Sin sufrir no vale para la UC

Católica suda para mantener el invicto como local ante un San Luis que amortizó la única jugada que tuvo. Dos derechazos le dan respiro a los cruzados en la punta.



FICHA DEL PARTIDO: U. Católica 2 – San Luis 1

U. Católica: M. Dituro 4; R. Rebolledo 4 (66’, D. Llanos 6), G. Lanaro 5, B. Kuscevic 5, C. Álvarez 5; I. Saavedra 5, L. Aued 5; J. P. Fuenzalida 6; D. Buonanotte 6, D. Rojas 4 (49’, C. Munder 6); S. Sáez 4 (84’, S. Magnasco -). DT: B. San José 5.

San Luis: I. González 6; R. González 5, A. Robles 5, D. Vicencio 4, J. Rojas 4 (87’, C. Melivilú -); C. Moya 4, B. Leal 5, C. Bravo 5 (81’, J. Pereira -); M. Rodríguez 5 (77’, B. Sagredo 4), J. Mansilla 4, M. Caballero 5. DT: D. Osella 5.

Goles: 0-1, 37’, contragolpe de San Luis por la derecha que culmina Rodríguez tras centro atrás de Rodrigo González; 1-1, 76’, Fuenzalida remata con la derecha desde fuera del área; 2-1, 84’, Llanos remata desde fuera del área y su tiro se desvía en Buonanotte, lo que descoloca a Ignacio González.

Árbitro: C. Rojas 6. Amonestó a Fuenzalida (UC); González, Leal, R. González, Moya (SL).

Estadio San Carlos de Apoquindo . Asistieron 9.877 personas.

 


Un contragolpe e Ignacio González casi le arruinan la noche a la Universidad Católica. Al rescate del invicto en San Carlos de Apoquindo vinieron sendos derechazos de José Pedro Fuenzalida y David Llanos en los minutos finales del compromiso. Los cruzados sufrieron con el colista, pero terminaron sacando la tarea.

Porque el gol de Maximiliano Rodríguez a los 37’, tras una contra letal por la derecha y centro atrás de Rodrigo González, le enrostraba a Beñat San José que su juego ya es conocido por los rivales. Que aquello que resultaba sorpresivo en la primera rueda ahora es repetitivo, predecible, banal. La UC dominaba, sí, hasta el área de San Luis. En el último cuarto el ataque se basaba en centros imposibles para Sebastián Sáez y jugadas de pelota parada. Estas últimas complicaron más a la zaga visitante, pero fue allí donde la figura de González apareció.

Fue durante ese dominio soso de los locales que vino el tanto en contra -con gran complicidad de Matías Dituro-. El gol les dolió sobremanera, perdiendo toda capacidad de reacción y de generación de peligro.

No obstante, el inicio del complemento marcó un renacer psicológico para los de la franja. Quizás en sus mentes la imagen de una derrota frente al colista representaba una señal inequívoca de que no merecían el campeonato. Sin duda salieron a combatir tal perspectiva.

Salió Diego Rojas y entró César Munder. La rapidez del cubano complementó el vértigo que venía mostrando el cuadro de Beñat antes del gol, pero ahora creando chances claras. A los 58’, Braulio Leal perdió un balón en mitad de campo y Buonanotte se demoró mucho en el enganche, retrasando la paridad que llegaría a los 75’, por medio de Fuenzalida.

Porque fue el Chapita el que repartió justicia a lo que venía siendo el partido. Los quillotanos no mostraron nada en la segunda mitad: su victoria era inmerecida. Con un derechazo implacable desde fuera del área, el 19 puso las cosas en su lugar.

La búsqueda del gol no paró, aunque el protagonista, esta vez, sería el ingresado Munder. El caribeño se inventó una jugada por la izquierda, entregó para Llanos y éste remató fuerte con la derecha. El tiro, que venía desde fuera del área, impactó en Buonanotte, lo que descolocó a González y permitió el 2-1 final.

Sufrido triunfo para la UC, que tiró de oficio para mantener a San Carlos como el bastión inexpugnable del campeonato. Y ahora viene Colo Colo.

 

Seguir leyendo