"Este es un dolor para Chile": Los factores que llevaron a Piñera a cancelar Apec y Cop25

Chile Protests

Foto: AP

Desde la semana pasada, el Mandatario estaba analizando la opción de suspender ambas cumbres, pero no fue hasta ayer -en una reunión que sostuvo con el canciller, la ministra de Medio Ambiente y el subsecretario del Interior- que tomó la decisión.




El viernes 11 de octubre, el Presidente Sebastián Piñera estaba entusiasmado y veía cómo él y Chile tenían la posibilidad de convertirse en protagonistas de un hecho histórico: ese día, el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que participaría en la cumbre Apec -que, hasta ahora, se iba a realizar el próximo 16 y 17 de noviembre en nuestro país- y adelantó que, en ese encuentro, podría suscribir un pacto comercial con su par de China, Xi Jinping, para poner término a la guerra comercial.

Sin embargo, una semana después el escenario cambió, tanto para esta cumbre como para la Cop25, que se desarrollaría en diciembre. Desde el 18 de octubre se agudizó el descontento ciudadano -que surgió primero a raíz del alza de la tarifa del Metro, pero que se ha extendido a otras demandas sociales- y se recrudecieron las manifestaciones. Así, el Mandatario terminó decretando estado de emergencia, que derivó en varios días con toque de queda. Y si bien el estado de emergencia ya se dio por terminado, esta semana han continuado las manifestaciones y, también, incidentes.

En este contexto, esta mañana, cerca de las 10.40, equipos de Presidencia corrían para instalar el podio presidencial en el patio de Los Naranjos, en La Moneda. Minutos después, Piñera -acompañado de los ministros Teodoro Ribera (canciller) y Carolina Schmidt (Medio Ambiente), con quienes se había reunido previamente- bajó de su oficina para realizar una declaración, en la que confirmó una decisión que venía evaluando desde la semana pasada debido a la crisis: la suspensión de la Apec y Cop25.

"Nuestro gobierno, y con profundo dolor, porque éste es un dolor para Chile, ha resuelto no realizar la cumbre de Apec, que estaba programada para el mes de noviembre, y tampoco la cumbre de la Cop, que estaba programada para el mes de diciembre. Sentimos y lamentamos profundamente los problemas y los inconvenientes que esta decisión va a significar", dijo Piñera en una declaración que duró poco más de seis minutos y en la que no respondió preguntas. Y añadió: "Como Presidente de todos los chilenos tengo siempre que poner los problemas y los intereses de los chilenos, sus necesidades, sus anhelos y sus esperanzas, primeros en la fila (…). Cuando un padre tiene problemas, siempre tiene que privilegiar a su familia con respecto a otras opciones, igual que un Presidente siempre tiene que poner por delante a sus propios compatriotas por encima de cualquier otra consideración".

En el gobierno afirman que la idea inicial era continuar con las dos cumbres, sobre todo Apec, la que -señalaban- sería beneficiosa para la economía del país, para potenciar el libre comercio y para las pymes. Además, en el Ejecutivo explicaban que era "más fácil" realizarla en términos de seguridad. De hecho, a comienzos de la semana pasada la Cancillería se comunicó con las 20 economías que participan en la cumbre para transmitirles señales de tranquilidad y sus intenciones de continuar adelante. En La Moneda, además, existía la convicción de que la crisis tendería a la baja.

"Seguimos adelante con la planificación de ambas cumbres, lógicamente adecuándonos a las circunstancias, pero no tenemos ningún elemento que nos podría justificar no hacer Apec", dijo, el jueves pasado, Ribera. Incluso, un día después el ministro les transmitió esas mismas intenciones a los excancilleres, con quienes se reunió para recoger opiniones.

Pese a eso, en La Moneda y en la Cancillería aseguran que Piñera, Ribera, Schmidt e Interior estaban monitoreando día a día la situación y cómo evolucionaban las movilizaciones y el descontento social. Así, el Mandatario, luego de varios análisis sobre cómo esto impactaría en la imagen país, las repercusiones que podría tener en la economía e, incluso, en su propio liderazgo internacional, optó por concentrarse en la agenda interna para enfrentar la crisis, la que todavía no ha sido capaz de contener.

