Animadores solitarios y casas convertidas en estudios de TV: Cómo se las arreglan los programas que siguen en pantalla

Espacios como Sigamos de largo, Mentiras verdaderas o Me late siguen transmitiendo desde los canales, aunque con invitados virtuales. Otros como Carmen Gloria a tu servicio y Milf se desarrollan totalmente desde los hogares de sus conductoras.




Junto a los matinales, programas que sumando algunos cambios siguen al aire a pesar de la emergencia sanitaria, otro grupo de proyectos televisivos han luchado por mantenerse en pantalla en medio de la crisis por el coronavirus.

Ejemplo de eso es Sigamos de largo (Canal 13), que continúa cada noche -después de El patrón del mal-, aunque con varias modificaciones. Desde la señal cuentan que han adoptado todos los resguardos que exige la autoridad sanitaria, manteniendo una mínima dotación de trabajadores, muchos de los cuales se van alternando para asistir al canal. En escena, los animadores Sergio Lagos y Maly Jorquiera mantienen su distancia, mientras que la mayoría de sus invitados se conectan desde sus casas, tanto por sugerencia del canal como porque ellos mismos prefieren permanecer en sus hogares. El programa, además, es grabado durante la tarde y emitido en su horario habitual. 

Sigamos de largo, Canal 13.

Situación similar vive el programa Mentiras Verdaderas, de La Red. “Hemos tomado todas las medidas de aislamiento con equipos trabajando en la modalidad teletrabajo, y nos hemos quedado sólo con equipos muy reducidos para la puesta al aire”, cuenta a La Tercera Mauricio Parra, productor ejecutivo del programa. “Los invitados mayoritariamente se conectan de manera remota y estamos preparados para que próximamente Eduardo Fuentes pudiera hacer el programa desde su casa”, adelanta el productor respecto a la situación del animador, que hasta ahora se mantiene en el estudio, la mayoría de las veces en solitario con un invitado a distancia.

Respecto a estos cambios, Parra comenta: “Los chilenos han preferido la cobertura de esta crisis por sobre los otros medios, igual como lo hizo a partir del estallido social del 18 de octubre. Y al igual que en esa ocasión, tendremos que estar atentos a incluir algunas formas que llegaron para quedarse, como los invitados online y pantallas divididas con múltiples conversaciones. Y bienvenido, que así sea”.

Mentiras verdaderas, La Red.

Usando plenamente la tecnología, el programa de TVN Carmen Gloria a tu servicio (17.30 horas) regresó a la pantalla la semana pasada con un formato en vivo y “desde casa”, como el propio canal ha denominado. Luego que TVN resolviera suspender las grabaciones de todos sus programas a causa de la pandemia, el proyecto volvió con la abogada Carmen Gloria Arroyo transmitiendo desde su hogar, y con expertos y autoridades como invitados. 

Desde TVN comentan que debido al carácter de este proyecto, que “educa, se conecta con los problemas de la gente y los ayuda a salir adelante entregándoles las herramientas necesarias, hoy más que nunca su presencia en pantalla es fundamental”. Además, aseguran que transmitir a distancia ya se ha hecho habitual, pues lo hacen de la misma forma en que el matinal Buenos días a todos mantiene en pantalla a su animadora María Luisa Godoy. “En ambos (programas) trabajamos con distintas aplicaciones como LiveU que nos permiten una transmisión con menos posibilidades de error y gran calidad técnica”, añaden desde la estación.

Carmen Gloria a tu servicio, TVN.

En Mega, en tanto, sigue en pantalla La Hora de Jugar (12.00 horas). Desde el canal cuentan que el programa de concursos conducido por Joaquín Méndez y María José Quintanilla está funcionando con un productor, tres camarógrafos, y que como medidas sanitarias tiene alcohol gel y guantes en estudio, y que hay acceso a mascarillas para todo el equipo. Además, los animadores llegan solo 15 minutos antes de que comience el programa, para evitar mayor circulación en el estudio. 

CHV, por su lado, ha optado por mantener suspendidas las grabaciones de sus programas Yo soy, Pasapalabra y Podemos hablar, sin fecha de retorno hasta ahora, exhibiendo en estas semanas episodios registrados previamente. Lo mismo que su programa Sabingo, que sigue los fines de semana con material grabado. 

