Ocho diputadas a Nueva York: El viaje que prolonga el suspenso por el control de la Cámara

Camara de Diputados 02 Enero

Hay un acuerdo al filo del margen de los votos para permitirle al DC Gabriel Silber presidir la Cámara y a la oposición presidir las comisiones, pero no se va a concretar el martes 12 porque 8 diputadas opositoras viajan a ONU Mujeres entre el 10 y el 15 de marzo. Posponer todo para el 19 ya despierta temores en la Falange por el riesgo de nuevos conflictos.




Del domingo 10 al viernes 15 de marzo. Esas son las fechas de ida y regreso del viaje de una delegación transversal de diputadas a  visitar la sede de ONU Mujeres -la misma entidad de Naciones Unidas que lideró la expresidenta Michelle Bachelet- en Nueva York. Una visita que ha sido catalogada en el Congreso como importante y a la que han sido invitadas nombres de la oposición y el oficialismo, pero que tiene la muy mala fortuna de coincidir exactamente con el todavía tenso desenlace del "acuerdo administrativo", que le permitiría al DC Gabriel Silber ocupar la testera de la Cámara, y al resto de la ex Nueva Mayoría y el Frente Amplio hacer lo mismo con las presidencias de las comisiones.

O sea, hacer valer la hegemonía opositora (otra cosa es el uso que le han dado).

¿Cuál es el problema? Que si no fuera por el viaje, al que están convocadas al ocho diputadas opositoras, entre ellas dos del Frente Amplio, y dos del oficialismo (una UDI y una RN, Evópoli solo tiene hombres), el pacto para salvar el control de la Cámara debería hacerse carne el día martes 12 de marzo, como estaba planeado originalmente; pero con tantas parlamentarias fuera de Chile, no hay votos. Acuerdo en el que el mismo Silber estaba conversando con delegados del Frente Amplio, pero que luego quedó en manos del jefe de bancada de su partido, Matías Walker.

La antesala del acuerdo había sido trabajosa, y recién ayer Silber pudo sacar cuentas muy, muy ajustadas,  pero algo alegres, con la oferta frenteamplista de 16 votos. Eso, pese a que la vuelta de las vacaciones ha revivido las críticas entre ambos bloques y las manifestaciones de algunos de cierta distancia ideológica casi insalvable. Otros, incluso algunos decés, aseguran que pese a todo, pueden dialogar.

Como quiera que sea, para la DC ese principio de acuerdo mas valía asegurarlo ya y zanjar todo el 12. Pero esta mañana -tras reuniones de jefes de bancada- el humo blanco terminó diciendo otra cosa, y la fecha se fijó para el martes 19, una semana después. Una de las razones inconfesadas delante de los micrófonos, pero asumidas a nivel de comidillo esta mañana en la Cámara, fue que no habría habido caso con las opciones de (a) reducir la delegación de diputadas; (b) acortar el viaje (que despegaran el mismo 12 en la noche), o (c) sencillamente bajar la visita.

Las convocadas son: la presidenta Maya Fernández (PS); Emilia Nuyado (PS); Karol Cariola (PC); Carolina Marzán (PPD); Marcela Hernando (PR); Camila Rojas (Comunes); Francesca Muñoz (RN); Joanna Pérez (DC), María José Hoffmann (UDI). Los pasajes los paga la Cámara, aclararon allí.

¿Se les pidió bajarse del viaje para poder tener los votos en sala? ¿Se atrevió alguien a pedírselo a ellas, justo esta semana, bullante de feminismo? En el PS comentaban  esta mañana que sin duda habría sido una operación que habría requerido tacto y cautela. Otros, que al final no tuvo que hacerse. La única DC de la nómina, Pérez, explica a La Tercera PM que todavía  no se ha confirmado, pero que si se lo pidieran "tengo claras mis prioridades" y que cancelaría la visita con tal de dar su voto a Silber, su compañero de partido.

Ahora, con la fecha del 19, el temor, especialmente en la falange, es que en estas condiciones cualquier dilación -en política, a veces, una semana es una vida y media- los expone a nuevos conflictos y quizás hasta ponga en riesgo el pacto. Dilatar la votación de la testera podría significar que en distintas votaciones y discusiones de proyectos de ley las diferencias, especialmente con el Frente Amplio, tensionen aún más los acuerdos de oposición.

Sin embargo, mantener la fecha inicial e intentar que alguna de las diputadas que viaja a Nueva York cancele su viaje también implica costos. Una de las visiones es que a la mesa de la Cámara, que aún preside Maya Fernández (PS), no le conviene porque los pasajes ya estarían comprados, por lo que "bajar" diputadas sería perderlos, con el consiguiente saldo negativo para una gestión que está terminando.

En la mesa hacen ver que acá también está el factor del natural nerviosismo que tiene la DC.

Para el Frente Amplio el asunto es de doble filo. Por un lado, aplazar la votación les da más tiempo para negociar con el resto de la centroizquierda. Pero también se percibe que darle más tiempo a este asunto también alargará la discusión interna en el bloque, sobre todo considerando que ya se le dio licencia a cuatro de sus diputados no solo para no votar por Silber, sino que además para despotricar por los diarios contra la DC.

En la bancada DC hubo diputados como Raúl Soto, para quien "lo ideal sería respetar la fecha del día 12. Es necesario definir el acuerdo administrativo, el escenario ha mejorado bastante para que al menos el resto de la oposición lo respalde. No se justifica un aplazamiento más allá del 12". Y que "si retrasamos al 19 la fecha de la votación, eso retrasará también una semana más la elección de las presidencias de las comisiones; eso va a traer complejidades en la tramitación de ciertas reformas".

Ahora, dice "pero si la decisión de todos los partidos es votar el 19, la vamos a respetar, siempre y cuando bajo la condición de que el 19 se va a ratificar le acuerdo".

Pero ante la disyuntiva de si no habría sido mejor bajar el viaje de las diputadas, el parlamentario muestra aprecio por su integridad: "No me voy a referir respecto al viaje de las colegas, eso sería de muy mal gusto y están en su derecho a participar en esta instancia. La crítica no va hacia ellas, sino hacia nosotros: debimos haber previsto esto con mayor antelación no tener que estar cambiando las fechas ahora".

Diputada Maya Fernández: "La ciudadanía espera de nosotros que siendo mayoría tengamos una mesa"

Desde el entorno de la legisladora explicaron a La Tercera que la diputada PS Maya Fernández presentará su renuncia el próximo 12 de marzo. "En lo personal, claramente voy a cumplir, y por tanto soy parte de ese acuerdo y la renuncia se va a realizar posterior. Ustedes saben que está el encuentro de ONU mujeres, que se hace una vez al año, y era importante que yo fuera en calidad de presidenta mujer a ese encuentro", explicó.

La decisión de dejar el cargo luego de su regreso fue conversada previamente con el legislador Gabriel Silber, aseguró la legisladora.

"No hay fecha establecida. Una vez que uno renuncia, tienen que pasar 45 horas de lo que establece el reglamento para que se pueda aceptar la renuncia de la mesa y ahí la siguiente sesión recién se puede votar la composición de la nueva mesa", agregó.

Consultada por la incertidumbre frente a la decisión del Frente Amplio sobre si mantendrá el acuerdo, Fernández sostuvo que "las fuerzas progresistas somos mayoría en la Cámara de Diputados, y por tanto, nosotros tenemos que ejercer esa mayoría. Siempre conversar, siempre debatir y lo que espera la ciudadanía de nosotros es que siendo mayoría tengamos una mesa".

Comenta