Francisco Sagredo

Francisco Sagredo

El Deportivo

Las deudas de Frank Darío

photosport.

¿Cuánto le dura el crédito al DT de un equipo grande? Poco, muy poco en los tiempos que corren. Esa realidad la tiene clara Frank Darío Kudelka en Universidad de Chile.

Es cierto que el argentino no armó el actual plantel de la U y tuvo que sufrir las salidas de Lorenzo Reyes, Ángelo Araos y Mauricio Pinilla. Es decir, tiene argumentos que podrían explicar su hoy incómoda situación. En esa línea, un sector de la dirigencia del cuadro laico pretende asegurar la continuidad del ex Talleres de Córdoba pase lo que pase. Sienten que Kudelka es el hombre indicado para concretar la poda que se viene en el plantel y aseguran que la evaluación del DT debe realizarse el próximo semestre, cuando compita con un equipo armado por él.

La otra vertiente en el directorio supedita su continuidad a los resultados que obtenga de aquí a fin de año. Ahí un eventual título de Copa Chile aseguraría presencia en la fase previa de Copa Libertadores, mínima exigencia para el entrenador de un equipo grande.

Sin embargo, más allá de los objetivos puntuales y la realidad en la tabla, claramente la deuda de Kudelka pasa por el aspecto futbolístico: el equipo no tiene una identidad de juego, carece de solidez y está lejos de esa “intensidad desmedida” que prometió.

¿A qué juega la U del argentino? No hay respuesta, y más allá del evidente bajo rendimiento individual, la responsabilidad final es del técnico. Kudelka ha probado distintas fórmulas, ha mutado su dibujo y la constante rotación de nombres demuestra su desesperación por encontrar el equipo. El problema es que ya han pasado cuatro meses desde que aterrizó en el CDA y aún no se aprecia un real aporte del entrenador.

Lo que pase de aquí a fin de año marcará indefectiblemente el futuro de Frank Darío en la banca de la U. Una seguidilla de paupérrimas actuaciones como la de este fin de semana en Concepción harán insostenible su continuidad. La Copa Chile podría ser un eventual salvavidas; veremos si aparece algo de funcionamiento para devolverle competitividad al equipo. Por ahora el técnico está en deuda y el crédito se acaba, y rápido.

Seguir leyendo