Felipe Mella, director del GAM: “Pese a la catástrofe cultural que vivimos, fue un año de cifras buenas para el GAM”

En las 500 funciones digitales que ofrecieron en 2020, tuvieron casi 200 mil asistentes, y gran parte de ellos nunca habían ido al centro cultural. Felipe Mella anuncia las producciones que diseñaron para este año y aboga por la reapertura de los espacios teatrales: "Hoy día es mucho más seguro ir a un centro cultural que a un mall".




Tenían grandes planes para celebrar su primera década a lo largo de todo 2020, pero el 15 de marzo del año pasado, el GAM cerró sus puertas, ante la emergencia sanitaria, y luego la comuna de Santiago estuvo largamente en cuarentena. La reapertura de octubre, en tanto, sólo duró unas semanas, hasta que la Región Metropolitana retrocedió a Fase 2.

Felipe Mella, director del GAM, hace un balance: “La gran pérdida de 2020 fue dejar el Ciclo GAM 10 Años, que era presentar nuestras mejores producciones en los espacios de la Red de Salas y llegar a distintos públicos”. El arquitecto detalla que “también íbamos a llevar a regiones La Pérgola de las Flores, y a Suecia la obra nuestra sobre Gabriela Mistral por los 75 años del Nobel. No pudimos hacer esos proyectos”.

Hoy, están abiertas, con aforo reducido y un estricto protocolo, la Sala de Artes Visuales y el Mapa. Felipe Mella asegura que “mientras se mantenga la Fase 2 vamos a tener exposiciones”.

Sin embargo, el corazón del centro cultural son las artes escénicas, justamente las que más restricciones han sufrido a causa del Covid-19. “Fue un año complejo para el sector artístico, para las compañías y para el propio GAM, pero la colaboración y la adaptación nos permitió seguir entregando cultura a un público ávido de contenido artístico”, comenta el arquitecto. Desde el inicio, cuenta, se pusieron dos metas: “mantener una cartelera para las audiencias y seguir siendo una especie de fuente laboral para los artistas”.

Se reinventaron con GAM Digital. Así, en mayo estrenaron una obra teatral a través de Zoom: Mentes Salvajes, que dirigió Víctor Carrasco. Siguieron con Los Contadores Auditores y El increíble traductómetro de la Dra. Melina Melinao, Preguntas frecuentes de Nona Fernández, y Aliento, con Delfina Guzmán. Las tres primeras fueron producciones propias y la última, una coproducción. En paralelo estrenaron un archivo digital con casi mil documentos sobre la historia de este edificio que originalmente fue construido en la UP en sólo 275 días, que en la dictadura fue sede de la Junta y que aún en 2006, cuando lo destruyó un incendio, se llamaba Diego Portales.

“A pesar de la catástrofe cultural que vivimos, fue un año de cifras buenas para el GAM; tuvimos 500 funciones digitales, y un público virtual de casi 200 mil personas”. Es decir, duplicaron los 98 mil asistentes de 2019. Pero lo más interesante, dice el director del espacio, “es que el 44% fue un público nuevo, que nunca había venido al GAM, y el público de regiones aumentó en un 23%”.

El equipo del centro cultural se volcó al mundo digital, usando las redes sociales y su sitio web, manteniendo la proporción de un 60% de programación gratuita y un 40% pagada. “Al principio fuimos bien artesanales en la reconversión a lo digital, era una persona frente a la cámara del computador, pero fuimos invirtiendo en tecnología y capacitación y ya podemos desarrollar producciones de muy alta calidad, pensando que este año nuestra programación será mixta”, agrega.

Música y teatro

El foco para 2021, cuenta Felipe Mella, serán los proyectos que quedaron suspendidos el año pasado, en particular de las compañías que tienen un compromiso con Fondart: “Muchos de ellos podrán transformarse en una producción digital y los que no se pueda intentaremos llevarlos a sala, en forma presencial, si resulta viable”.

