La ANFP espera que Rueda se baje el sueldo otra vez

Reinaldo Rueda

El acuerdo de recorte salarial entre el DT y Quilín expira ahora en julio. Por eso, la asociación le solicitó al colombiano extender el trato por unos meses más, ya que la situación financiera de la entidad no ha mejorado. El colombiano quedó de estudiar la propuesta y de responder en los próximos días.




La selección chilena suma más de nueve meses sin actividad. La última vez que disputó un partido oficial fue el 15 de octubre del año pasado, cuando venció por 3-2 a Guinea, en Alicante. Pudo haber jugado en noviembre del año pasado, ante Perú, en Lima, pero los jugadores decidieron bajarse unilateralmente de aquel compromiso, debido al estallido social. Y este año, la pandemia de Covid-19 alteró todos los planes, que incluían Eliminatorias rumbo al Mundial de Qatar, en marzo, y la Copa América de Argentina y Colombia, en junio. La primera se aplazó para octubre y la segunda para 2021.

La inactividad le pegó muy fuerte a las arcas de la ANFP, que dejó de percibir más de 6 mil millones de pesos, correspondientes a ingresos por derechos comerciales y de televisión de la Roja. Esto tuvo una consencuencia inmediata: que al técnico Reinaldo Rueda se le pidiera reducir su sueldo aproximadamente en un cincuenta por ciento. El DT aceptó el recorte, el que sería por tres meses: abril, mayo y junio.

Pues bien, el acuerdo ya expiró, por lo que ahora, en julio, debiese percibir su renta completa. Sin embargo, la situación financiera de la asociación no ha variado y continúa siendo escuálida. Por esa razón, el directorio de transición, a través de su tesorero Arturo Guzmán, le solicitó de forma expresa que otra vez acceda a bajarse el salario. En Quilín están a la espera de la respuesta del entrenador.

El colombiano firmó un contrato hasta el final de las clasificatorias para la Copa del Mundo 2022, que se iba incrementando económicamente con el transcurso de los años. Así, la renta del cuerpo técnico pasó de US$ 2,6, en 2018, a US$ 3,25 millones el año pasado, según quienes conocen los detalles del vínculo.

En abril pasado fue Sebastián Moreno, presidente de la ANFP hasta este jueves, el encargado de negociar la rebaja salarial con Rei. No hubo mayores problemas. El cafetero aceptó el recorte, debido a la inactividad de la selección chilena y a los problemas de caja por las que atravesaba la entidad rectora del fútbol chileno.

A diferencia de esa ocasión, esta vez el encargado no es el timonel saliente, que quedó relegado a un segundo plano tras la asunción de los cuatro directores de transición, que pueden continuar en sus cargos si en la elección del jueves se impone Pablo Milad.

Por ahora, Rueda debe recibir su sueldo de julio de forma íntegra. Desde Quilín sostienen que el técnico campéon de la Copa Libertadores 2016 con Nacional de Medellín se ha mostrado siempre abierto a escuchar a la ANFP, en este caso, su empleador, por lo que esperan que entienda que mientras no comiencen las Eliminatorias ni se reanude el Torneo Nacional, la situación financiera no mejorará.

Esto, más allá de la incomodidad y la incertidumbre que le produce el complejo, convulsionado y variable escenario político del fútbol chileno. Tras la elección del jueves, Rueda tendrá que lidiar con su tercer presidente de la ANFP en tres años: Arturo Salah (2018), Moreno (2019-2020) y Milad o Antillo, a partir de este jueves. Un panorama que no se esperaba y que lo ha sorprendido negativamente, según su círculo.

La intención de la ANFP es repetir la fórmula empleada en abril: reducción de tres meses con un 50% menos del sueldo, que es calculado en dólares. Sin devolución. Si Rueda lo acepta, la rebaja sería inmediata, es decir, empezaría en julio y se extendería hasta septiembre.

Ya en octubre volvería a sus condiciones laborales originales, justo el mes para el que está programado el inicio de las Eliminatorias rumbo a Qatar 2022.

Comenta