Pauline Kantor, próxima ministra del Deporte: "El Estado no financiará la Fórmula E"

PAULINE KANTOR

Pauline Kantor, en la terraza de su casa en Lo Barnechea. Foto: Mario Tellez

A horas de asumir el cargo, la futura secretaria de Estado entrega algunas luces de cómo será su gestión. Además, enfrenta un inédito dilema con respecto a su antecesor. Junto con eso, también deberá decidir sobre la suerte de grandes eventos deportivos.



Pauline Kantor (53) está ansiosa. Cuenta las horas para asumir como ministra del Deporte. Y es en esa vigilia, cuando recibe a La Tercera en su casa de Lo Barnechea. Ya tomó algunas decisiones y deberá tomar otras. Practica varios deportes y es simpatizante del fútbol: "Soy fanática de la Roja, me veo los partidos. Pero no me podría definir como una ministra futbolera. Tengo una pequeña predilección por Colo Colo, porque mi hijo menor, Francisco, es fanático y había que acompañarlo al estadio".

¿Cómo vive estos instantes previos a asumir en el Mindep?

Con ganas de partir. Han sido unas semanas bien intensas desde el nombramiento. Tenemos una hoja de ruta que nos ha trazado el Presidente, con muchos desafíos, que además se plasma en un programa que se trabajó con todas las miradas que están alrededor del deporte; con la del alto rendimiento, la de los deportistas, la del deporte comunal... Entonces, eso también da mucha tranquilidad. El Presidente nos ha pedido que trabajemos con mucha fuerza las dos almas del deporte: la del alto rendimiento y la formativa y recreativa. Con el deporte de alto rendimiento, queremos profesionalizar la gestión deportiva, que nuestros deportistas compitan con los mejores y generar todas las posibilidades para eso. Y cuando hablamos del deporte formativo y recreativo, queremos generar una cultura de vida sana, una cultura deportiva en el país. Que de ahí salga el semillero de nuestras promesas. Y eso es un desafío importante.

¿Se sintió prejuzgada al ser designada, dado que sólo se le conocía por su participación en el programa Elige Vivir Sano, que no tiene relación con el alto rendimiento?

La verdad es que no lo sentí. Mi relación con el deporte nace del deporte competitivo. Partí jugando tenis a los 7 años y a los 14 llegué a la categoría honor. A los 11 empecé a competir en esquí y ahí se me hizo incompatible, porque tenía que decidir. Me perdía los torneos los fines de semana. Me producía mucha rabia que compañeras a las que les ganaba me iban pasando. Y en esquí, empecé a avanzar y fui miembro de la selección, dos veces campeona nacional y estuve más de 15 años en la gestión deportiva de los clubes y ocho en la Federación de Ski. Después, en el gobierno, conocí un mundo más desconocido; de cómo promover hábitos de vida saludable y la actividad física más masiva. En ese sentido, creo que integro bien estas dos almas.

Hace un par de días, los deportistas evaluaban la gestión deportiva del gobierno con un 4,5. ¿Con qué nota se conforma en cuatro años más?

Uyyy, eso está difícil, porque uno se pone la soga al cuello. Lo que sí puedo decir es que definitivamente tiene que ser mucho más alta que eso. Me gustaría que en cuatro años más los deportistas sientan que el Ministerio estuvo al servicio de los deportistas, que trabajamos de la mano con ellos, que fuimos un apoyo en el desarrollo de políticas públicas que promuevan tanto el alto rendimiento como el deporte formativo y municipal. No queremos que las universidades sean la tumba de los deportistas, sino que al revés. Queremos que se sientan orgullosas de los deportistas, que compitan, que se dé un diálogo entre el mundo universitario y federado y que tengamos más chilenos motivados con la actividad física. Tenemos índices de sobrepeso y obesidad que hay que atacar en forma muy responsable.

El ministro saliente se ofreció a seguir trabajando en su gobierno. Usted tendrá que decidir.

El ministro que sale, Pablo Squella, es un funcionario de planta del IND. Lleva muchos años. Por lo tanto, él vuelve a trabajar a la Comisión Antidopaje y hay que aprovechar su experiencia.

Se ha visto a ex ministros como asesores, pero es bien fuera de lo común que vuelva a cumplir funciones similares y en un gobierno de otra coalición política.

Sí. No le puedo mentir, es bien inédito. Pero también si él ha sido funcionario de planta, creo que le corresponde estar ahí y va a aportar con su experiencia. Así espero.

Según la AMA, la Comisión de Control de Dopaje incumple la normativa internacional por depender del Estado y del COCh. ¿Está considerada una solución?

