Molestia entre los músicos por nuevas restricciones en restaurantes: “Que se se opte por el silencio es una medida absurda e indignante”

El uso de mascarillas es obligatorio en espacios públicos.

Entre los cambios del plan Paso a paso, anunciados ayer por la autoridad, se estableció que restaurantes y bares que estén en comunas en fase 2 y 3 no podrán usar música en vivo ni envasada en sus terrazas. Si bien la normativa tiene un impacto en lo económico, debido al pago de derechos por reproducción de fonogramas al que están sujetos estos establecimientos, Rodrigo Osorio, vicepresidente de la SCD, asegura que "nos preocupa mucho más que se silencie la música".




Los nuevos cambios al plan Paso a paso, anunciados ayer por el Ministerio de Salud y que comenzarán a regir a partir de mañana, no sólo han sido recibidos con pesadumbre y malestar por parte del gremio gastronómico. También al interior de la escena musical chilena, que considera que estas modificaciones son “poco razonables” y los afectan directamente.

Particularmente, el punto de la discordia tiene que ver con las modificaciones anunciadas para los restaurantes, bares y pubs del país de comunas que se encuentren en fase 2 y 3 -en fase 1 no pueden funcionar-, recintos que a partir de mañana, entre otras nuevas restricciones, tendrán prohibido tocar o reproducir música en vivo o incluso envasada en sus terrazas, con el fin de evitar -según explicó la autoridad sanitaria- que los comensales suban la voz mientras estén en el local y, con esto, aumente el riesgo de contagio de Covid-19 por vía aérea.

Un silenciamiento que para el golpeado sector musical -uno de los más afectados por la pandemia en términos de empleo e ingresos- impacta de múltiples formas. Una de ellas, muy concreta: a falta de conciertos, una de las vías con la que los creadores e intérpretes nacionales pueden seguir recibiendo ingresos es a través del cobro de derechos de autor a restaurantes, discotecas, pubs y hoteles, los que de acuerdo a la Ley de Propiedad Intelectual deben pagar una tarifa mensual por derechos de ejecución de obras musicales.

En el caso de los restaurantes, esta tarifa es cercana al 1,25% de los ingresos mensuales por derechos de ejecución de obras y el 0.625% por derecho de ejecución de fonogramas. Para bares, cafés, peñas folclóricas, karaokes y bares musicales, el cobro es aproximadamente el 3% mensual por derechos de ejecución de obras y el 1,5% si se reproducen con parlantes sobre los ingresos totales del establecimiento, de acuerdo a un artículo al respecto publicado en mayo del año pasado.

Pero según Rodrigo Osorio, vocalista del grupo Sinergia y Vicepresidente de la SCD, entidad encargada de recaudar estos pagos de derechos, “hay algo mucho más profundo que nos tiene muy molestos como institución y que consideramos una medida injustificada, porque silenciar la música es algo demasiado complicado para nosotros”.

Según explica Osorio, al interior de la entidad y del gremio musical la principal molestia no responde sólo al impacto económico que tendrán las nuevas restricciones a este tipo de establecimientos, ya que “producto de la pandemia hay mucho restaurante y local que ha suspendido sus pagos de derechos de autor, por lo que como institución hemos sido cautos porque entendemos la situación que están atravesando”.

Para el cantante, “lo que nosotros estamos buscando es dignificar la música, que se tomen medidas para que la música pueda volver en vivo o en locales, pero que se opte por el silencio es una medida absurda e indignante. Aún peor, creo que lo que puede generar esta medida es que proliferen las fiestas clandestinas, porque en los restaurantes la gente sí toma precauciones”, argumenta.

“Esto tiene un impacto grandísimo”, asegura Osorio, que participó la semana pasada en el lanzamiento de la campaña “Salvemos la música”, con una manifestación en las calles junto a varios de sus colegas. “Nosotros iniciamos una campaña la semana pasada que busca que la música vuelva con las medidas sanitarias correspondientes. Pero es realmente indignante que apenas hayamos empezado con esto y hayamos colgado un lienzo gigante, que la respuesta a los pocos días sea que se prohíbe la música. Es indignante y no entendemos la lógica”.

Finalmente, el vocalista de Sinergia cree que los nuevos anuncios del Ministerio de Salud sólo vienen a agudizar una crisis y una falta de respuesta a su gremio por parte de las autoridades. “Hemos hecho innumerables gestiones y la respuesta ha sido dilatoria o silenciosa. Muchos colegas músicos están muy indignados, veo muchas ganas de movilizarse”.

Para César Monrroy, tesorero de MAMCHI (Asociación gremial de mánagers de músicos de Chile), los cambios en el plan Paso a paso revelan una falta de comprensión de su sector por parte de la autoridad.

“Entendemos el momento y las medidas sanitarias. Sin embargo, restringir la libertad de los espacios para tener música en vivo y/o envasada, cuando no existen políticas similares para el transporte público, por ejemplo, sumado a que no existe una política clara de parte del gobierno de valorar y apoyar la creación nacional, hace que quienes somos parte del sector solo podamos ver esto como una falta de entendimiento del rol de la música en las vidas, cultura y economía del país”, señala.

Los cambios en el plan Paso a paso, además, afectan a los pocos espacios -mientras la fase lo permita- donde los músicos podían seguir tocando en vivo frente al público y reportando ciertos ingresos.

Si bien con el retroceso a fase 2 de la Región Metropolitana, el mes pasado, se paralizaron los primeros intentos de reapertura de teatros y salas de música en directo con aforo reducido, la prohibición de tener música en terrazas también siembra dudas en torno a iniciativas como Abre Santiago, el ciclo de gastronomía y música en vivo que estrenó a fines del año pasado el Movistar Arena en su sector de terrazas, y que quedó en pausa hasta febrero.

Contactados por La Tercera PM, los organizadores del ciclo comentaron que aún no tienen claridad con respecto a cómo afectará esta nueva normativa al espectáculo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.