¿Está Putin cambiando la estrategia en la guerra en Ucrania?

El Presidente ruso, Vladimir Putin, pronuncia un discurso durante un evento que marca el 1160 aniversario del estado ruso en la ciudad de Veliky Novgorod, Rusia, el 21 de septiembre de 2022. Foto: Reuters

El Presidente ruso anunció hoy una “movilización parcial” de 300.000 reservistas, en lo que ha sido considerado una apuesta que subraya su cada vez menor margen de maniobra en el campo de batalla en Ucrania y en Rusia.


El Presidente ruso, Vladimir Putin, está tomando medidas para intensificar la guerra en Ucrania mediante el llamado a una “movilización parcial” que anunció el miércoles luego de un sorprendente revés militar en Kharkiv que provocó una reacción nacionalista a nivel local e incluso planteó la perspectiva de la derrota.

Las declaraciones se produjeron cuando el Parlamento ruso controlado por el Kremlin aprobó rápidamente enmiendas que endurecieron los castigos para los soldados que se rinden, desertan o se niegan a luchar durante un período de movilización o ley marcial. Las palabras “movilización” y “ley marcial” se agregaron a la ley por primera vez, dijo la prensa.

Putin dijo que comenzaría de inmediato una movilización que afectaría a “solo a los ciudadanos que están actualmente en la reserva… y principalmente a aquellos que sirvieron en las fuerzas armadas y tienen cierta especialidad militar y experiencia relevante”.

Militares de la guardia nacional ucraniana llevan una bolsa que contiene el cuerpo de un soldado ucraniano en un área cerca de la frontera con Rusia, en la región de Kharkiv, Ucrania, el lunes 19 de septiembre de 2022. Foto: AP

En este sentido, el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, anunció en una entrevista televisada que en una fase inicial serán llamados 300.000 reservistas con experiencia de combate o servicio militar.

Andrey Kartapolov, jefe del Comité de Defensa de la Duma Estatal, dijo que se formarán nuevas unidades como parte de las Fuerzas Armadas rusas para proteger la frontera estatal y crear “profundidad operativa”.

A esto se suma lo ocurrido el martes cuando los líderes designados por el Kremlin de las regiones ucranianas que están parcialmente controladas por las fuerzas rusas anunciaron que llevarán a cabo los llamados referéndums para unirse a Rusia del 23 al 27 de septiembre, después de meses de haber postergado tal decisión.

Los expertos dijeron que los movimientos pueden ser parte de un plan del Kremlin para comenzar a reformular la llamada “operación militar especial” de Rusia en Ucrania como una guerra, una palabra que esencialmente ha prohibido, y aumentar las amenazas, incluido la utilización de armamento nuclear, en medio de una creciente preocupación por los avances en el este de Ucrania.

Putin rápidamente marcó la amenaza nuclear en su discurso de hoy al señalar que Rusia usaría todos los medios a su alcance para proteger su territorio y agregó: “Esto no es un engaño”.

La escalada de Putin es una apuesta que subraya su cada vez menor margen de maniobra en el campo de batalla en Ucrania y en Rusia, indicaron los analistas. “A la defensiva después de perder miles de kilómetros cuadrados de territorio ante Ucrania en las últimas semanas, el anuncio del miércoles es un intento de cambiar el cálculo en un momento en que Moscú tiene aún menos opciones”, dijo al diario Financial Times, Rob Lee, miembro del Instituto de Investigación de Política Exterior.

La exitosa contraofensiva ucraniana este mes no solo expulsó a las fuerzas rusas de la región de Kharkiv en el noreste de Ucrania, sino que ahora también amenaza los territorios que Rusia incautó en el Donbás, el corazón industrial del este cuya “liberación” Putin ha definido como el objetivo principal de la guerra.

“Si comienzan a perder territorio que acaban de ganar allí, plantea todo tipo de preguntas y no hay forma de que puedan ignorarlo fácilmente. Claramente es un fracaso militar y político si eso sucede”, indicó Lee.

Una vista muestra la planta de energía térmica de Sloviansk dañada por un ataque militar ruso, en medio de su ataque a Ucrania, en la aldea de Mykolaivka, región de Donetsk, Ucrania, en esta foto del folleto publicada el 18 de septiembre de 2022. Foto: Reuters

Las votaciones que Rusia está organizando en las regiones ucranianas de Donetsk, Luhansk, Kherson y Zaporizhzhya añaden un nuevo e importante giro a esa amenaza. Han sido ampliamente condenadas en el extranjero como ilegales (se imponen a un país extranjero durante una guerra iniciada por la nación que los retiene) y se teme que los ucranianos se vean obligados a apoyar unirse a Rusia.

Sin embargo, recuerda el portal de Radio Free Liberty Europe, Putin, que cumple 70 años el próximo mes, podría usar los referéndums para dar un giro a la invasión, alegando que el territorio “ruso” ahora está bajo ataque y parcialmente ocupado por las fuerzas ucranianas, dijeron analistas.

“Las tropas extranjeras que crucen las fronteras de Rusia, incluso si la frontera se acaba de mover, serán utilizadas por Putin para justificar… avanzar hacia la movilización, apuntar a sitios ucranianos que previamente había evitado, y hacer que sus amenazas nucleares sean menos abstractas”, escribió Aleksandr Baunov, un analista de Carnegie Endowment for International Peace, en Twitter.

