El círculo íntimo de Mañalich en la pandemia

El ministro ha recurrido a abogados, periodistas y cientistas políticos que han trabajado con él anteriormente y a profesionales de la Clínica Las Condes tanto para integrar su gabinete como para la gestión de la crisis por el Covid-19. El último fichaje es el doctor Francisco Pizarro, quien está a cargo de liderar la coordinación de la Unidad de Gestión de Camas Críticas (UGCC).




Las jornadas han sido largas para el ministro de Salud, Jaime Mañalich (65). Y también para el reducido grupo de funcionarios técnicos y asesores que forman parte de su círculo más cercano desde que regresó a la cartera el 13 de junio de 2019, y que hoy cumplen diversos roles en la gestión de la crisis por la propagación del Covid-19.

Mañalich es -dicen- un ministro atípico del resto de sus pares o antecesores. Si desea hablar con algún parlamentario, él mismo coge el teléfono y lo llama directamente. Simplemente no le gusta usar intermediarios y su estilo personalista lo lleva a contar con un séquito de confianza muy reducido.

“No es como los anteriores ministros, que venían con varios asesores políticos. Él es netamente técnico y llama directamente a la gente cuando necesita que se cumpla una determinada labor”, cuenta un conocedor de la interna del Minsal.

En el equipo que acompaña al ministro actualmente, se repiten nombres que estuvieron con él durante el primer gobierno de Sebastián Piñera -donde ocupó el mismo cargo entre 2010 y 2014- y que trabajaron con él mientras fue director médico de la Clínica Las Condes (CLC) entre 1995 y 2010, y gerente general entre 2017 y 2019. Pero también han ido en ascenso unas cuantas figuras que quedaron remanentes del periodo de Emilio Santelices, antecesor de Mañalich.

El círculo de hierro

El núcleo de hierro, según refieren en el Minsal, lo integran su jefa de gabinete, Itziar Linazasoro (42); el subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga (37); y la jefa de comunicaciones del ministerio, Ana María Morales. ¿Qué tienen todos ellos en común? Pues que los tres trabajaron en Salud junto con Mañalich durante la primera administración de Piñera.

Linazasoro es enfermera de la Universidad Católica y -admiten en el Minsal- la principal consejera del ministro de Salud. En su periodo como estudiante fue una activa gremialista, por lo que aún mantiene contactos estrechos con parlamentarios UDI como Jaime Bellolio y Guillermo Ramírez.

Durante el primer gobierno de Piñera, fue jefa de gabinete del subsecretario de Salud Pública, Jorge Díaz. La jefa de gabinete asiste en todo momento al ministro cuando la requiere y participa directamente en la toma de decisiones vinculadas al despliegue contra la pandemia. En la cartera relevan que maneja toda la información que llega a manos de Mañalich, y que cumple un rol central de “protección” del médico. Bajo la modalidad de contrata, recibe una remuneración $6.401.888.

Como varios otros del círculo de confianza del ministro, Linazasoro pasó por la CLC, donde entre 2007 y 2010 fue enfermera jefe del pabellón central. Al terminar el primer gobierno de Piñera volvió al recinto médico privado como enfermera de la dirección médica (2014-2017) y posteriormente ingresó en octubre de 2018 como sub gerente comercial de la Clínica de La Universidad de Los Andes.

Quien fuera el jefe de Gabinete de Mañalich durante Piñera parte I, Arturo Zúñiga, ingeniero de la Universidad Católica, hoy subsecretario de Redes Asistenciales, asumió su cargo el 12 de junio del año pasado, tras la salida de Luis Castillo. Ha sido la cara visible frente a las críticas por la infraestructura del sistema de salud pública para enfrentar el coronavirus. Zúñiga militó un plazo breve en la UDI hace cuatro años y mantiene amigos como el diputado Jaime Bellolio.

Con un perfil marcadamente técnico, está encargado de conseguir los insumos médicos, camas y recintos de aislamiento para cuarentenas preventivas. Pero el tema no ha sido fácil: a las críticas del Colegio Médico al gobierno se sumó el levantamiento de alcaldes que fustigan hasta el día de hoy la estrategia contra la pandemia.

Zúñiga es quien finalmente quedó encargado de ser el “enlace” entre los alcaldes y el Minsal, luego de que estos solicitaran al ministro del Interior, Gonzalo Blumel, un vínculo directo con Mañalich. Justamente a fin de recomponer esas relaciones se encuentran dos asesores claves para el subsecretario. Se trata del médico y exconcejal de Santiago, Jorge Acosta (RN), y el periodista y actual concejal de La Cisterna, Alexis Flores (UDI), que figuran como su jefe de gabinete y asesor político, respectivamente.

