Carrera senatorial: Las definiciones de los aspirantes por la Región Metropolitana

Jaime Mañalich, Natalia Piergentili, Gabriel Silber, Karina Oliva, Luciano Cruz-Coke, Paulina Vodanovic, Rojo Edwards y Claudia Pascual.

La Tercera TV organizó el primer debate que enfrentó a ocho candidatos a la Cámara Alta por la RM. Jaime Mañalich, Natalia Piergentili, Gabriel Silber y Karina Oliva, en un primer bloque, discutieron sus motivaciones y miradas de un nuevo periodo parlamentario que se avecina. Mientras que Luciano Cruz-Coke, Rojo Edwards, Paulina Vodanovic y Claudia Pascual, marcaron sus diferencias en materias como el trabajo de la Convención Constitucional.




Este lunes 30 de agosto La Tercera TV organizó el primer debate que enfrenta a ocho candidatos al Senado por la Región Metropolitana. Un encuentro que dio cuenta de las principales definiciones por parte de los aspirantes a un escaño senatorial, así como sus diferencias.

En el primer bloque, Jaime Mañalich (Independiente- Chile Podemos Más), Natalia Piergentili (PPD –Nuevo Pacto Social), Gabriel Silber (DC- Nuevo Pacto Social) y Karina Oliva (Comunes- Apruebo Dignidad), abordaron materias como sus aspiraciones para llegar a la Cámara Alta, la manera en que debería cambiar el trabajo en el Senado y la dinámica de colaboración con la Convención Constitucional, que va a cumplir pronto dos meses desde su instalación.

¿Por qué competir?

“Nos motiva que desde la revuelta de 2019, la ciudadanía quiere ser protagonista, por lo que nosotros queremos contribuir a que en el Congreso llegue gente distinta (...) Que no sientan más que es un espacio lejano o una especie de cocina del gobierno de turno. Que se refuerce la democracia y que ya no haya proyectos que queden dormidos. Así como contribuir al proceso constituyente”, dijo Oliva, quien en junio perdió la gobernación metropolitana a manos de Claudio Orrego.

Por su parte, Silber, diputado DC, aseguró que “como parlamentario en la zona poniente siempre he sentido que la RM es la región con menos vocación de región. No tiene una autoridad metropolitana que se la juegue por defender a los vecinos por temas como el tag o las tomas ilegales (...) Desde mi experiencia siento que la RM merece un senador que se la juegue por ellos”.

Piergentili, también presidenta del PPD, apuntó a la renovación. “Este es un proyecto colectivo de coalición y partido donde queremos visibilizar un aire nuevo, que la gente vuelva a confiar en los partidos y en la política y llevar temas relevantes”. También marcó como punto “acompañar a la Convención”.

Sobre su motivación, Mañalich -exministro de Salud del actual gobierno-, afirmó que siente el deber de “seguir aportando desde mi vocación pública”. “El eje para mí es que la situación chilena es una coyuntura de la cual uno no puede restarse y uno puede contribuir en que las necesidades se resuelvan con prontitud, como pensiones, salud, etc”.

¿Cómo será este nuevo periodo parlamentario?

Consultados por el trabajo de quienes iniciarán un nuevo periodo senatorial, en paralelo a los meses finales de trabajo de la Convención, que podría proponer otro sistema político, Piergentili dijo no imaginarse “un Senado como el que conocemos hoy día”. “Tengo la impresión, o más bien ganas, de que la Convención haga ciertos cambios al sistema político. Que cambie el exacerbado poder del Ejecutivo y dé más poder al Legislativo, que no se entrampen las legislaciones que requieren los ciudadanos”.

Silber aseguró que “se va marcar la diferencia con la política que se hacía en el año 90″ y que si bien “a veces somos criticados en la Cámara porque se ve mucho desorden para ponernos de acuerdo por el gran número de bancadas, la verdad es que prefiero algo más parecido a lo que vemos en la Cámara Baja, que realmente representa la diversidad y diferencias”.

Sobre la eventualidad de que la Convención pudiera proponer un sistema legislativo unicameral (es decir, no como el actual, en que hay una Cámara Baja y una Alta), Oliva se mostró partidaria de ese sistema, pero enfatizó que ”debemos acatar lo que defina la Convención. Tenemos que ver cómo abrimos la institucionalidad, que por tanto tiempo estuvo cerrada para los ciudadanos de a pie”.

