¿Aló, Presidenta? La trastienda del llamado de Jadue a Bachelet para ofrecer disculpas

Tanto en el círculo de la expresidenta como en el del alcalde aseguran que el llamado se produjo directamente y que no hubo gestiones ni puentes para que se diera la conversación entre ambos.




La mayoría de quienes formaron parte del gobierno anterior y en el propio Partido Comunista quedaron sorprendidos cuando el domingo pasado vieron el tono de las críticas que realizó el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, a la actual alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, en La Tercera por el informe de esta sobre Venezuela. Y es que tanto entre los cercanos a la exmandataria como en la colectividad reconocen la buena relación que ambos tenían durante la pasada administración.

Por lo anterior es que causó menos asombro a estas personas que el jefe comunal ayer, a través de su cuenta de Twitter, informara que había hablado con la exjefa de Estado para ofrecerle disculpas por sus dichos y puntualizara que su "intención nunca fue atacarla a ella".

Tanto en el círculo de la expresidenta como en el del alcalde aseguran que el llamado se produjo directamente y que no hubo gestiones ni puentes para que se diera la conversación entre ambos. En esa línea, ejemplifican que una de las más estrechas colaboradoras de la exmandataria, su exjefa de gabinete Ana Lya Uriarte, no se comunica con el alcalde hace más de un año. Además, Jadue mantiene el contacto de Bachelet, pues ella mantiene el mismo número telefónico que tenía en Chile.

Con todo, el propio alcalde Jadue señaló a La Tercera PM hoy que su decisión de ofrecer disculpas a la exmandataria fue personal y no tenía relación con las gestiones que hicieron desde el Partido Comunista para intentar desactivar la polémica que se desató por sus declaraciones.

Si bien desde la directiva comunista encabezada por Guillermo Teillier descartan que le hayan pedido que ofreciera las disculpas a la expresidenta –de hecho, varios en la colectividad sostienen que "él se manda solo"- sí hubo conversaciones con el alcalde donde se analizaron las consecuencias de sus declaraciones.

Entre los elementos que han estado sobre la mesa en el debate comunista tras los dichos de Jadue, se encuentra el hecho de que si el alcalde quiere potenciar su liderazgo a nivel nacional –como por ejemplo para una candidatura presidencial- sus dichos le hacen un flaco favor. En la colectividad plantean que, efectivamente, existe un "bacheletismo" al que el jefe comunal debería aspirar y que está más allá de los partidos que formaron la Nueva Mayoría, con los que el PC se ha distanciado. Asimismo, se puso sobre la mesa que la tienda de la hoz y el martillo formó parte del gobierno de Bachelet y tuvo representantes en la gestión del Ejecutivo, por lo que las críticas podrían incluso devolverse. El lunes, sus dos exministros -Marcos Barraza y Claudia Pascual- se cuadraron con la exmandataria ante los dichos del alcalde de Recoleta.

La buena relación con la exjefa de Estado

En la oposición aseguran que Jadue y Bachelet mantienen una buena relación. De hecho, afirman que tuvieron muchas oportunidades de abordar la situación política del país durante la pasada administración de la exmandataria.

Varios recuerdan que la jefa de Estado tenía a Recoleta como una de sus plazas favoritas para realizar sus actividades oficiales. Por ejemplo, en 2016 eligió esa comuna para lanzar el programa "Chile Cuida", ahí también llegó para lanzar la "Política Nacional de Niñez y Adolescencia" de su gobierno, y participó de inauguraciones, por ejemplo, de servicios de salud primaria, solo por mencionar algunos.

A su vez, el jefe comunal siempre ha tenido palabras de defensa frente a las reformas que impulsó el gobierno de Bachelet. En alguna entrevista incluso sostuvo que "con el gobierno de Bachelet se inicia un punto de inflexión en que uno podría decir se inicia la transición institucional a la democracia. Y esto es bien importante entenderlo".

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.