¿Chilenos quieren "verse y sentirse bien"? Consumo de agua embotellada aumenta 111% en última década y bebidas gaseosas caen

bebidas-azucaradas

Para Nielsen en Chile "las bebidas energizantes parecen seguir siendo la vedette de las bebidas, ya que sigue creciendo en volumen (6,9%) y en facturación (6,0%), la performance más altas de todas las bebidas".


Si hace unos años una persona en un almacén de barrio quería comprar una botella de agua en Chile, sus opciones eran sólo dos: con o sin gas. Hoy la oferta se amplió como nunca antes en la historia. Cada vez hay más aguas saborizadas, aromatizadas y otras tan sofisticadas que tienen trozos de aloe vera o coco.

¿La razón? En la última década, la demanda por productos ligados a bienestar y salud se ha disparado. El consumo de agua embotellada en Chile pasó de 18 a 38 litros per cápita entre 2008 y 2018, registrando un alza de 111%. Tan bien le ha ido a este mercado, dominado por CCU –controlada por Grupo Luksic y Heineken– y Embotelladora Andina con Cachantún y Benedictino, respectivamente, que desde 2014 no ha sufrido retrocesos.

Embonor, embotelladora que al igual que Andina posee la licencia para la comercialización de Coca-Cola, respondió: "En los últimos cinco años, esta categoría ha crecido en promedio a una tasa anual compuesta de casi un 7,5% en promedio, lo cual es mucho más alto que el crecimiento total de las ventas de la operación de Chile".

Sin embargo, a pesar de su buen desempeño el consumo de agua litros per cápita en Chile sigue estando muy por debajo al de Argentina (114), Paraguay (52), Uruguay (130) y EEUU con (159).

En contraparte, con un escenario poco alentador a futuro se encuentran las bebidas gaseosas, las cuales en inglés se denominan como Carbonated Soft Drink (SSD), en el cual participan los mismos actores mencionados.

Desde 2014 y 2018, el consumo de bebidas carbonatadas medido en litros per cápita ha disminuido en 17%, según cifras de las presentaciones de CCU a inversionistas. Se trata de un fuerte remezón al mercado de bebidas, pues en los últimos 10 años, la baja sólo había alcanzado un 3% con un marcado decrecimiento que comenzó hace cuatro años.

Según Nielsen, las ventas de las bebidas carbonatadas regulares caen 4,9% en el último año móvil, mientras que las light crecen 4,6% en el mismo periodo. Siguen al alza, pero en menor medida que en 2018.

¿Por qué caen las bebidas?

Embotelladora Andina admitió en su último reporte anual que "se observa un cambio de comportamiento en los consumidores, quienes se muestran más conscientes de la salud, modificando sus necesidades y sus preferencias", acotó

Por su parte, CCU explicó a La Tercera PM que "verse y sentirse bien, el consumo de productos naturales y más saludables son dos tendencias que cada vez tienen más fuerza y en las que el consumo del agua tiene un rol muy fuerte que jugar. También juega un papel importante todas las innovaciones que tenemos por el lado de las Aguas Saborizadas, donde hacemos más entretenido y atractivo el consumo de esta categoría".

A lo anterior se suman regulaciones más estrictas respecto de los bienes y servicios que puedan afectar a la salud. En Chile, el Congreso aprobó una Ley de Etiquetado de Alimentos que entró en vigencia en 2016, con nuevos requerimientos de información que se exigen a determinados productos de consumo masivo, incluyendo refrescos, jugos y aguas embotelladas.

El próximo 27 de junio entrará en vigencia la segunda etapa de la normativa de etiquetado que endurecerá aún más los límites para productos que contienen sodio, azúcares, grasas saturadas.

Por lo mismo las compañías han puesto en marcha planes para reducir el azúcar en sus bebidas. Embotelladora Andina cuenta con más de 72 opciones bajas o sin azúcar. "Nuestro propósito es llegar a 2020 con el 50% del portafolio de bebidas sin azúcar", destacó. Según su memoria 2018, la compañía cuenta con un 53% de su portafolio reducido o cero azúcar.

Casi el 70% de la venta de bebidas alcohólica son cervezas

Según cifras de Nielsen el gran dominador entre las bebidas alcohólicas sigue siendo la cerveza. Sólo a modo de ejemplo, casi 70% de las ventas de las bebidas alcohólicas durante 2018 están ligadas al mercado de las cervezas.

En efecto, Chile pasó de beber 36 a 44 litros de cerveza per cápita entre 2008 y 2018. Ello ha llevado a que los grandes competidores del mercado como CCU y Cervecerías Chile impulsen diversifiquen aún más sus portafolios.

Sin embargo, para Nielsen en Chile "las bebidas energizantes parecen seguir siendo la vedette de las bebidas, ya que sigue creciendo en volumen (6,9%) y en facturación (6,0%), la performance más altas de todas las bebidas".

En Chile las "Bebidas Funcionales", las cuales cumplen una función específica, como energizantes o isotónicas, han tenido un crecimiento exponencial durante los últimos años. El consumo per cápita de esta categoría ha aumentado en 21,4%  entre 2007 y 2018, según un análisis realizado por CCU en base a información de la consultora Canadean Global Beverage Forecast.

En dicha categoría CCU cuenta con la licencia en Chile para la distribución de Red Bull y Gatorade. Mientras que Andina comercializa Monster Energy, siendo líder en el segmento de energéticas.

Comenta