El actor de Bastardos sin Gloria que se luce en Héroes Invisibles: “La serie tiene un mensaje universal”

Sönke Möhring -izquierda- junto a Pelle Heikkilä (Tapani Brotherus). Foto: Diego Araya

El alemán Sönke Möhring es parte del elenco internacional de la elogiada miniserie que Chilevisión estrenó anoche con buena sintonía. En la previa al debut, habló con La Tercera PM sobre su personaje y la historia de Tapani Brotherus.




“No tenía idea de esta historia”. Fuera de los comentarios sobre el doblaje, eso es algo que anoche, al comenzar la emisión de Héroes invisibles en Chilevisión, seguro más de alguno puede haber pensado. Pero al teléfono desde Alemania lo dice Sönke Möhring, el actor que participa en la miniserie chileno-finlandesa que rescata la historia de Tapani Brotherus (Pelle Heikkilä) y los diplomáticos europeos que se involucraron en salvar a más de dos mil perseguidos políticos por la dictadura tras el Golpe militar.

Con experiencia en películas como Bastardos sin gloria (2009) y Lo imposible (2012), el intérprete alemán asegura: “No hay muchos proyectos en los que sintiera tanta alegría, amor y diversión al trabajar”.

En conversación con La Tercera PM, también calibra la proyección de la serie: “Creo que es una historia fantástica para contar especialmente ahora, en que tenemos tantos refugiados, más que en los últimos 30 o 40 años, al menos aquí en Europa, creo que en Sudamérica también. La gente todavía está sufriendo por regímenes y dictadores y por no ser tratados justamente. Esta serie cuenta la historia de Chile, pero también tiene un mensaje universal”.

Su rol aparece brevemente en los dos primeros episodios, pero gana protagonismo en los cuatro capítulos siguientes que se emitirán entre hoy y mañana a las 22.30 horas: encarna a Andreas Voss, quien lideró al grupo de diplomáticos de la República Democrática Alemana (RDA) que colaboró con Brotherus en su misión de proteger y sacar del país a chilenos.

“Mi personaje aún está vivo y traté de contactarme con él, pero no tenía interés, lo que está bien”, señala. “Tuve dos o tres semanas antes de viajar para filmar, entonces vi muchos documentales y leí muchos libros, por ejemplo vi uno sobre Honecker, que aún estaba vivo en Santiago. Me metí cada vez más en esto. Disfruté mucho estudiando la historia de ustedes de los últimos 40 o 50 años".

-¿Qué sabía sobre la historia real que en específico cuenta la serie?

No sabía mucho. Por supuesto sabía sobre Pinochet, todo el sufrimiento, pero nunca había escuchado de esto. Causó un impacto muy grande en mí, y empecé a leer libros, a estudiar la historia reciente de Chile. Yo crecí en Alemania Occidental, y siempre me sorprendió ver personas de Chile en la Alemania Oriental, y no sabía por qué. Con este proyecto supe muy bien por qué: por mi personaje. Eso es fantástico y eso es la razón de por qué me involucre tanto en esta serie. Cuando eres un actor, no tienes muchos personajes como este, que aún existe, que fue responsable de que personas estén vivas y luchó contra un régimen. Eso fue realmente emocionante.

Frente a Brad Pitt en Bastardos sin Gloria.

-¿Piensa que esta serie resuena especialmente en algún lugar en específico?

Héroes invisibles tiene una característica universal, puedes verla en Escandinavia, en Francia, Italia, por supuesto en Sudamérica, Norteamérica o Australia. Es una gran ventaja de la serie, que tiene la posibilidad de mostrarse en cualquier parte del mundo y funciona, porque el mensaje es universal. Ese es el punto. Aún no la hemos visto en Alemania, no sé por qué en verdad, quizás por algunos asuntos de derechos. Pero la serie ha ganado muchos premios en Europa. Estoy muy curioso sobre cómo será en Sudamérica. Pero creo que funcionará donde sea y especialmente, espero, en Chile.

-Además de aprender algunas líneas en español, ¿qué fue lo más difícil del rodaje?

Con Pelle (Heikkilä) teníamos una escena en donde vamos en un auto y vemos a la gente llorando en el río, ante los cuerpos muertos que hay allí. Fue en verdad mi última filmación, y fue un momento muy, muy conmovedor, porque todos los miembros del equipo estaban llorando. Yo estaba muy conmovido. Tuve muchos momentos, por ejemplo una escena en que íbamos a donde tenían detenido a un prisionero al que habían tratado muy mal (Rodrigo Sandoval, interpretado por Juan Cano). Hubo muchas en que me emocioné, pero esta, en que están las personas muertas en el río, con las mujeres llorando por los hombres, realmente me tocó.

Como Andreas Voss en la miniserie. Foto: Diego Araya

-Antes afuera de su país ha trabajado con otros directores, como Juan Antonio Bayona o Quentin Tarantino. ¿Qué lugar ocupa este proyecto en usted?

Ocupa un gran lugar en mi corazón. Absolutamente. Bastardos sin gloria es como un tatuaje, está grabado en mí para siempre, lo que es genial, especialmente porque interpreté dos personajes diferentes. Pero era una historia de ficción. Héroes invisibles es una historia verdadera, no hay una sola mentira, esos hombres aún están vivos. Entonces ocupa un gran, gran lugar en mi corazón. Tiene un significado muy especial para mí. Como actor, no tienes tantos proyectos en los que realmente creas y en los que pongas todo tu corazón. Héroes invisibles lo tiene todo para mí.

-¿Qué valor cree que tiene que en estos tiempos se cuente una historia como esta?

Creo que es bueno, porque al final te da esperanza. Te dice que sin importar por lo que tengas que pasar, o sin importar en qué sistema vivas, mientras creas en tu corazón y sigas siendo un buen ser humano, pasarás por eso. Y te da esperanza, especialmente en estos días, donde todo el mundo se está volviendo loco, incluso aquí en Alemania. No lo creerías. Porque simplemente se trata de ser bueno o malo.

Comenta