Gabriel Salazar: "No soy machista ni mucho menos misógino"

6-820x385

El premio Nacional de Historia 2006 publica "Patriarcado mercantil y liberación femenina (Chile, 1810-1930)". Es su primer libro tras la polémica que protagonizó en la Universidad de Chile a fines de 2016, cuando apoyó a un académico acusado de acoso y abusos.




En sus investigaciones sobre la historia social de Chile, Gabriel Salazar ha puesto su atención no solo en obreros y peones: también en las mujeres en el mundo del trabajo y la familia. De este modo, en 2010 fue convocado por el Servicio Nacional de la Mujer para escribir una historia de la mujer chilena. El proyecto tomó forma colectiva, con la participación de historiadoras, y tuvo solo circulación interna. Ahora Salazar recupera su aporte a ese proyecto en Patriarcado mercantil y liberación femenina (Chile, 1810-1930).

El libro funde también su ensayo "La mujer de 'bajo pueblo' en Chile: bosquejo histórico", escrito en 1992. Editada por el sello Debate, es la primera publicación de Salazar desde que se vio cuestionado a fines de 2016 por sus declaraciones en torno al proceso seguido al académico del Departamento de Historia de la U. de Chile Leonardo León, por acoso y abuso sexuales. En particular, tras hablar de una "sobrerreacción" y de llamar "pintiparadas" a algunas estudiantes.

En los primeros días de 2017, 14 mujeres, entre ayudantes y colegas suyas del departamento, rechazaron en una carta abierta las expresiones "burlonas, despectivas y violentas" de Salazar, culpándolo de subestimar la gravedad de los hechos al hablar de una "estupidez", y denunciando "ignorancia" de su parte "respecto de la violencia contra las mujeres como problema histórico".

Dos semanas más tarde, Salazar publicó su propia carta abierta, donde aprovechó de recordar que "pintiparadas" –"incólumes, firmes y tranquilas"- no es burla ni insulto.

Luego, en la Feria del Libro de Santiago de 2017, cuando se disponía a presentar un libro de Jorge Baradit junto a Mónica González, fue "funado" con gritos de "machista", "misógino" y hasta "encubridor".

Hoy, el Premio Nacional de Historia 2006 insiste en calificar los reproches en su contra de "injustos" y agrega: "Jamás he sido machista ni mucho menos misógino, pero esas etiquetas quedan en el ambiente y no tengo posibilidad de borrarlas".

Liberaciones

¿Cuál es el "patriarcado mercantil" que describe el libro? El autor lo sitúa en el espacio del "pater familias que gana plata comerciando con Perú, durante toda la Colonia, y después con el resto del mundo". Un burgués que se aristocratiza, que acumula dinero y lo trata de mantener por la vía del matrimonio y el mayorazgo. Igualmente, procura "la virginidad de sus hijas, porque así vende mejor el matrimonio".

En cuanto a la "liberación femenina", la obra señala emancipaciones parciales. En la clase alta, "su primera liberación consiste en salir de las piezas del fondo y convertirse en reinas del salón. La segunda es salir a la calle como una ciudadana, fortaleciendo la sociedad civil". En el caso de la mujer popular, ejemplifica con la autonomía de las chinganeras del siglo XIX.

Sobre el movimiento actual, asegura que " es un movimiento feminista nuevo. Los feminismos antiguos tenían otras características. Viene surgiendo con una carga fuerte de emotividad y creo que está aún en un proceso de desarrollo".

Comenta