La periodista Ana María Morales Martínez (49), es la última integrante de la primera línea de confianza de Mañalich. Tras cubrir durante 10 años contingencias del sector de salud en La Tercera y TVN, y tener el cargo de jefa de prensa del subsecretario de Salud, Jorge Díaz, durante el primer gobierno de Piñera, hoy maneja a nivel global las comunicaciones del ministerio. Con el ministro coincidieron, además, durante el periodo en que éste se desempeñó como director del Instituto Políticas Públicas en Salud de la Universidad San Sebastián (2014-2016).

Justamente estando a cargo de dicho organismo, Mañalich escribió una columna que podría ser fiel reflejo de su particular visión sobre los medios de comunicación en el ámbito de la salud.

“Los noticiarios y periódicos dedican importantes espacios para temas de salud; lo que implica una responsabilidad muy seria. Muchas veces la información entregada resulta útil y beneficiosa; pero ocasionalmente, pueden darse esperanzas infundadas, hacer aparecer como síntomas de enfermedad dolencias irrelevantes, inducir a la automedicación, o lisa y llanamente, desarrollarse un marketing impropio. No se puede pedir a los medios de comunicación una rigurosidad propia de la información estrictamente científica”, dijo en mayo de 2015.

Echando mano a la CLC

La CLC ha sido una “cantera” relevante para Mañalich, tanto para su llegada al Minsal como para la gestión de la crisis.

Hace un mes, el ministro volvió a echar mano a sus profesionales de confianza que aún quedan en la clínica privada, y convocó al médico anestesiólogo Francisco Pizarro Iturriaga (54) a un cargo clave. Se trata de la Unidad de Gestión de Camas Críticas (UGCC), que es la encargada de ver la oferta y demanda de este tipo de internaciones, para la cual se tomó el control tanto de las disponibles en el sistema público como el privado.

Por la relevancia que tiene tal repartición, Mañalich determinó que pasara a depender directamente de su gabinete: en tiempos normales, la UGCC está dentro de la División de Gestión de Redes Asistenciales, que depende de la subsecretaría del mismo nombre.

De la CLC reclutó también a quien fue su gerente de Servicios Ambulatorios y Programas de Marketing Relacional (2003 y 2010), mientras Mañalich fue su director médico, y su gerente comercial en los últimos años, mientras el ministro ostentó el cargo de gerente general. Se trata del publicista de la Universidad del Pacífico, Mauricio Truffello Castel (53), cuya especialidad son "las áreas comercial, marketing y ventas en mercados de consumo masivo, lujo, belleza, retail y salud; para Chile y países de la región”, según describe en su página de LinkedIn.

Truffello ingresó en modalidad de honorarios el 12 de agosto del año pasado y hoy forma parte del equipo de Morales como encargado de campañas publicitarias del Minsal de acuerdo a un calendario, cuyos esfuerzos hoy apuntan a combatir el Covid-19.

Un exRN y un PPD, los principales asesores políticos

A la fecha, los dos únicos asesores políticos y parlamentarios directos del ministro son dos doctores que forman parte de una segunda línea de su núcleo de confianza. Se trata de Juan Cataldo Acuña (59) y Enrique Accorsi (71), experto en seguros de salud y ex diputado del PPD durante 12 años, respectivamente. El primero lo asistió en asuntos legislativos durante el gobierno de Piñera entre 2010 y 2014 y volvió a cumplir las mismas labores en junio de 2019. Mientras que el segundo, ingresó como asesor mientras era ministra de la cartera Helia Molia, en el gobierno de Bachelet.

Cataldo lleva adelante labores similares a las que cumplió periodo anterior con gestiones de carácter institucional y gremial. En efecto, ha sido nexo directo entre el ministro y organizaciones de funcionarios del propio ministerio. Es una suerte de “asesor político” del ministro, cuentan en el Minsal.

Accorsi, por su parte, se ha ganado la confianza de Mañalich por sus gestiones a nivel parlamentario. Hoy participa junto a un equipo de asesoría y seguimiento legislativo, cuya cabeza es el abogado de la Universidad Católica, Jaime González Kazazian (36), quien anteriormente se había desempeñado en funciones jurídicas de seguimiento de proyectos de ley en el Congreso de la mano de Juan Cataldo.

Jaime González -que trabaja junto a Accorsi- ingresó al Minsal en marzo de 2011 y se desempeñó como abogado de gabinete ministerial hasta marzo de 2014. Ello luego de haber formado parte de la Fundación Jaime Guzmán entre marzo de 2010 y julio de 2011.

A la cabeza es de la División Jurídica hay otro conocido del ministro: Jorge Hübner. Abogado de la UC, entró al cargo durante la administración de Emilio Santelices, luego de haber sido abogado asesor de la anterior gestión de Mañalich durante Piñera parte I. Bajo su supervisión se encuentran todos los contratos y revisiones legales a los procedimientos en la adquisición de medicamentos e insumos en la batalla contra la pandemia, siendo un proceso muy demandante en tiempo.

Comenta