“Abuso contra particulares”: Carabinero controlado por acercarse a casa de fiscal Chong se querella y alega que detective de la PDI no se identificó

El control de la PDI al carabinero quedó registrado en un video.

El teniente coronel Fredy Vergara acusa que nunca se le indicó que fue inspeccionado en el marco de una orden de protección a la persecutora, que el funcionario de la PDI que tomó el procedimiento no tenía su identificación a la vista y que solo estos policías tuvieron acceso a sus datos personales que luego se filtraron en redes sociales.




El 7 de octubre la tensión que había entre Carabineros y el Ministerio Público se podía palpar. Cinco días antes, la fiscal Centro Norte Ximena Chong había formalizado al carabinero Sebastián Zamora por el delito de homicidio frustrado, por su presunta responsabilidad en la caída de un menor de 16 años desde el puente de Pío Nono hacia el río Mapocho. Esto, mientras participaba en labores de control de orden público.

En menos de 24 horas de ocurrida la caída, el Ministerio Público había ordenado la detención del uniformado -contra quien hoy existe un proceso para una eventual baja por omitir que portaba una cámara-, se le formalizó y se dictó la prisión preventiva. Esto generó cuestionamientos desde Carabineros, que indicó que el Ministerio Público no investigaba con la misma celeridad los casos en que los policías eran imputados, en comparación a los cuales tenían la calidad de víctimas.

Y en medio de esta situación, la Fiscalía Centro Norte abrió una causa por amenazas contra la fiscal Chong por diversos amedrentamientos en redes sociales. La situación se tornó más compleja el 6 de octubre, cuando dos hombres con casos de motocicleta fueron a dejar una carta a la casa de la fiscal, con una serie de amenazas contra su persona. Esto motivó que se dictaran medidas de seguridad para la abogada, en específico, establecer un equipo de la PDI de punto fijo en las inmediaciones de la casa de Chong.

Este era el ambiente cuando en la mañana del 7 de octubre el teniente coronel de Carabineros Fredy Vergara transitaba por Providencia y dobló por un calle, pasó por fuera de la casa de Chong, y pocos metros más adelante fue controlado por una patrulla de la PDI. Se le indicó que no tenía por qué pasar por fuera de la casa de la persecutora y que se dejaría registrado toda la situación. Luego, el detective pidió los documentos de identificación del uniformado -su cédula de identidad y su tarjeta de carabinero-, les sacó fotografías y se los devolvió. Tras eso, la Fiscalía Centro Norte informó que toda esta situación sería investigada en el marco de la causa de las amenazas contra Chong e incluso el fiscal nacional, Jorge Abbott, llamó al ministro de Interior, Víctor Pérez, para ponerlo en conocimiento de estos antecedentes.

Además, todo el procedimiento quedó registrado en la cámara personal que portaba Vergara ese día.

El control de la PDI al carabinero quedó registrado en un video.

Sin embargo, el caso estaba recién comenzando. Pocas horas después, circularon en redes sociales fotografías del control al oficial de Carabineros, lo que motivó un reclamo de miembros del alto mando de Carabineros al gobierno. Vergara, por su lado, presentó una denuncia ante el OS-9 por la filtración.

Y esta jornada, el oficial decidió judicializar su caso. Presentó una querella en el Octavo Juzgado de Garantía de Santiago, acusando que ha sido víctima de “abuso contra particulares”, “violación de secreto” e infracción a la Ley de Seguridad Informática.

El documento, al cual tuvo acceso La Tercera PM, indica que “el día miércoles 7 de octubre de 2020, a las 7:15 horas de la mañana aproximadamente, en circunstancias que me dirigía a mi trabajo, ubicado en Avenida Vivaceta N° 2700, comuna de Independencia, en el Departamento de Transportes de Carabineros de Chile, circulaba en mi motocicleta particular por avenida José Domingo Cañas, en dirección poniente, virando a la derecha en avenida Seminario, llegando próximo a la Avenida Bilbao, intentando devolverme a un taller de motos que se ubica en calle Tegualda con calle Colo Colo, donde debía retirar el foco delantero de mi motocicleta que estaba en reparación, por lo cual y tomando en cuenta el sentido de la calle que ingresé, de la cual desconozco el nombre, no pude doblar hacia la izquierda, tomando la decisión de volver hacia Avenida Seminario, continuando mi trayecto en dirección a mi trabajo, y al llegar nuevamente a la intersección de Avenida Bilbao, me detuve por la luz roja del semáforo, acercándose por el costado derecho una persona de infantería que señala pertenecer a la Policía de Investigaciones de Chile, quien me indicó que me identificara, por lo cual le solicité estacionar la motocicleta para no interrumpir el tránsito, situación que realicé, entregando mi cédula de identidad, comenzando a consultarme por qué estaba en ese lugar, y por qué había realizado esa ruta, continuando con preguntas relativas a mi ocupación, por lo cual le manifesté que era funcionario público y, específicamente, Teniente Coronel de Carabineros de Chile, exhibiendo mi Tarjeta de Identificación Profesional (Tipcar), la cual me arrebató de la mano y le manifesté que me la debía entregar, respondiendo que le iba a tomar una fotografía y se fue hacia el vehículo en el cual se movilizaba, entregándole mi Tipcar a otro funcionario de la PDI que estaba al interior del vehículo en el que se movilizaban, regresando enseguida y devolviéndome la Tipcar al momento que también fotografiaba mi motocicleta, no manifestándome ninguna imputación, salvo que daría cuenta, no especificando a quién ni de qué daría cuenta, manifestando además, que se encontraba en cumplimiento de una medida de protección y que les llamó la atención cuando realicé el viraje y retorné a la misma calle, para permitirme retirarme del lugar, continuando el recorrido hasta mi trabajo”.

La querella, acto seguido, agrega que “durante el transcurso de la tarde, me pude percatar que existían publicaciones en la prensa y diferentes redes sociales con similares relatos a lo que me había sucedido en horas de la mañana, lo que llamó mi atención, ya que en ningún momento el personal de la PDI me manifestó en detalle que hacían ellos en ese lugar y porqué razón me habían fiscalizado”.

Asimismo, indica que “observé muchas publicaciones donde se exhibían fotografías de mi persona de uniforme y de civil, obtenidas de mis redes sociales, con indicación de mi nombre completo, que incluían amenazas en mi contra, situación por la cual me vi en la obligación de cerrar mis cuentas de redes sociales para evitar que continuaran obteniendo mis antecedentes y poner en riesgo mi integridad y la de mi familia”.

Luego, el oficial cuestionó la manera en que la PDI llevó adelante el procedimiento: “Es dable hacer presente que en el contexto de la fiscalización que fui objeto por el funcionario de la PDI, este no se identificó, ya que sobre su chaqueta corporativa portaba otra chaqueta que cubría su nombre, asimismo, es de suma gravedad que mis datos personales hayan sido publicados después de un control que me fue practicado por este personal policial, siendo ellos los únicos quienes tuvieron registro de mi identidad y fotografían mi cedula de identidad y Tarjeta de identificación Profesional (Tipcar)”.

¿Y qué diligencias pide Vergara que se realicen? En concreto, son tres: “Se me cite a prestar declaración en calidad de Víctima de estos hechos”, “Se despache orden de investigar al departamento de OS9 de Carabineros de Chile” y “se oficie a la Policía de Investigaciones para efectos de que informen la identidad de los funcionarios que practicaron la fiscalización y que se les cite a prestar declaración”.

Ahora, dependerá del Octavo Juzgado de Garantía decidir si admite o no a tramitación la querella. De ser así, el caso sería derivado a la Fiscalía Oriente.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.