Nicolás Ibáñez y el no ascenso de Wanderers: "Que bueno que los hinchas se preocupen. Ojalá tomaran control del club"

Imagen Nicolas Ibanez 101

"Lo que ha pasado en Chile estas últimas semanas ha afectado a todo el devenir de la nación. No podemos calificar los efectos como injustos o justos. Es una realidad a la cual hay que hacerle frente y poner todas las energías en que de esto salgamos todos fortalecidos", sostuvo el empresario.




Acaba de regresar al país y la realidad de Santiago Wanderers -quien vio truncada su posibilidad de ascender a primera división luego de que la ANFP definiera cerrar la temporada 2019 sin ascensos "por razones de fuerza mayor"- es mirada con atención por Nicolás Ibáñez.

El empresario está ligado desde 2008 al club. Ese año, asumió la concesión de Deportes Santiago Wandereres SADP por 30 años a través de la Fundación Futuro Valparaíso, la cual cerró en mayo de 2019 en un ajuste societario que le permitió mantener un control indirecto a través de Sport Entertainment International Chile (SEI). Esta última es filial de Drake Group, family office que alberga las inversiones de la familia Ibáñez.

Anteriormente Ibáñez había manifestó públicamente que la Fundación Futuro de Valparaíso (FFV) no tenía interés de quedarse eternamente con Santiago Wanderers. Pasaron los meses y finalmente no hubo interés real de terceros por asumir el control del club.

En 2019, la actual controladora invirtió $1.400 millones en el club para tener una operación que permitiera volver a la Primera División. Estos recursos fueron aportados por accionistas. En caso de no revertir la decisión de la ANFP, el club dejaría de recibir $1.300 millones por conceptos de transmisión de sus partidos a través del CDF y otro monto por los auspicios 2020.

En el día de ayer, cinco mil hinchas se reunieron en el Parque Italia de Valparaíso junto al plantel liderado por el arquero Mauricio Viana para expresar su descontento por la decisión que los dejará en Segunda División un año más, postergando sus planes a futuro.

"Que bueno que los hinchas se preocupen. Ojalá tomarán el control del club, aprovechando las oportunidades de participación que se les ha dado", sostuvo Ibáñez a La Tercera PM, aclarando que la gestión de Santiago Wanderers está en manos de otras personas.

-¿Se deben respetar las reglas del fútbol y no dejar congelado el ascenso a primera a Wanderers?

-Yo soy de los que tratan de mirar hacia adelante y no quedarse entrampado.

A su parecer "lo que ha pasado en Chile estas últimas semanas ha afectado a todo el devenir de la nación. No podemos calificar los efectos como injustos o justos. Es una realidad a la cual hay que hacerle frente y poner todas las energías en que de esto salgamos todos fortalecidos".

Mañana al mediodía se reunirá el directorio de Wanderers para delinear su estrategia a seguir a fin de revertir la decisión que posterga un año más su permanencia en la Segunda División del fútbol chileno. El equipo terminó primero en la tabla con 46 puntos y con un rendimiento del 56%. El club tenía la primera opción para ascender a la categoría de honor y su goleador es el argentino nacionalizado chileno, Gustavo Lanaro.

Sus redes en el fútbol

Tras ajustar a comienzos de año el control de Santiago Wanderers, Ibáñez quedó fuera del control directo del club. Hoy su administración está en manos del directorio de SEI, el cual es integrado por Jorge Méndez, José Miguel Sanhueza y Edmundo González. Este último es tesorero de Drake Group, family office de la familia de Nicolás Ibáñez. Mientras que el primero está casado con Soledad Alcalde, hija de Anita Domínguez, esposa del empresario.

En tanto, José Miguel Sanhueza es abogado y socio de Alberto Eguiguren –un estrecho colaborador de Ibáñez– en Relegal, estudio en el cual ambos comparten.

La operación involucró un desembolso de $4.110 millones en total y permitió a SEI la suscripción de 77.036.700 acciones, quedando ahora un saldo sin suscribir de 20.426.535 títulos de la sociedad. El proceso permitió saldar la millonaria deuda que mantenía el club con la fundación que ascendía a $3.000 millones.

Comenta