Así, en febrero grabarán La Pérgola de las Flores, que cuenta más de 50 artistas en escena, para ponerla en circulación en una docena de espacios culturales en provincia. La idea es que cada recinto la exhiba en una pantalla gigante, con público presencial y la transmita en streaming para el público de esa región.

En cuanto a la programación presencial que retomarán cuando sea viable sanitariamente, se cuentan la coproducción El nudo, con la compañía La Mala Clase. Con dramaturgia de Isidora Stevenson y Bosco Cayo, y dirección de Aliocha de la Sotta, el montaje explora el impacto del nuevo feminismo en un liceo del sur del país, así como María, que se suspendió en diciembre por el retroceso a Fase 2 y que dirige Juan Pablo Peragallo, con dramaturgia de Carla Zúñiga y consiste en una experiencia inmersiva sobre el abuso.

También retomarán la producción propia Total Inmediate Colective Inminent Terrestial Salvation, obra del británico Tim Crouch que presenta a un farsante que anuncia el fin del mundo. La dirige Jesús Urqueta, tiene el apoyo del British Council y es para público reducido. Se sumará también Granada, de Paula Aros, en la plaza del GAM, la que también se centra en el feminismo, esta vez con estudiantes que diseccionan bibliotecas.

Igualmente, el GAM seguirá desarrollando residencias inclusivas como Contagio Creativo, que dirigió Francisco Medina, y que en febrero lanzarán como videodanzas, para estrenarla en forma presencial en el primer semestre.

Tras la exitosa experiencia que tuvieron en 2020 con recitales de música popular en formato digital, ya tienen en carpeta otros 16 conciertos para este año, y están trabajando también en las alianzas con el Instituto de Música UC y la Fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles pues, como reconoce Mella, “quedamos en deuda con la música clásica”.

Se sumará una exposición presencial organizada por Chileactores: Pantalla Viva: 4 décadas, 40 teleseries, con fotografías, videos y ambientaciones, de producciones históricas, desde La Madrastra, La Torre 10 y Los Títeres, hasta Perdona nuestros pecados, Pacto de Sangre y Juegos de Poder.

“Hoy día es mucho más seguro ir a un centro cultural que a un mall o que subirse a un avión; hemos invertido en todos los protocolos necesarios, y seguiremos apostando al desarrollo de la cultura y apoyando con empleo al sector artístico, que es el segundo más afectado del país, después del turismo”, asegura Felipe Mella.

El director del GAM relata, además, que finalmente el presupuesto que le asignó el Estado al centro cultural para 2021 sólo fue recortado en un 2,7%, gracias a la gestión de parlamentarios y otros espacios culturales.

Felipe Mella asegura que se retomará la segunda etapa del GAM.

¿Cómo está el equilibrio financiero del GAM?

Hicimos un plan estratégico enfocado en la mantención de los puestos de trabajo; no despedimos a nadie durante toda la pandemia, e hicimos rebajas en las áreas de operación y administración y en los servicios básicos. A pesar de todo lo que ha sucedido, el GAM está con números azules, y vamos a seguir apoyando al sector artístico y entregando una oferta cultural online de muy buena calidad y presencial también, y vamos a seguir trabajando con los espacios que pertenecen a la Red de salas, con los espacios regionales y con la circulación, aunque sea online.

En mayo de 2018 se paralizaron las obras de construcción de la Etapa 2 del GAM, que representa 16 mil metros cuadrados y una gran sala de 1800 butacas. Y en marzo del año pasado, el Ministerio de Obras Públicas decidió no adjudicar las obras a la empresa que participó en la licitación, pues duplicaba el presupuesto disponible y era “inconveniente para el interés fiscal”.

¿En qué situación se encuentran hoy las obras pendientes de la Etapa 2?

Estamos en un proceso de trabajo para volver a retomar las obras. Hay un compromiso por parte del Gobierno, de que antes de que se acabe su período, que le queda un año y medio, esté reencaminado el proceso. Entre estallido social y pandemia era muy complejo trabajar en el lugar, pero ahora que las cosas están más “calmadas”, hay un compromiso por parte del MOP, de dejar andando el proyecto antes de que se acabe este Gobierno.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.