Vidal grita, Alexis calla

Rueda dirige su primer entrenamiento en Pinto Durán lleno de referentes. Medel, Beausejour y el Rey ponen las voces más fuertes. Sánchez mastica su situación en soledad. El régimen de concentración severo se pone a prueba.


Ya están todos. Las estrellas aterrizan en Santiago, la Roja se completa y Pinto Durán vuelve a ver caras conocidas y exitosas. Otra vez Alexis, otra vez Vidal, otra vez Medel, como tantas veces en el pasado. La primera concentración en suelo chileno con Reinaldo Rueda al mando de la Selección.

Todo es nuevo, porque nunca se había encerrado junto a los estelares en la casa del Equipo de Todos. Había trabajado en tres microciclos, mayoritariamente con jugadores del medio local, y nunca con la dinámica de partidos. Y por cierto, sin los referentes.

El búnker de la Roja acoge al equipo por primera vez sin el liderazgo de Claudio Bravo, por largos años capitán indiscutido. Esa condición hoy no es tal. El plantel trabaja en el lugar donde en incontables ocasiones se escucharon las palabras del lesionado portero del Manchester City. Su tendón de Aquiles y sus conflictos con parte del plantel y la ANFP lo tienen fuera. Hoy, los gritos, las arengas y hasta los retos son de otros.

En el segundo día de entrenamientos de cara a la última fecha FIFA del año, hay un hombre que no pasa inadvertido aunque lo intentase. Su nombre: Arturo Vidal. Con la momentánea calma que vive en Barcelona tras un inicio polémico, el Rey irradia confianza. Otra vez pisa el pasto de un bunker que lo ha visto reír y llorar. Se nota de inmediato que el ex Juventus llegó, porque sus gritos se escuchan hasta en las afueras del complejo. “¡Ale, Ale!”, le vocifera enérgica y constantemente a Sánchez mientras se desarrollan los trabajos de fútbol. El volante quiere la pelota. Grita tanto que parece necesitarla para seguir existiendo. Vidal y su impronta han llegado.

No es el único, eso sí. Hay dos que también toman las riendas del liderazgo grupal. Dos que han vivido decenas de batallas con la camiseta roja. Dos bicampeones de América y con más de 30 años a cuestas. Gary Medel, el nuevo poseedor de la jineta chilena, y Jean Beausejour.

Durante los trabajos arengan a seguir haciendo las cosas bien, aunque no tienen empacho en retar a quien se equivoca. Los más jóvenes miran con cierto asombro a quienes han vivido centenas de entrenamientos más que ellos en esas mismas canchas. Los más nóveles se dejan aconsejar, sobre todo por el lateral de Universidad de Chile, quien sin jineta es otro capitán.

Lejos de ese desplante de líder, un silente Alexis Sánchez. Al delantero del Manchester United se le ve callado, algo que se repite con su magro presente en la Premier. Y aunque en Pinto Durán siempre ha sido de los más reservados, ayer lo fue más aún. Tras finalizar la sesión, el ex Udinese se fue a sentar en una de las bancas aledañas a las canchas de entrenamiento. Estuvo en solitario al menos media hora, mientras, por ejemplo, Pinares, Opazo, Castillo y Reyes jugaban tenis-fútbol. Solo al final se le acercó Junior Fernandes, quizás si uno de sus más grandes amigos que le ha entregado el fútbol. Desde la concentración chilena cuentan que Alexis es visto indudablemente como un líder en lo futbolístico, dentro de la cancha, pero poco en lo grupal.

Antes de eso, Alexis se vio muy activo en la práctica que ordenó Rueda, a quien poco le importó que varios de sus jugadores recién hubiesen llegado hace pocas horas desde Europa. La idea es enfrentar el cotejo ante Costa Rica con su mejor gente. Los trabajos de ayer fueron a gran intensidad y, tal como el lunes, el caleño pedía ritmo y toques rápidos, al tiempo de repetir incesantemente el “¡vamos, vamos!” como arenga.

En esos ejercicios hubo jugadores, los que presumiblemente se pelean ser titulares el viernes frente a los ticos, con más protagonismo que otros. Ahí, Roco, Paredes, Vidal, Alexis, Sagal, Pulgar, Maripán, Hernández, Vegas y Medel fueron los que se llevaron el peso, misma situación que los arqueros De Paul y Cortés.

Al final, Bernardo Redín (ayudante técnico) y Rueda se quedaron trabajando remates con Bolados, Sagal y Castillo. La definición sigue siendo un tema que preocupa sobremanera al cuerpo técnico de la Selección, porque el lunes ya habían hecho lo propio con Paredes y el antofagastino Augusto Barrios.

Así fue el primer día de Rueda con contingente completo en Pinto Durán. Hoy las sesiones continúan y el DT comenzará a definir la oncena para hacerle frente a la selección centroamericana. Y aunque aún no se ha oficializado la planificación de la Roja, tras el duelo de este viernes en Rancagua los jugadores tendrán algunos ratos libres (se espera, por ejemplo, que Arturo Vidal asista el sábado en la tarde al duelo que jugará su equipo, Rodelindo Román, ante Deportes Concepción).

La Roja volvió a su casa tras un año sin los referentes. Y no solo hay muros nuevos: las voces del liderazgo también.

Seguir leyendo