Hong Kong: Las claves detrás de la polémica Ley de Seguridad Nacional promulgada por Xi Jinping

(Foto: Europa Press) El Presidente de China, Xi Jinping, en el aeropuerto alemán de Tegel, en 2017.

La norma, que contempla severos castigos para los delitos de secesión, subversión, terrorismo e injerencia extranjera, es vista por muchos como un recurso de Beijing para acallar a los opositores en la excolonia británica.




Ignorando los llamados de los países occidentales, el Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular (ANP) de China ratificó hoy la controvertida Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong. La medida, que contempla severos castigos para los delitos de secesión, subversión, terrorismo e injerencia extranjera, es vista por muchos como un recurso de Beijing para acallar a los críticos de esta región semiautónoma del sur de China.

La temida medida, que ya fue promulgada por el Presidente chino, Xi Jinping, introduce los mayores cambios al marco legal y el modo de vida del centro financiero internacional desde que la antigua colonia británica regresó a la soberanía china en 1997, y sus críticos consideran que asesta un golpe mortal al régimen de libertades que China se comprometió a garantizar hasta 2047 en Hong Kong.

Fecha simbólica

Hong Kong adoptó la nueva Ley de Seguridad Nacional a las 23.00, horas después de que Xi Jinping promulgara la legislación. La líder del Ejecutivo hongkonés, Carrie Lam, se mostró confiada en que, gracias a la norma, los disturbios sociales del año pasado se aliviarán y se restablecerá la estabilidad para permitir que la ciudad “empiece de nuevo”. “La aplicación de una Ley de Seguridad Nacional por parte del Estado es necesaria y urgente”, enfatizó. En la misma línea, el diario oficialista chino Global Times destacó que la Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong “definitivamente se convertirá en un nuevo punto de partida para la ciudad”.

(Foto: AP) Li Zhanshu, presidente del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional, clausura hoy la vigésima sesión del máximo órgano legislativo de China.

El momento elegido para promulgar la legislación no podía ser más significativo. Este 1 de julio se celebra el 23 aniversario de la vuelta de Hong Kong a la soberanía china bajo el principio de “un país, dos sistemas”, que otorga a sus residentes mayores derechos y libertades que al resto de ciudadanos chinos. Tradicionalmente, esta es una jornada reivindicativa aprovechada por los grupos prodemocráticos de la ciudad para ventilar sus demandas contra las autoridades locales y de Beijing. Una encuesta encargada por Reuters este mes apuntó que más de la mitad de la población (un 56%) se opone a la nueva Ley de Seguridad Nacional, que solo es apoyada por el 34%.

Drásticas penas

La ANP incluirá la Ley de Seguridad Nacional en el anexo III de la Ley Básica de Hong Kong, que sirve desde 1997 de “mini-Constitución” en la excolonia británica. Fuentes citadas por el diario hongkonés South China Morning Post aseguraron que la norma incluiría penas de hasta cadena perpetua para “actos de secesión, subversión, terrorismo y confabulación con fuerzas extranjeras para poner en peligro la seguridad nacional”.

Lam reveló que presidirá un Comité para la Protección de la Seguridad Nacional en Hong Kong, y que se crearán "unidades" específicas en la Policía y en el Departamento de Justicia para hacer cumplir la nueva ley. La norma no será retroactiva pero su máxima pena será la cadena perpetua, aseguró el Global Times. "No habrá cláusulas referidas a la retroactividad, a menos que el acto criminal sea de naturaleza continuada", afirmó el periódico.

(Foto: Europa Press) Un manifestante hongkonés gesticula frente a un policía durante una protesta contra la decisión de Beijing de aprobar la Ley de Seguridad Nacional, en mayo.

El desafío para Xi Jinping

“Para la pequeña minoría que pone en riesgo la seguridad nacional, esta ley será una espada pendiendo sobre sus cabezas”, dijo la Oficina de Asuntos para Hong Kong y Macao poco después de su promulgación. “Para una vasta mayoría de los residentes de Hong Kong (…) esta ley es un espíritu guardián de sus libertades”, agregó.

A propósito del primer aniversario del inicio de las protestas en la excolonia británica, el pasado 9 de junio, Jean-Pierre Cabestan, académico de la Universidad Bautista de Hong Kong, dijo a La Tercera que “Xi quiere reforzar su control sobre Hong Kong para evitar que se convierta en una ‘base para la subversión’ que pondría en peligro la estabilidad del régimen del Partido Comunista en China”. Sin embargo, el experto cree que se trata de una “misión imposible” para Beijing. “La gente de Hong Kong no va a cambiar su mentalidad, por lo que veo más problemas por delante, más protestas, y tal vez una intervención de Ejército Popular de Liberación (EPL) si es que no se puede mantener el orden”, advirtió.

Golpe a la oposición

En mayo, después de que China anunciara su intención de aprobar una nueva Ley de Seguridad Nacional en la ANP, el político y activista estudiantil Joshua Wong tuiteó que la iniciativa era un intento de Beijing de “silenciar las voces críticas de los hongkoneses por medio de la fuerza y el miedo”. Ahora, tras la promulgación de la norma, el dirigente hongkonés reiteró sus dichos: “Esto supone el fin de Hong Kong tal como lo conocía todo el mundo. Con poderes ampliados y una ley mal definida, la ciudad se convertirá en un #estadodepolicíasecreta”, escribió en la misma red social.

(Foto: AP) Mujeres pasan junto a una pancarta promocional de la Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong.