Las mismas fuentes dicen que ayer había coincidencia entre Cancillería y Piñera en que la decisión de cancelar las cumbres era la correcta. Y la reunión clave, sostienen, se realizó ayer en La Moneda, cerca de las 15.00.

En ese encuentro, el Mandatario, Ribera, Schmidt y el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, analizaron el escenario y se concluyó que ambos encuentros no se debían hacer, lo que el Presidente zanjó hoy de manera definitiva y decidió comunicar.

El anuncio se realizó justo un día después de que se conociera que el Mandatario ruso, Vladimir Putin, no asistiría a la Apec y que, de acuerdo a fuentes de gobierno, Japón empezó a transmitir dudas sobre su participación en este mismo encuentro. Y, por lo tanto, sostienen, había que cancelarla antes que se bajaran los invitados. En todo caso, en La Moneda recalcan que la cancelación de Putin se debe a la posibilidad de la firma del acuerdo entre China y Estados Unidos para poner fin a la guerra comercial, y no a la crisis en Chile. Las mismas fuentes, además, agregan que la decisión de Piñera pasó netamente por enfocarse en la agenda interna del país.

Las razones

Uno de los factores que -dicen en La Moneda- influyó para tomar la decisión fue la manifestación del viernes pasado, que congregó a más de un millón de personas. "No había síntomas de que el descontento se aplacara", comentan en el gobierno. Esto, pese a que a esas alturas Piñera ya había anunciado cambios en su programa de gobierno y una nueva "agenda social".

El siguiente paso fue el lunes, con la modificación estructural de su gabinete, que terminó con la salida, entre otros, de Andrés Chadwick de Interior y de Felipe Larraín de Hacienda, lo que, según algunos en La Moneda, demoró la decisión de cancelar las cumbres internacionales. No obstante, eso tampoco calmó las protestas.

En este nuevo escenario, la agenda, aseguran en Palacio, había cambiado totalmente. Así, dicen que Piñera tenía que entregar una señal a la ciudadanía de que estaba conectado y preocupado por sus problemas y por intentar resolverlos. En ese sentido, en el Ejecutivo estaban conscientes de que tenían que entregar a la ciudadanía una señal de "normalidad". Y las cumbres -afirman- no permitían eso, debido a que implican eventos, cortes de calles y más contingente de seguridad.

Junto con esto, otro factor considerado al interior del gobierno fue la "actitud" de la oposición y sus cuestionamientos, los que -creen en el Ejecutivo- podrían aumentar con Trump en Chile, debido a que es considerada una figura "provocadora".

Impacto en la imagen país y liderazgo de Piñera

En La Moneda algunos están conscientes de que la decisión del Mandatario genera un impacto negativo en la imagen país y que también podría repercutir en términos económicos. Esto, debido a la proximidad de ambos eventos y las complicaciones que eso genera para los países que participan.

Además, en el Ejecutivo reconocen que es un duro golpe para Piñera, quien tenía como una de sus apuestas perfilarse como un liderazgo internacional. Para eso, de hecho, trabajó desde el año pasado sosteniendo distintas reuniones, participando de importantes cumbres internacionales, liderando temas de medioambiente y llamando a terminar con la guerra comercial.

Así, hoy comenzaron las explicaciones del gobierno a los distintos países que iban a asistir a los encuentros para entregarles los motivos. De esta manera, Piñera se comunicó, minutos después de su anuncio, con el secretario general de la ONU, António Guterres, quien, según indicaron en La Moneda, le transmitió que comprendía la situación y que Chile seguía presidiendo la Cop25 hasta el próximo año. En paralelo, Cancillería, a través de sus embajadas, comenzó a comunicarse con cada una de las economías de la Apec para informarles la decisión.

