Alexis Sánchez llega encendido a la Roja: Gol y asistencia para meter al Inter en cuartos de Copa Italia

Alexis Sánchez marcó el primero de Inter, mediante un espléndido cabezazo, en el 3-2 ante Empoli por la Copa Italia. FOTO: AP.

El chileno abrió la cuenta a los 13 minutos y asistió el tercero en el 3-2 sobre Empoli para meter miedo en la antesala de los duelos ante Argentina y Bolivia. El tocopillano debió ingresar a los 4 minutos, tras la lesión de Joaquín Correa. Y nuevamente se consagró como uno de los mejores de la cancha, derrochó intensidad y buen juego. Lo mismo que su compatriota Arturo Vidal, quien fue titular y generó la jugada del tanto de su socio.


Inter de Milán sufrió más de la cuenta para avanzar a los cuartos de final de la Copa Italia. El modesto Empoli le dio una dura lucha a los dirigidos de Simone Inzaghi, pero el providencial ingreso de Alexis Sánchez -uno de los mejores de la cancha con gol y asistencia- permitió que los lombardos se llevaran el triunfo en el tiempo suplementario.

La titularidad de Vidal fue una de las novedades en el duelo de octavos de final. Pero su compatriota, rápidamente, tuvo que sacarse el buzo para ingresar al duelo. Tras una jugada extraña, casi fortuita, Joaquín Correa sufrió una lesión muscular que obligó su salida por el tocopillano y, por ende, la baja obligada del argentino, quien quedó en duda para el duelo eliminatorio ante Chile.

Una circunstancia que marcó el futuro del partido. Porque el Niño Maravilla volvió a salir con el cuchillo entre los dientes, con la misma actitud ambicioso que lo ha llevado a ser uno de los mejores en los últimos duelos del cuadro lombardo.

A los 12 minutos, los chilenos avisaron que volverían a formar la sociedad que los hizo famosos en la Roja. Sin embargo, el pase del atacante se apenas largo cuando el volante desbordaba por la derecha.

En la jugada siguiente, ambos fueron protagonistas en la apertura del marcador. Siempre en la diestra, Vidal alargó para Dumfries, quien envió un centro perfecto para el cabezazo del tocopillano, quien logró el cuarto gol en sus últimos siete duelos y llega encendido al equipo nacional, para felicidad del técnico Martín Lasarte.

Pero los dos pilares de la selección chilena nunca bajaron en intensidad. Sobre el delantero, quien fue un constante peligro para el desorientado equipo toscano. A los 22′, un contragolpe gestado por el ex Manchester United no terminó bien en los pies de Lautaro Martínez.

Casi en la media hora del partido, Vidal robó en la salida, pero los dos remates del mismo delantero argentino fueron repelidos de manera notable por el meta Jacopo Furlan.

Cerca del descanso otra buena jugada generada en los pies del Niño Maravilla bien pudo ser la segunda cifra, pero el balón caprichoso no quiso entrar, después de una serie de rebotes en el área.

Sorpresa en el Meazza

Pero los lombardos no terminaron la faena. Pero aún, entraron dormidos en el segundo tiempo y permitieron que el rival se agrandara, después de que el técnico de que el técnico Aurelio Andreazzoli decidiera tres cambios.

Una ecuación que rápidamente terminó en el empate de la visita. A los 61 minutos, el tanto del suizo-albanés Nedim Bajrami (uno de los que ingresó en el inicio del complementario) enmudeció al Giuseppe Meazza, tres minutos antes de la salida de Vidal.

Sánchez tuvo la oportunidad de volver a poner en ventaja a los neroazzurri. Sin embargo, su remate trabado fue rechazado de manera espléndida por el meta Furlan, cuando se jugaban los 68 minutos.

Los dirigidos de Inzaghino no salían de su asombro. Tanto que Empoli estaba más cerca de lograr la ventaja que el propio local. Una sentencia que se convirtió en realidad a los 76 minutos, después de que el cabezazo de Patrik Cutrone diera en el travesaño y rebotara en el talón del golero rumano del Inter, Andreu Radu.

En los minutos finales, la desesperación del técnico del campeón del scudetto llegó a su máxima expresión. El ingreso de Edin Dzeko en el ataque, con la permanencia de Sánchez y Lautaro, pretendió darle más profundidad a los interistas.

Sin embargo, no fue ninguno de ellos el que logró el milagro en los descuentos. Una volea de Andrea Ranocchia se transformó en el 2-2 que llevó al encuentro a una inesperada prórroga.

Asistencia de Alexis

En el primer tiempo suplementario, el dominio del local se hizo más evidente. Dzeko tuvo un cabezazo que el meta sacó desde la línea. Pero en el último minuto de ese primer cuarto de hora de adición, una habilitación precisa de Alexis terminó en la 3-2 de Stefano Sensi.

Inter de Milán sufrió, pero logró avanzar a los cuartos de final de la Copa Italia en el partido único jugado en San Siro. Ahora espera rival, el que saldrá del duelo entre Roma y Lecce. Lo mejor, es que Alexis Sánchez pide espacio a punta de goles. Buenas noticias para Martín Lasarte.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.