La analista rusa Tatiana Stanovaya, presidenta del think tank R. Politik escribió en Telegram que las recientes declaraciones puede significar que “Putin planea limitarse a estas cuatro regiones (Donetsk, Luhansk, Kherson y Zaporizhzhya). Solo más tarde, si logramos ganar (en el pensamiento de Putin), quedará claro qué hacer, por ejemplo, con Kharkiv, Odessa y Nikolaev. Pero esa será una historia completamente diferente. Mientras tanto, ya no está previsto el establecimiento de administraciones prorrusas fuera de las cuatro regiones. Empujarán al ejército hacia adentro y continuarán esperando que Kiev “caiga”.

“El problema aquí es que desde el comienzo de la operación militar, casi nada ha ido según lo planeado, y hay serias dudas de que Putin tenga los recursos para establecer el control físico sobre el ‘nuevo territorio ruso’, por no hablar del resto. La movilización se ampliará gradualmente. La sociedad se irá molestando e indignando poco a poco (no espere protestas masivas, sino oleadas de indignación). El régimen aumentará la represión. Esta es la erosión del poder de Putin en su forma más pura”, añadió.

Reacción internacional

Los líderes occidentales condenaron los referéndums, reiteraron su apoyo a los intentos de Ucrania de recuperar su territorio y reafirmaron su voluntad de proporcionar a Kyiv armas de alta tecnología.

El Presidente Biden arremetió contra Putin durante un discurso en la Asamblea General de la ONU cuando dijo que el Presidente ruso “violó descaradamente” la carta de la ONU al invadir Ucrania. “Justo hoy, el Presidente Putin ha hecho amenazas nucleares abiertas contra Europa, un desprecio imprudente por las responsabilidades del régimen de no proliferación”, dijo Biden.

Es poco probable que la apuesta de Rusia valga la pena, dijo al mismo diario Samuel Charap, politólogo senior de Rand Corporation. “No creo que Putin internalice completamente las consecuencias de esto”, afirmó. “¿Qué sucede cuando Ucrania ‘ocupa’ ‘territorio ruso’?” Luego, el siguiente paso es declarar la guerra si Ucrania la retoma”.

Muchos analistas también se muestran escépticos de que una movilización parcial tenga un impacto rápido en el campo de batalla, porque podría llevar varios meses entrenar a los reservistas y crear nuevas unidades con comandantes y apoyo logístico.

El analista militar estadounidense y experto en fuerzas rusas, Michael Kofman, señaló en su cuenta de Twitter que la movilización “no resolverá muchos de los desafíos militares rusos en esta guerra, pero podría alterar la dinámica”.

Un soldado ucraniano sobre un vehículo blindado ruso destruido en un área recuperada cerca de la frontera con Rusia en la región de Kharkiv, Ucrania, el sábado 17 de septiembre de 2022. Foto: AP

“No sugeriría que esto pueda cambiar la suerte de Rusia en la guerra. Sin embargo, me cuidaría de ser demasiado despectivo, especialmente mirando hacia el mediano plazo de este invierno y 2023. La disponibilidad de fuerza y la mano de obra son importantes, por lo que las implicaciones pueden variar. El Ejército ruso ha tenido déficits estructurales de mano de obra a lo largo de la guerra, lo que ha provocado problemas de reclutamiento, retención y rotación. Las unidades no se pueden rotar, lo que lleva al agotamiento. Creció el número de rechazos. La contratación de voluntarios a corto plazo exacerbó los problemas de retención”, sostuvo.

“Las soluciones fragmentadas han llevado al Ejército ruso a canibalizar constantemente la fuerza, utilizando oficiales, equipos y profesionales alistados para las unidades de reserva y voluntarias. Por lo tanto, la calidad de la fuerza se degradó con el tiempo, al igual que los problemas de moral, retención y agotamiento empeoraron”, añadió.

En medio de este contexto del llamado a los reservistas, muchos rusos se están apresurando a reservar vuelos fuera del país, solamente de ida. Los vuelos se llenaron en poco tiempo y los precios de los pasajes se dispararon, en medio de temores de que Rusia cerrará sus fronteras o anunciará una movilización más amplia en la que todos los hombres en edad de luchar serán enviados al frente.

Los pasajes a Belgrado de Air Serbia -la única aerolínea europea aparte de Turkish Airlines que mantiene vuelos a Rusia pese al embargo de la Unión Europea- se agotaron para los próximos días. Los pasajes a Estambul y Dubái se dispararon, hasta llegar a los US$ 9.119.

Algunas personas dijeron en redes sociales que fueron rechazadas mientras trataban de cruzar a la vecina Georgia por tierra. Otros dijeron que el sitio web de la compañía ferroviaria nacional colapsó debido a la cantidad de gente que buscaba maneras de salir del país. Al tiempo que hoy se llevaron a cabo protestas contra la guerra tanto en Moscú como en San Petersburgo.

Por su parte, el Presidente de Ucrania, Volodimyr Zelensky, aseguró que la decisión de su homólogo ruso, Putin, de movilizar a reservistas demuestra que las fuerzas rusas tienen un grave problema de personal.

“Ya sabemos que han movilizado a sus cadetes, a chicos que no saben luchar. Esos cadetes han muerto. No han podido siquiera completar su formación”, afirmó Zelensky en declaraciones al diario Bild, en su primera reacción tras la llamada a filas en Rusia.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La agencia espacial está realizando los preparativos finales para estrellar un aparato espacial contra una roca interestelar, en lo que será la primera prueba de defensa planetaria del mundo.