El fichaje frustrado de Valdivia por Unión termina en guerra

Foto: Agencia Uno.

El Mago tenía un acuerdo establecido para sumarse al cuadro hispano, pero no se presentó a hacerse los estudios médicos que faltaban para la firma. Luis Baquedano acusa al jugador de "poco serio" y este contesta que el club intentaba engañarlo económicamente.


Jorge Valdivia tenía todo listo para sumarse a Unión Española. Así lo dejó ver el gerente del club hispano, Luis Baquedano, días atrás. El exjugador de Colo Colo tenía que acudir a realizarse los exámenes médicos antes de firmar el contrato, pero el 10 no llegó a la cita.

A raíz de esto, Baquedano indicó: “Ya no está listo, no cumplió su palabra. Estábamos cerrados, faltaban los exámenes y firmar el contrato cuando dijo que no”, disparó Baquedano.

“Ninguna explicación. La postura nuestra es que cuando un jugador no cumple su palabra y deja plantada a una institución como la de nosotros, con la que estaba cerrado, la conclusión que uno saca y queda claro es que no era un buen elemento”, indicó el dirigente en diálogo con Red Gol.

Luego, a través de su cuenta personal de Twitter, el Mago realizó sus descargos y explicó el motivo por el cual le dijo que no a los rojos.

“Teníamos un acuerdo económico que consistía en que, por x minutos por partidos jugados, me rendiría un valor adicional a mi renta líquida mensual de 1,5 millones ofrecida por Luis Baquedano. Ese sería mi sueldo 1 millón 500 mil pesos”, escribió Valdivia.

“Adicional venía el estímulo por partidos jugados (35 minutos), hasta ahí todo bien. Pero mi pregunta fue la siguiente: sin estar yo lesionado o sin ningún inconveniente para jugar (q lo más importante era el tema lesión) y al entrenador en este caso Jorge Pellicer, estimaba que yo debía o el pensaba que no debería jugar un cuarto partido seguido, y descansar o cuidarme para el siguiente partido al ya mencionado, qué pasaría con mi bonificación por partido jugado”, continuó.

“Considero que si la mayor preocupación era una lesión, nada justificaba para mi pensamiento que no se me pagara el bonus si el entrenador decidía darme un partido sin yo pedirlo. También pregunte qué pasaba en el caso que si entraba de titular y a los 15 minutos de partido había un golpe ocasionado por un rival, ya sea el arquero en un córner, jugada dividida, y por tal golpe, por obligación y no por un problema propio de lesión, debía salir reemplazado rápidamente con 10 o 15 minutos de partido que me llevaban a no cumplir con los minutos estipulados que yo debía cumplir para poder recibir tal bonus”.

Ante esta interrogante, Valdivia indicó: “Autoritariamente se me señaló que no era problema de ellos y que no se me pagaría. Entonces yo consideré que estaban siendo injustos en este tema puntual. Donde la culpa de una lesión no sería generada, repito, por un problema físico personal”.

“Ante esta negativa de Luis Baquedano, yo creí y sigo creyendo que lo mejor era desistir porque había una cierta desigualdad en cómo se estaba viendo el tema bonus. Además yo estaba dispuesto a aceptar una cláusula donde decía que a mitad de año si Unión Española decidía poner fin al contrato por decisión del club, no iría a cobrar los 6 meses restante por el 1,5 millón de pesos. Es cierto que había una revisión con el doctor, pero mientras no hubiera una posición distinta en relación a los puntos que me incomodaba, decidí que no correspondía hacerme la revisión”, explicó.

Luego, se dirigió de forma directa a las palabras del gerente de los hispanos. “Entonces, Luis Baquedano, no es cierto que fui poco serio. Fui muy serio, poco serio hubiera sido ir a la revisión, hacer todo el show que conlleva y después decirles que no. Solo quise que el tema lesión/bonus fuera específico por lesión y no por descanso. No por lesión que como futbolistas estamos expuestos. Pero la respuesta fue que no y que si yo quería bien y si no chao”.

“Si ya que Luis Baquedano tuvo tiempo para dar su versión, debió explicar también por qué no se llevó adelante la consolidación del contrato. Yo entiendo que exista una animosidad en dejarme muy mal parado en esta situación de parte de Luis Baquedano. pero le falto contar el porqué de mi no ida a la revisión con el doctor. Hubiera sido muy simple si él accedía a mis dudas, porque repito no sería lesión propiamente generada. Es por esto que no se llega a tal acuerdo y no por una falta de seriedad o compromiso”, añadió Valdivia.

“Muchas veces el jugador suele no responder porque automáticamente con o sin justificación ya es considerado conflictivo. Pero es bueno a veces salir y decir la verdadera verdad de lo que acá puntualmente se está hablando”, cerró.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.