Sigue encendido rumbo al Scudetto: el Inter se impone al Bologna con unos dinámicos 20 minutos de Alexis

Alexis Sánchez domina la pelota en el duelo frente al Bologna. Foto: AFP.

Con el Niño Maravilla a buen nivel desde los 70', los nerazzurri vencieron por la cuenta mínima a los rossoblu y aprovecharon el empate del Milan para aumentar a ocho su ventaja en el liderato de la Serie A. Arturo Vidal fue suplente, mientras que Gary Medel no fue convocado por molestias físicas.


El Inter de Milán sigue encendido rumbo al Scudetto. El empate del Milan frente a la Sampdoria le había dejado servida la chance a los nerazzurri de aumentar su ventaja en el liderato de la Serie A. Y no la desaprovecharon. En un duelo válido por la jornada 29 del certamen italiano, los dirigidos por Antonio Conte vencieron por la cuenta mínima al Bologna para mirar desde la cima, con ocho puntos más y un partido menos, a los rossoneri.

De los tres chilenos posibles, solo Alexis Sánchez dijo presente desde los 70′. Arturo Vidal, quien regresó a las citaciones tras ser operado de la rodilla izquierda, miró desde la banca todo el compromiso. Gary Medel, por su parte, no fue convocado en los dueños de casa por molestias físicas.

Aunque el Niño Maravilla había sido clave en la victoria de su escuadra frente al Torino, el DT decidió fuera del once titular. Aún así, el tocopillano demostró su categoría al ser protagonista desde que pisó la cancha. Incomodó a los zagueros rivales y aportó dinamismo en tres cuartos de cancha. Terminó siendo crucial para los nerazzurri, que, con el resultado a favor, apuntaron a cuidar el marcador con la pelota en los pies y en terreno contrario. Y les resultó, con el nacional como pieza clave en el epílogo, dándole un aire distinto a los suyos.

Alexis Sánchez ingresa por Lautaro Martínez, en el minuto 70 del duelo entre el Inter de Milán y el Bologna. Foto: Reuters.

Los forasteros, que volvieron a jugar tras el brote de Covid que afectó al club y que obligó a suspender el duelo ante el Sassuolo, lograron sacar adelante un complicado inicio y marcar la diferencia en un trabado y deslucido primer lapso. Pese a que los dueños de casa incomodaron a su oponente molestando su salida a través de la presión, dicha apuesta no duró más allá de los primero diez minutos. El Inter poco a poco se fue adueñando de la posesión y acercándose a la portería de Federico Ravaglia, pero sin demasiada profundidad.

Antes de la media de partido, ninguno de las dos equipos conseguía dominar a su rival y hacer méritos como para inaugurar los festejos. Los pupilos de Siniša Mihajlović buscaban fabricarse opciones cargándose por los costados, con un Nicola Sansone activo en ofensiva, frente a una zaga que frenó constantemente esos intentos. Y los de Conte, en tanto, apostaron tanto a los ataques construidos como a los pelotazos directos, apuntando siempre a la potencia de Romelu Lukaku y a la velocidad de Lautaro Martínez.

El quiebre a favor de los forasteros llegó en los 30′. El juez del cotejo otorgó la ley de la ventaja tras una dura entrada sobre Martínez cerca de la mitad de la cancha y los nerazzurri pisaron el acelerador. Ashley Young se juntó por el carril zurdo con Alessandro Bastoni, quien levantó con un centro que encontró la cabeza de Lukaku. Y aunque Ravaglia reaccionó bien en primera instancia para evitar la conquista, la pelota dio en el palo y le cayó otra vez al ariete, quien solo la empujó para el 0-1.

Romelu Lukaku celebra la apertura de la cuenta frente al Bologna. FOTO: AFP.

El compromiso cambió su ritmo desde entonces. Los de Milán despertaron con la apertura de la cuenta, frente a un oponente que adelantó sus líneas con el objetivo de alcanzar la paridad. Pero fue el Inter el que se vio más cómodo y, de hecho, rozó el 0-2 con un cabezazo de Andrea Ranocchia que se fue apenas desviado tras un tiro de esquina.

La película que se vio en el complemento no fue tan distinta a cómo terminó el primer tiempo. Con un Bologna ahogado en su mitad del campo y con un cuadro forastero decidido a cuidar el marcador momentáneo mediante la posesión de balón y los contragolpes. Fue así como incluso estuvo cerca de festejar el segundo en los 49′, con un remate de Martínez que impactó el vertical izquierdo de Ravaglia.

Pese a que el Inter terminó sufriendo, porque los rossoblu lo exigieron en los minutos finales, sacó adelante la tarea. Y, gracias a la solitaria anotación de Lukaku, dio un paso agigantado hacia el título. Los nerazzurri marchan primeros, con ocho unidades sobre el Milan, y con un encuentro pendiente. Su próximo desafío será como local frente al Sassuolo, este miércoles, desde las 12.45 horas de Chile. De ganar ese cotejo, la diferencia de puntos será de 11. La corona está cada vez más cerca para los de Conte.

Sigue en El Deportivo

Sonríe el Loco: el Leeds vence al Sheffield para seguir cómodo en la Premier League
Los días de ausencia de Aníbal Mosa en Colo Colo
Curicó Unido viaja a La Serena pese a sus siete contagios de Covid: “Nosotros vamos a cumplir”
Arriesga la desafiliación: el texto de la denuncia de la ANFP contra Lautaro de Buin
El vuelo eterno de Green Cross: las tragedias que marcaron el fútbol chileno

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.