Es un tema que sí está en carpeta. Pero lo más importante que hemos visto del dopaje es justamente la labor que hay que hacer en términos de educación con los deportistas. Porque muchas veces marcan positivo porque no cuentan con la información suficiente. Es un tema muy de fondo que se ha abordado en el COI.

Uno de los objetivos del programa es llegar a cinco millones de deportistas. Es una cifra ambiciosa pensando en cuatro años. ¿No teme que quede como una promesa incumplida?

En la vida es importante ponerse metas y objetivos. A veces pueden sonar muy grandes y uno se pone un poco la soga al cuello. Pero también eso nos hace movernos más rápido, porque lo que queremos nosotros es correr junto a los deportistas. Y eso significa que para llegar a cinco millones, vamos a tener que movernos, generar accesos, oportunidades y generar una buena oferta programática, donde de verdad cautivemos y motivemos a los chilenos. Sobre todo a los sectores más vulnerables y a la clase media, que les cuesta mucho regalarse un tiempo para hacer ejercicio. Porque la vida cotidiana es muy difícil, muy dura. Entonces, al final lo único que uno quiere es llegar a su casa a acostarse, prender la televisión y no hacer nada. Estamos peleando contra eso. Pero hoy estamos partiendo con una base de tres millones de deportistas. Es un desafío importante que queremos trabajarlo con mucha pasión.

El fútbol en los últimos años se ha visto beneficiado por distintos aportes estatales, sobre todo en infraestructura. ¿Se mantendrá esa línea en su administración?

El fútbol es un deporte rico. Hoy día se sabe mantener, es sustentable. Yo creo que uno siempre lo va a tener presente, porque el fútbol es el fútbol y todos lo queremos, pero no lo es todo. Hay muchos deportes que necesitan apoyo y que nos están dando satisfacciones y alegrías. Aquí también hablemos del deporte paralímpico, no nos podemos centrar en un solo grupo. Nuestras posibilidades de brillar están en muchas partes.

¿Qué le parece Estadio Seguro? ¿El Mindep se involucrará más en el tema de la violencia?

Lo primero es ver cómo nace Estadio Seguro. Y es porque los clubes no pudieron hacerse cargo de la violencia que estaba sucediendo ahí, las familias no podían ir a disfrutar el espectáculo deportivo. Como todo en la vida, esta política es perfectible. Uno nunca puede decir que está bien como está, siempre se puede mejorar. Y acá lo importante es que las familias puedan ir tranquilas al estadio y disfruten. Hoy, Estadio Seguro está radicado en Interior y probablemente siga ahí.

En los últimos días el tenis ha vuelto a renacer con los resultados de Nicolás Jarry. Sin embargo, institucionalmente está en una situación terminal. ¿Cómo se puede rescatar a la Federación?

Los últimos partidos de Jarry han sido un orgullo para el país, y eso nos demuestra que la carrera del deportista es muy compleja. Con respecto a la Federación de Tenis, tenemos que ver cómo podemos ayudar, siendo que las federaciones son autónomas. Quiero recalcar que la plata que reciba la federación será para proyectos específicos para el desarrollo del deporte y no para pagar la deuda. Hay que ver qué tipo de ayuda se le da, pero jamás les pasaremos recursos para que paguen esa deuda enorme que tienen.

Y ya que estamos hablando de tenis, ¿puede explicar qué sucederá con la exhibición de Marcelo Ríos?

El Chino nunca pidió ningún tipo de apoyo, en eso quiero ser muy clara. Creo que acá lo importante es que el Chino Ríos ofreció disculpas, porque creo que su forma no fue la adecuada y en la vida hay que aceptar cuando alguien pide perdón. Soy enfática en decir que siempre fue un evento privado, de organización y financiamiento privado. Y el rol del Estado es facilitar permisos, dar seguridad, orden público. Que el evento sea de primer nivel y que en el caso de un tenista que fue número uno del mundo, como él, se merece que salga de la mejor forma posible. Pero nunca se habló ni se pensó en un financiamiento por parte del Estado. Y él tampoco.

A propósito de eventos, el Presidente electo reconoció conversaciones para el regreso del Dakar. ¿En qué está eso?

Yo todavía no me he juntado con la gente de ASO. Tengo que tener una reunión con ellos para ver bien primero qué nos quieren pedir y qué nos quieren dar. Una vez que tengamos esa conversación, vamos a tener más claro en qué condición estamos. Sí hay que tener en consideración que para abordar el tema del Dakar queremos tener sentados a expertos del medioambiente, porque creemos que el patrimonio cultural es muy relevante para el país. También quiero enfatizar que las externalidades positivas que tiene este tipo de eventos son importantes, porque es una vitrina al mundo. Aporta turismo y creemos que es una reactivación para el norte del país y todas esas cosas hay que meterlas en el análisis.

