Asesinato de dirigente del PT enciende alarmas sobre seguridad de Lula en campaña

Familiares y amigos de Marcelo Arruda, partidario de Lula asesinado por un presunto partidario del Presidente brasileño Bolsonaro, lloran junto a su ataúd en Foz de Iguazú, el 10 de julio de 2022. Foto: Reuters

El candidato brasileño recomendó cautela a los miembros del consejo político en su campaña presidencial ante el aumento de episodios de violencia contra el PT.


El fantasma de la violencia política se cierne sobre la campaña presidencial en Brasil. El asesinato de un dirigente local del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) en Foz de Iguazú, en el estado de Paraná, a manos de un policía municipal simpatizante del Presidente Jair Bolsonaro, encendió las alarmas en el comando de campaña de Luiz Inácio Lula da Silva en torno a la seguridad del candidato al Palacio de Planalto, quien a raíz del incidente apuntó contra el “discurso de odio” utilizado por Bolsonaro.

Los hechos ocurrieron la noche del sábado, cuando Jorge José da Rocha Guaranho, efectivo de la Policía Criminal Federal, irrumpió en la sala de fiestas en la que se celebraba el 50 cumpleaños de Marcelo Aloizio de Arruda, guardia municipal y tesorero del PT en la localidad, quien además había sido candidato a vicealcalde por el partido en 2020. Según testigos, el agresor llegó en auto, bajó del este, sacó la pistola, entró en el local (tematizado del PT), apuntó a los asistentes a la fiesta y gritó “¡Aquí está Bolsonaro!” y “Lula ladrón”, pero luego se marchó.

Selfie de Marcelo Arruda, el guardia municipal y tesorero del PT en Foz de Iguazú, que fue asesinado el sábado por un policía municipal simpatizante de Bolsonaro. Foto: Reuters

Regresó unos 20 minutos después y entonces Arruda y su esposa se identificaron como guardia municipal y policía civil, respectivamente, lo que no impidió que Guaranho disparara dos veces contra el dirigente del PT, quien abrió fuego fatalmente contra el agresor ya desde el suelo. Ambos fueron trasladados a un hospital, pero finalmente fallecieron.

“Ha destruido a mi familia, la vida de la gente”, reprochó la esposa del militante del PT. “Gritaba que iba a matar a todos los petistas”, relató uno de los cuatro hijos de la víctima, citado por el diario O Globo. Arruda deja entre sus hijos a un bebé de un mes.

Tras conocerse lo ocurrido, Lula lamentó el “día trágico para Brasil” y apuntó contra Bolsonaro por desplegar “un discurso de odio estimulado por un presidente irresponsable”. “Nuestro compañero Marcelo Arruda celebró sus 50 años con familiares y amigos, en paz, en Foz de Iguazú. Afiliado al Partido de los Trabajadores, su fiesta tenía como tema el PT y la esperanza en el futuro; con la alegría de un padre que acaba de tener otra hija”, expresó el exmandatario el domingo en la mañana en redes sociales.

Y continuó: “Una persona, por intolerancia, lo amenazó y luego le disparó, quien se defendió y evitó una tragedia mayor. Dos familias perdieron a sus padres. Los niños quedaron huérfanos, incluidos los del agresor. Mis sentimientos y solidaridad a la familia, amigos y compañeros de Marcelo Arruda”. En un comunicado, el PT dijo que fue víctima de “intolerancia, odio y violencia política”.

“Rechazamos cualquier tipo de apoyo a quienes practican la violencia contra los opositores”, tuiteó Bolsonaro el domingo por la tarde. “A este tipo de personas les pido, por coherencia, que cambien de bando y apoyen a la izquierda, que tiene un historial innegable de episodios violentos”, añadió.

La Policía Civil del estado de Paraná investiga si se trató, como se sospecha, de un caso de intolerancia política, dijo la comisaria Iane Cardoso, en una conferencia de prensa. Guaranho llegó alrededor de las 23:40 del sábado a la fiesta donde, aparentemente, se escuchaban canciones que aludían a Bolsonaro, detalló Cardoso. Varias publicaciones en sus redes sociales demuestran el apoyo del policía al presidente y sus aliados. En una de las publicaciones, se ve a Guaranho junto al diputado federal Eduardo Bolsonaro, hijo del mandatario, consignó el portal G1 de Globo.