Mañalich puso énfasis en el escenario de “incertidumbre” que a su juicio enfrenta el país. “La nueva Constitución puede significar un cambio importante y llamar a elecciones de todo, porque todo es incierto. Lo que yo ya veo en el Parlamento, es que a la espera del resultado de la Convención, hay temas sumamente importantes y urgentes, como pensiones, la lucha frontal contra el narcotráfico, y el próximo año el tema seguirá siendo la pandemia. En mi experiencia, veo una oportunidad de diálogo en el Parlamento que no se ve en el Ejecutivo”.

Lecciones del pasado

Abordando el rol de su partido, Silber aseguró que “la DC es un partido que tiene trayectoria y es parte de la transición, pero también ha generado cambios. Hoy también se refleja una crisis evidente de los partidos políticos. Eso se ve en las últimas elecciones de la Convención, donde vimos la irrupción de la Lista del Pueblo, obviamente no fue el antídoto dados los últimos hechos que hoy se conocen”.

Mañalich, quien fue convencido por Chile Podemos Más para presentar su candidatura, abordó su “alto conocimiento”. “La gente me conoce, y eso tiene implicancia positivas y negativas por las impresiones que la gente ya se hizo de mí. En ese contexto, creo que haber pasado por el Minsal es más bien un activo, y en la campaña se verá cómo lo evalúa la gente”.

Abordando su derrota frente a Orrego, Oliva aseguró que “perder una elección implica aprendizaje. Hubo una campaña del terror, no íbamos a ganar en las comunas del sector oriente. Debemos triplicar o quintuplicar los esfuerzos para que la gente participe. El mayor déficit fue hacer que la gente se acerque a las urnas. Creo que fuimos la campaña que más se movió territorialmente, pero como sector debemos lograr convocar a la gente a que no se quede en la casa (...) Ser ahora candidata a senadora es un llamado a no defraudar”.

Piergentili, que de ser electa ocuparía el cupo PPD que hoy ostenta el senador Guido Girardi, sin renegar de ello apuntó a la necesidad de nuevas caras en el escenario político. “Parte de la renovación de la política es tomar lo bueno y los aprendizajes de los antecesores, pero también poner un sello que tiene que ver con una nueva vinculación política-ciudadana. Que sepan quién es uno y no solo el partido al que uno representa”, dijo.

Puedes ver el debate completo a continuación:

Visiones dispares de la Convención

En el segundo bloque estuvieron cara a cara Luciano Cruz Coke (Evópoli- Chile Podemos Más), Rojo Edwards (Partido Republicano- Frente Social Cristiano), Paulina Vodanovic (PS- Nuevo Pacto Social) y Claudia Pascual (PC- Apruebo Dignidad), a quienes enfrentó principalmente el trabajo que ha realizado la Convención.

¿Por qué entrar en la carrera por el Senado?

Pascual, exministra de la Mujer y Equidad de Género, hizo hincapié en la búsqueda de cambios como gatillante de su candidatura. “Tiene que ver con el escenario específico que vive Chile -encaminado, empujado, demandado por la ciudadanía y por la gente- de transformar nuestro país, de construir una nueva Constitución (...)”, afirmó. También se mostró a favor de un sistema unicameral.

Con un enfoque diferente, Edwards -exdiputado y quien también fue derrotado en la elección por la gobernación metropolitana-, apuntó a “la libertad, el Estado de derecho y la familia” que, a su juicio “quedaron huérfanos de defensores”. “Hace un par de años votamos por el Presidente Piñera y sentimos que él no ha llevado adelante su proyecto. Los candidatos de Republicanos queremos defender materias que no están siendo defendidas”, sostuvo.

Vodanovic, exsubsecretaria de las Fuerzas Armadas, presidenta de la Fundación Horizonte Ciudadano (de Michelle Bachelet) y quien asumió como coordinadora de la campaña de Paula Narvaéz, aseguró que “los proyectos no son personales. Formo parte del PS, que tiene una larga trayectoria e historia, por lo que como partido tenemos mucho que decir”, dijo la socialista. Agregó que “no basta con cambiar la Constitución, hay que trabajar en las leyes”.

El diputado Cruz-Coke, en tanto, aseguró que representa “un proyecto político que ha buscado tener una centroderecha transformadora y dialogante, que apueste por un país más inclusivo y más justo. Eso me anima”, dijo sobre Evópoli.