Consultado por La Tercera, Wong se abstuvo de dar declaraciones. “Perdón por no poder realizar la entrevista. Creo que lo entenderá”, respondió a través de un correo electrónico. Wong, que había asegurado que sería un “objetivo preferente” de la nueva ley, anunció su salida de la formación que fundó, Demosisto, junto al resto de sus jóvenes dirigentes. Poco más tarde, el partido declaró por redes sociales su disolución. Otras dos formaciones, el Frente Nacional de Hong Kong y Studentlocalism, de simpatías independentistas, dieron a conocer que cesarán sus actividades en el territorio autónomo y solo operarán desde el extranjero.

Con todo, Wong dijo que se mantendrá en la lucha. “Incluso bajo los malos vientos del mandato directo y autoritario de China, los hongkoneses seguiremos luchando por nuestras libertades y democracia para las próximas generaciones. Cuando la justicia fracasa, nuestra lucha continúa”, tuiteó.

Joshua--Wong,-secretary-general-of-Hong-Kong's-pro-democracy-Demosisto-party,-poses-before-(46929511)
Joshua Wong, político y activista estudiantil hongkonés.

Según los expertos, con esta ley Beijing busca impedir una repetición de las protestas, en ocasiones violentas, que el año pasado paralizaron el enclave y que solo se detuvieron debido a la alerta sanitaria contra la pandemia de coronavirus. La medida también puede tener un impacto en las elecciones legislativas hongkonesas de septiembre próximo, en las que por primera vez la oposición demócrata tenía visos de lograr la mayoría en el Parlamento local. La nueva norma puede hacer más fácil el inhabilitar como candidatos a algunos representantes de la oposición.

En cuanto al apoyo de los hongkoneses a las protestas, la encuesta de Reuters también reveló que este ha caído siete puntos, aunque todavía la mitad de la población respalda estas manifestaciones. Según el sondeo, el apoyo a las protestas bajó al 51% desde el 58% registrado en marzo, mientras que la oposición a ellas aumentó al 34% desde el 28%. "Puede ser psicológico, porque la gente de Hong Kong ve que Beijing se está volviendo más duro", dijo Ming Sing, profesor asociado de ciencias sociales en la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong.

Reacción internacional

La Unión Europea “lamentó” el movimiento de Beijing para aprobar la Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong. Según Bruselas, la legislación “corre el riesgo de socavar seriamente el alto grado de autonomía de la ciudad y tener un efecto perjudicial en la independencia de la judicatura y el Estado de derecho'. “Deploramos esta decisión”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, agregó: “Muchos en toda Europa, incluso en el Parlamento Europeo, han hecho declaraciones similares, por lo que nos mantenemos en contacto con nuestros socios internacionales sobre este asunto, y prestaremos mucha atención sobre cómo responder”.

(Foto: AFP) El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, junto a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

A su vez, Japón describió las acciones de China como "lamentables" y dijo que la ley dañará la confianza internacional en el principio de "un país, dos sistemas". El secretario en jefe del gabinete, Yoshihide Suga, señaló que era importante para Hong Kong poder mantener su libertad y apertura para prosperar de una "manera democrática y estable".

Corea del Sur también expresó preocupación por el impacto de la ley en los intercambios económicos entre Seúl y Hong Kong, así como por las incertidumbres sobre la futura autonomía de ese territorio. “Hong Kong es una entidad importante que mantiene estrechos intercambios humanos y económicos con nosotros. El gobierno observa de cerca los acontecimientos… luego de la aprobación de la Ley de Seguridad Nacional “, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Kim In-chul.

Guerra fría con EE.UU.

Los temores de que China utilice esta nueva ley para poner fin a la libertad de Hong Kong como un territorio semiautónomo han generado altas expectativas sobre los planes que podría tener el Presidente de EE.UU., Donald Trump, para devolver el golpe, posiblemente señalando una mayor confrontación entre las dos superpotencias económicas. Este nuevo punto de conflicto llega justo cuando el propio régimen de Xi Jinping había advertido de una “nueva guerra fría” con EE.UU. por la pandemia.

Horas antes de que se aprobara la ley, el Secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, informó que Estados Unidos dejaría de exportar equipos de defensa a Hong Kong debido a preocupaciones de seguridad. "Ya no podemos distinguir entre la exportación de artículos controlados a Hong Kong o China continental", afirmó. Pompeo dijo que Washington se había visto "obligado a tomar esta medida para proteger la seguridad nacional de Estados Unidos".

(Foto: AFP) Figuras de cartón de Donald Trump y Xi Jinping frente a una tienda de recuerdos en el centro de Moscú.

En un anuncio por separado, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, señaló que Washington había suspendido las regulaciones que permitían a Hong Kong importar tecnología estadounidense debido a los riesgos de seguridad planteados por la legislación, y advirtió que había otras medidas sobre la mesa para revocar su tratamiento preferencial a Hong Kong. "Otras acciones para eliminar el tratamiento diferencial también se están evaluando", dijo Ross. En esa línea, la Comisión Federal de Comunicaciones de EE.UU. designó hoy a las compañías chinas Huawei y ZTE como amenazas a la seguridad nacional, informó Bloomberg.

Los anuncios provocaron la inmediata reacción de Beijing, que prometió tomar represalias. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, dijo que la Ley de Seguridad Nacional para Hong Kong era un asunto interno de China y que ningún país extranjero tenía derecho a intervenir. “En respuesta a la acción equivocada de Estados Unidos, China tomará las contramedidas necesarias para defender firmemente nuestros propios intereses nacionales”, advirtió Zhao. “Intimidar a China nunca funcionará”, concluyó.

Comenta