En una reunión sostenida hoy en Sao Paulo, Lula recomendó cautela a los miembros del consejo político en su campaña presidencial ante el aumento de episodios de violencia contra el PT, informó Folha de S. Paulo. Según los participantes a la cita, el candidato dijo que la tendencia es que esta situación de violencia se agrave de cara a los comicios de octubre, pero que la gente no se deja intimidar.

Una nota difundida por la campaña del PT señala que los partidos de la coalición, de común acuerdo, decidieron ingresar con representación en el TSE (Tribunal Superior Electoral) y solicitar a la PGR (Procuraduría General de la República) federalizar la investigación por el asesinato de Arruda, detalló el periódico paulista.

Según la prensa brasileña, en los actos de campaña de Lula ya se ha reforzado la seguridad luego de dos intentos fallidos de atentado con bombas caseras que generaron mucha preocupación en su entorno.

El expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, habla durante un evento de campaña en Diadema, cerca de Sao Paulo, el 9 de julio de 2022. Foto: Reuters

El primer episodio se produjo en Belo Horizonte, cuando en un acto con el precandidato a la Gobernación de Minas Gerais por el PSD, Alexandre Kalil, pasó un dron y tiró materia fecal y orina sobre partidarios de Lula, quien también participaba del evento. El segundo ocurrió en Río de Janeiro con un joven vestido de militante del PT que se infiltró entre los seguidores de Lula y arrojó una botella de plástico con un artefacto explosivo casero que, cuando cayó en el suelo exploto, propagó un olor nauseabundo. El hecho ocurrió antes de que llegara el candidato.

Según Lauro Jardim, columnista de O Globo, la seguridad de Lula ya había sido reforzada por la Policía Federal antes de su mitin en Río de Janeiro, que tuvo lugar el jueves. Se agregaron otros 27 policías federales, que se suman a los ocho que ya se encargaban de proteger al petista. Además de policías, indicó, el sistema de seguridad también cuenta con carros blindados, chalecos antibalas (el propio Lula usó uno en el mitin de Río) y otros equipos.

Asimismo, el columnista informó que la coordinación del equipo de seguridad de Lula está a cargo del delegado de la Policía Federal Rodrigues, quien tiene un historial de trabajo con miembros del PT. Ocupó el mismo papel que ahora en la primera campaña presidencial de Dilma Rousseff, en 2010.

El diario Extra agrega que Rodrigues actúa como “punto focal”, es decir, se ubica en la sede de la campaña y se comunica con la Policía Federal. Tras su rol en la campaña de Rousseff, fue elegido para encabezar la Secretaría Extraordinaria de Seguridad para Grandes Eventos. En ese cargo, se convirtió en el coordinador de seguridad nacional de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río 2016 y de la Copa Mundial de la FIFA 2014. Actualmente es jefe de la División de Relaciones Internacionales de la Policía Federal.

Folha agrega que junto con Rodrigues, el equipo de seguridad de Lula lo componen los delegados Alexsander Castro Oliveira y Rivaldo Venâncio. El primero se desempeña como jefe operativo y el segundo como adjunto operativo. Oliveira actualmente trabaja en la Policía Federal como coordinador de Represión de Delitos Violentos, Tráfico de Armas, Delitos contra la Propiedad y Facciones Criminales. Venâncio, en tanto, es delegado en Paraná.

Además, O Globo apunta que el general Gonçalves Dias, conocido como la “sombra” de Lula durante sus dos mandatos presidenciales, volvió a formar parte del equipo de seguridad del PT. Con el seudónimo de GDias, el general retirado pasó a compartir la coordinación de la seguridad de Lula con Valmir Moraes, jefe de seguridad desde 2011. Hoy, su rol es cuidar los eventos externos de la campaña. Como resultado, el equipo de Moraes está enfocado en la seguridad personal y las acciones del día a día de Lula. Los refuerzos llegaron hace unos dos meses, cuando se oficializó la candidatura de Lula en un gran evento en Sao Paulo, indicó el periódico.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Chieko Asawaka, líder de este proyecto, perdió la visión por completo a los 14 años, lo que la motivó a crear el dispositivo que utiliza inteligencia artificial..