Controversia en torno al órgano constituyente

Uno de los temas que generó más controversia fue el papel que debe tener el Senado en su dinámica de trabajo con la Convención Constitucional y el rol de ésta. Mientras Pascual y Vodanovic apuntaron a un rol acompañante y de cese al desprestigio a la Convención, Edwards llamó a que el órgano constituyente “enmiende el rumbo” y Cruz-Coke expresó que la “ciudadanía ha perdido las expectativas” que tenía en el proceso constitucional.

Crítico con lo efectuado hasta ahora, Edwards aseguró que “la Convención tiene que enmendar rumbo si realmente quiere evacuar un texto que sea la casa de todos (...) Si le quiere quitar al 56% de los padres y madres chilenos que han elegido la educación particular subvencionada a sus hijos, es difícil que partamos bien. Pero además la Convención tiene que empezar a trabajar, lleva 60 o 70 días sin escribir una sola línea y lo que hemos visto es que primero se subieron el sueldo por medio de las asignaciones, y han puesto todo tiempo de trabas al funcionamiento democrático”. También acusó que lo que hace la Convención “es cuartar la libertad de otro al impedirles exponer, sancionarlos o con reglamentos mordaza que dicen que si piensan distintos serás sancionado”.

Acusaciones a las que respondió Vodanovic: “Este desprestigio constante a la Convención hay que pararlo. Nosotros tenemos mucho que aprender de la Convención. Tenemos que aprender una nueva forma de relacionarnos en política, que sea de diálogo y de respeto mutuo. Creo que el hecho de que se haya abierto la mesa (directiva) a otras vicepresidencias, da cuenta de lo contrario a lo que señala Rojo”.

“Hay un reglamento que dice que ‘si tú opinas distinto a mí, te puedo acusar de negacionista’ pero ¿quién determina qué es falso? Nadie tiene la verdad. Si la Convención quiere tener alguna validez democrática, tiene que empezar a permitir que quienes tengamos una opinión distinta, podamos expresarla sin temor”, replicó Edwards.

Pascual retrucó inmediatamente a Edward. “Cuando hablamos de negacionistas nos referimos a aquella persona que, respecto de los hechos acaecidos en la historia respecto a violaciones a los DD.HH., los niega y dicen que no ocurrieron”, dijo aclarando que no se trata de sancionar opiniones diferentes. “Para nadie es novedad que los mundos que representamos son distintos, pero es distinto avalar que una persona que fue edecán de Pinochet, forme parte de la comisión de DD.HH.. Si hubiese sido cualquier otra comisión, nadie hubiese dicho nada”, cerró Pascual en referencia a la polémica por la participación del convencional Jorge Arancibia en dicha instancia.

¿Una prórroga para la Convención?

“Cuando se va generando un rechazo y escándalos en distintas materias, como las prohibiciones o en el establecimiento de ciertas verdades oficiales; la Convención tiene que ayudarse a sí misma. Hoy día, si me preguntas, las expectativas que tenía la ciudadanía han ido disminuyendo, y eso es responsabilidad de quienes han sido electos”, planteó Cruz-Coke, quien sobre la posibilidad de una extensión del plazo de entrega de la propuesta de una nueva Constitución planteó que “hay que darle su autonomía, pero varios dicen que se podría demorar más de lo estipulado. Lo que debemos hacer es darle el plazo que corresponde y que pueda generar un producto constitucional sometido a votación. La ciudadanía verá si el producto entregado es mejor que lo que tenemos, o si debemos trabajar en materia de reformas. Habría que conversar y ver las condiciones de ese dialogo”.

En respuesta a las intervenciones de Edwards y Cruz-Coke, Vodanovic defendió lo obrado hasta ahora por el órgano constituyente, asegurando que “la Convención ha sacado el reglamento. Se ha dicho tanto que no funciona, que no escriben, pero trabajaron muchas horas. Hay un ímpetu por trabajar (...) Se denosta diariamente su trabajo. Hay que darles el tiempo y apoyarlos. No seguir en esto”.

En línea con la presidenta del PPD, Pascual aseguró respecto dequienes reclaman que no han escrito una línea” lo siguiente: “creo que la gente mantiene la buena perspectiva de la Convención (...) Indudablemente pudo haber bajado la expectativa con el bombardeo de noticias y polémicas, pero sigue la esperanza de que la Constitución pueda consagrar derechos fundamentales”.

Edwards expresó que como Republicanos “desde el Senado queremos poner un balance, porque la Convención está cargada para el lado de la Lista del Pueblo”.

Puedes ver el debate completo a continuación:

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.