¿Y la Fórmula E?

Yo creo que ahí hay un componente que es distinto, porque yo creo que hay deportes que, por un lado, hay muy pocos chilenos que participan o derechamente no participan, pero que el eje principal tiene que ver con darnos visibilidad hacia el exterior. Además hay grandes marcas que los promueven. Y cuando hay grandes marcas que están detrás, creemos que la política tiene que ser que el Estado apoye con seguridad, orden, permisos. O ver qué municipalidad lo puede hacer... Pero el financiamiento tiene que ser privado, queremos que Chile sea una casa de grandes eventos, pero los recursos son limitados.

¿Entonces no correrá el método del gobierno saliente, que aportó $2.000 millones para esta edición?

No correría, creemos que los recursos están en el sector privado. El Estado no financiará la Fórmula E.

En algún momento el Presidente electo comentó que no estaba seguro de que fuera lo mejor seguir invirtiendo en el Estadio Nacional. Incluso, recordó que en algún momento se pensó en un recinto en el Parque O'Higgins. ¿Qué camino tomará el gobierno?

Lo más concreto hoy es trabajar y mejorar la capacidad que tiene el Estadio Nacional. Además, hay una promesa del Presidente al arquero Claudio Bravo, que es hacer un museo del deporte y que sería una buena opción incorporarlo. Es muy importante del rol de un museo, porque no sólo es el testimonio del fútbol, sino que de la historia deportiva de nuestro país. De nuestros logros, de los éxitos y también de los sufrimientos que hemos tenido para las futuras generaciones. Con respecto a lo del Parque O'Higgins, es una simple idea.

¿Y ya se ha pensado la nueva capacidad que tendría el Estadio Nacional?

No me quiero casar con un número. Tenemos que estudiarlo y ver la máxima capacidad que se pueda obtener, pero pensando en que es una remodelación menor. Porque el presidente de Panam Sports (el fallecido Mario Vázquez Raña), cuando vino en 2013, dijo que el Estadio Nacional cumplía con todos los requisitos para utilizarse en los Panamericanos.

Durante la etapa de Gabriel Ruiz Tagle hubo problemas de rendiciones con los Odesur y que se repitieron con los Bolivarianos de Playa. ¿Se harán cargo de esto?

Ahora hay que dejar que las instituciones funcionen. Tenemos que conseguir que las instituciones funcionen, tenemos que esperar la resolución del ministerio público, de Contraloría, Consejo de Defensa del Estado. Pero sí nosotros queremos trabajar muy de la mano con Contraloría, para que nos ayude en el control y en la rendición de cuentas, porque esto no nos puede seguir sucediendo.

ADO también ha tenido problemas. ¿Se va a revisar su funcionamiento?

Ése es un desafío, porque justamente va en la línea de profesionalizar la gestión deportiva. Acá tenemos un tema que tiene que ver con rendición de cuentas por todos lados, que es lo que tranca la pelota. Tenemos que ver de qué manera se pueden agilizar estas rendiciones, pero al mismo tiempo fiscalizar con mano dura. No puede seguir pasando que un deportista se suba a un avión y no sepa si los recursos van a llegar para financiar el resto del viaje. Entonces, nosotros tenemos que trabajar con el mundo federado en cómo podemos mejorar los procesos, que ayudarán a tener mejores políticas deportivas.

Últimamente la relación entre el Mindep y el COCh ha estado algo tirante. ¿Le preocupa?

Eso no me preocupa, porque acá queremos trabajar con todas las entidades que tienen relación con el deporte. Creo que vamos a trabajar muy bien con Miguel Ángel Mujica.

El Proddar es otro dolor de cabeza para los deportistas. ¿Cómo se va a enfrentar esta situación?

Ahí hay una confusión, que vamos a tener que trabajarla y abordarla, porque el Proddar es un premio, pero ellos lo entienden como el apoyo que tienen para desarrollar su profesión como deportistas. Aquí hay que diferenciar entre lo que es un premio, ganado en una competencia, y el apoyo que puedas recibir en tu carrera. Pero mezclar el apoyo con los premios, provoca una confusión. Es un tema que vamos a estudiar y revisar.

En los próximos días se tiene que establecer la Comisión Santiago 2023. ¿Ya tiene una idea clara sobre esto?

Ésa es una de las primeras medidas que tenemos que trabajar con el COCh. Nombrada la Comisión, desde ahí se empieza a estructurar el plan real. Como país no podemos pensar en elefantes blancos. Tenemos que pensar en la infraestructura real que necesitamos, en lo que podemos actualizar. Esto de construir por construir al final es un gasto innecesario. Lo vimos en Río. Tenemos que ser responsables con nuestro gasto.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.