La determinación de Piñera generó descontento en algunos excancilleres, quienes en privado transmitieron que se optó por el camino incorrecto, sobre todo en el caso de la Apec. "Lamento que no podamos hacer ambas cumbres. Es un daño grave a la imagen país", dijo la exministra Soledad Alvear, mientras que el excanciller Roberto Ampuero afirmó en su Twitter que "es doloroso que se hayan cancelado las cumbres Apec y Cop25, pero la decisión expresa realismo". En la misma línea, el exministro Mariano Fernández sostuvo que "lamentamos profundamente que no se hagan (las cumbres) y que el gobierno haya tomado esta decisión". Y agregó: "Es un fracaso, no hay duda, sobre todo por ese alarde que hemos criticado en privado de que el Presidente Piñera tiene un liderazgo muy importante. Les dijimos de distintas maneras que eso no lo tiene que declarar uno, que el liderazgo internacional lo tienen que reconocer otros".

En el oficialismo, en tanto, respaldaron la decisión y descartaron que esto pueda perjudicar el liderazgo del Jefe de Estado. "No veo que vaya a dañar el liderazgo del Presidente Sebastián Piñera. Es una decisión responsable, que, por cierto, lamentamos, dadas las condiciones que estamos viviendo hoy día. Es una gran pérdidas", dijo el diputado de Evópoli e integrante de la Comisión de RR.EE. Francisco Undurraga. En tanto, su par de la UDI Issa Kort dijo que "(Piñera) será visto como un Presidente responsable que atiende y enfrenta los problemas serios en su país", mientras que la diputada Marcela Sabat (RN) agregó que "la comunidad internacional valorará la responsabilidad del Presidente, al enfrentar la situación priorizando las demandas de la ciudadanía". En tanto, el senador Iván Moreira (UDI) -quien integra la Comisión de RR.EE.- señaló que "la decisión de no ser sede de la Apec y Cop25 efectivamente puede significar un daño a la imagen país, pero el liderazgo del Presidente Piñera está lo suficientemente consolidado como para verse afectado".

Cop25: sorpresa en la ONU

La decisión anunciada por Piñera causó sorpresa en distintos organismos. De hecho, la misma Oficina de Cambio Climático de Naciones Unidas (UNFCC, por sus siglas en inglés) –que está a cargo de la organización de la Cop25– señaló en un comunicado que fueron informados esta mañana de la decisión del Ejecutivo, descartando, de esta manera, que la determinación también hubiera pasado por ellos, como se especuló en algún momento tras una evaluación en materia de seguridad.

Es más, según información recabada por La Tercera PM, justo cuando el Mandatario hablaba desde Palacio, parte del equipo de comunicaciones de la UNFFCC se enteraba, con sorpresa, de la medida. Tras esto, los organizadores sostuvieron una reunión para evaluar qué declaración se daría a conocer. En ese escrito, de apenas unas líneas, se indicó que se encuentran explorando opciones alternativas para albergar el evento, en lo que constituye un hecho inédito para la entidad.

La sorpresa también se sintió en el mundo medioambiental. Tan reciente fue la decisión, comenta Flavia Liberona, de la Fundación Terram e integrante del Consejo Asesor Presidencial de la Cop25, que ayer y el lunes -en reuniones con el Ministerio del Medio Ambiente- no se entregó ninguna señal de que algo así podría ocurrir. "Estamos citados para el próximo lunes, incluso. Espero que eso no se suspenda", dice.

En esas reuniones, la ministra Schmidt consultó con el mundo social qué temas eran importantes integrar en la nueva agenda del gobierno. Según se indicó, también estuvo dispuesta a iniciar conversaciones sobre temas que hasta ahora no eran considerados por el Ejecutivo, uno de ellos, el Acuerdo de Escazú. Sin embargo, ese punto no fue resuelto, ya que la secretaria de Estado debió abandonar la cita para dirigirse a Palacio y participar de la ceremonia de cambio de gabinete.

Comenta