitud” frente al nuevo proyecto que buscan implementar en el CDA. Otro de los puntos importantes, es que el nacionalizado chileno deberá rebajar su salario pues está sobre el piso que buscan fijar en La Cisterna.

El caso de Gonzalo Espinoza, en tanto, divide al club. Muchos creen que Bulldog ya cumplió un ciclo en el Centro Deportivo Azul. Su aporte durante las últimas temporadas no ha sido el esperado. Su mal genio lo ha llevado a discutir en cancha con sus propios compañeros. En la memoria de la dirigencia sigue dando vueltas la disputa que sostuvo con De Paul, en Quillota, en la que tuvo que ser separado por sus colegas para no irse a los combos. Hace pocos duelos también se enfrentó con Arias.

A eso se le suma, que desde la interna cuentan que el futbolista no se ha visto comprometido con el desarrollo de los juveniles. Estos últimos, incluso, se han quejado por los constantes retos del volante durante las prácticas.

Campos, por cuatro años

Cristóbal Campos asoma como uno de los futbolistas con más proyección de Universidad de Chile. El portero, quien ha sumado minutos durante la última temporada, tiene sobre la mesa la oferta para seguir con el equipo laico por los próximos cuatro años. En ese periodo, el guardameta buscará consolidarse como el portero titular de la escuadra de La Cisterna.

Y pese a que en La Cisterna aseguran que solo falta la firma, pues ya hay un acuerdo con el representante, el nacido en Talagante se ha encargado de poner en duda sus próximos pasos en el fútbol. “Viviendo el día a día siempre con la frente en alto, sin perder el foco de lo que me apasiona. Seguimos paso a paso, uno a la vez, hacia delante, respetando, escuchando y aprendiendo… con los mismo valores que siempre me educaron”, indicó en su cuenta de Instagram. “Siempre seré responsable de mis acciones y el primero en cuestionarme sea negativa o positiva. 13 años de azul, agregó.

Valencia, hasta diciembre

Pese a los malos resultados, en la concesionaria insisten en la idea de mantener a Valencia hasta fin de temporada. No creen que la solución sea un cambio de estratega, considerando lo avanzado que está el torneo nacional. Además, el técnico que asuma la vacante deberá venir desde el extranjero, por lo que perderá aún más días por el cumplimiento de la cuarentena que exige el gobierno.

Valencia, por su parte, entrega reportes semanales. Reconoce el bajón del equipo y con miembros de la dirigencia repasa las falencias de un equipo que no logra la regularidad que todos esperan. También asegura que la cantidad de lesionados ha mermado su plan. Hoy, en el club están con trabajo diferenciado Andía, Lobos, Cañete, Luján y Junior Fernándes. Sin embargo, asume que hoy la única meta que tiene es meter al club laico en algún torneo internacional por los réditos económicos que esto significaría.

Localía en Viña del Mar

En Azul Azul no quieren que ejercer la localía frente a O’Higgins en el Teniente. En el club reconocen que sería entregar una ventaja frente a los Celestes, que ocupan semana a semana el estadio que hoy recibe al equipo de Valencia por las remodelaciones del Centro Deportivo Azul. El duelo entre ambas instituciones se realizará en la fecha 32 del torneo nacional.

Frente a tal escenario, en la concesionaria ya visitaron el estadio Sausalito y se reunieron con las autoridades pertienes para solicitar el reducto de Viña del Mar. Hoy, están a la espera de los últimos permisos. Y pese a que la idea es solo jugar frente a los celestes, no se descarta sumar otros duelos de local en la Quinta Región. “La cancha está buena, el estadio es muy cómodo y al plantel le gusta jugar allá. Se está evaluando”, dicen desde la concesionaria.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.