El desafío de TV+

En TV+, por otro lado, se siguen desarrollando prácticamente todos sus programas, aunque con nuevas modalidades. 

Me late (18.00 y 22.30 horas), conducido por Daniel Fuenzalida, se ha ido acomodando a medida que la emergencia se fue agudizando. “Hace tres semanas, antes de la cuarentena total en Vitacura, porque nuestro canal está ahí, determinamos que fuera un solo panelista al programa, hacer el programa sin camarógrafos, y los otros dos panelistas vía streaming”, cuenta Fuenzalida.  Ya con la cuarentena decretada, dice, “fuimos tomando más cartas en el asunto. El programa, sin contar el panelista, lo hacemos con tres personas: un director, un musicalizador y maquillaje”. Además hay un panelista fijo por semana “para evitar tanto movimiento en el estudio”, aclara, y se pide que quien vaya lleve un par extra de zapatos, para usar solo en el canal. A pesar de los cambios, comenta Fuenzalida, “ha funcionado bien, no ha bajado el rating, la gente nos sigue acompañando”.

Sobre esta situación, el animador reflexiona: “Así como en la vida en general, en la tv hay un antes y un después con esta pandemia. La tv yo creo que va a tender a ser mucho más nativa, de formatos informales, a los que las nuevas generaciones están acostumbradas a través del celular, y donde se va  a valorar mucho más el contenido.Una tv donde no vamos a necesitar grandes desarrollos tecnológicos, grandes estudios ni tampoco tantas personas en el set, y así van a bajar también los presupuestos”. 

Me late, TV+.

Somos un plato (17.00 horas), conducido por el periodista José Miguel Furnaro y el chef Álvaro Lois, estrenó un nuevo formato desde este lunes, luego que en las últimas dos semanas se emitieran una serie de programas que se grabaron en tiempo récord a mediados de marzo. Ahora, cuenta Furnaro, “hacemos gran parte del programa desde las casas, y recordamos algunos momentos de programas pasados”, explica sobre esta modalidad, que también va grabada y montada posteriormente por el equipo. “Nos fue bastante bien en el rating, así que estamos contentos con eso”, cuenta sobre esta apuesta, pensada para todo abril e incluso mayo. Y revela algo más: ahora que Lois desarrolla recetas sencillas e ingeniosas para días de cuarentena, “han entrado otros auspiciadores porque quieren que Álvaro cocine sus productos. Se ha transformado en una oportunidad porque las marcas están entendiendo que es una buena opción ver cómo un chef cocina de su casa, haciéndolo más familiar también”.

Somos un plato, TV+.

Milf (19.30 horas), por su lado, se está haciendo en directo desde el departamento de la animadora Claudia Conserva. Hasta allá llevaron una cámara y equipos de luces, y sólo acude un técnico del canal para colaborar. Desde ahí, Conserva se conecta con sus colegas, Yasmin Vásquez y Renata Bravo a través de Skype. “El Pollo (Valdivia, su esposo) hace de camarógrafo y mi hijo me ayuda con las imágenes en las menciones comerciales”, cuenta Conserva. Dice que además escribe  libretos y menciones comerciales a mano, y que ella misma pone la música con un parlante conectado a bluetooth. 

“Ha sido una tremenda experiencia, a la gente le encanta que estemos en vivo y seguimos fiel a nuestra línea de transitar por la vereda del humor sin dejar de lado este espacio donde compartimos nuestros miedos, experiencias, anécdotas de cuarentena, opiniones etc.”, dice la animadora. “Dicen que la inteligencia es la capacidad de adaptarse al medio y siento que lo hemos sido, estamos al aire a pesar de todas las adversidades”, considera.

Milf, TV+.

De manera opuesta su esposo, Juan Carlos “Pollo” Valdivia, sigue haciendo el programa nocturno Toc Show desde el estudio, aunque “con el personal mínimo”, dice el animador, “y solo con conductor. Sin panelistas ni invitados”.  Valdivia cuenta además que los pocos trabajadores que acuden lo hacen en movilización privada, con todos los resguardos necesarios. “Las razones para seguir desde el estudio son técnicas”, explica. 

“Pensamos que es muy necesario que estas noches acompañemos y entretengamos informando. Agregando el humor necesario para levantar el ánimo”, concluye. 

Toc show, TV+.

Comenta