Roberto Moris, experto en urbanismo UC y la reconstrucción que se viene: "Esto es más complejo que un terremoto"

moris

"Las mismas personas que están siendo dañadas por el modelo, terminan impactadas por la crisis. Aquí se nos viene un rediseño de la ciudad, que se ha venido dilatando desde hace mucho tiempo", advierte el arquitecto y Master en Diseño de Ciudades y Ciencias Sociales,




Van 18 días desde que comenzaron los mayores disturbios en la capital. Edificios, estaciones de Metro, semáforos, monumentos han sido parte de los daños que deberán ser restaurados. Al respecto, el arquitecto Roberto Moris, académico de la Escuela de Arquitectura y del Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Universidad Católica, hace un balance de esta crisis desde el punto de vista urbanístico y proyecta lo que se podría realizar en la reconstrucción que ahora viene.

"Hay una necesidad de dimensionar lo que está pasando, y si bien todavía no se termina el proceso, creo que es necesario comenzar esa calibración, pero no solo los daños físicos, los que son evidentes, sino los otros daños, que son más complejos, las externalidades negativas, relacionadas con las horas perdidas de trabajo o el tiempo de traslado. A eso hay que sumar los daños emocionales y el impacto en las Pymes. Respecto de lo público, en principio son recursos que no tenían los municipios y que podrían haber sido ocupados en otras cosas, pero lo relevante es que en el fondo, hay impacto real en las personas", advierte  experto en planificación y gestión urbana.

-¿La manera de reconstruir, a su juicio, no es solamente arreglando lo que ya está destruido?

-Esto no es un terremoto, es mucho más complejo. Esto demuestra que tenemos una sociedad profundamente fracturada. Esto que pasó tiene cosas de desastre y hay que aprender de eso, pero hay que tener la sensibilidad de que esto no es sólo físico. Esto no es llegar y decir se cayeron tantas casas y vamos a poner la plata para que las construyan. La parte fácil es esa. Lo difícil es reconstruir las confianzas con la gente y para eso necesitamos estar cerca de ellos. Ya tenemos una estructura cercana, que son los municipios y a ellos hay que fortalecerlos en todo este proceso.

-¿Por qué las demandas terminaron en destrucción?

-Entiendo completamente la demanda de los ciudadanos respecto de la necesidad de mejores condiciones de vida, más equitativas y mayores oportunidades de desarrollo, pero ante esa demanda se terminará bajando el estándar por un tiempo. Las mismas personas que están siendo dañadas por el modelo, terminan también impactadas por la crisis.

- A la hora de los balances, ¿qué comuna puede ser la más perjudicada en términos de daños urbanos?

- Puente Alto debe ser de las comunas más dañadas, por su dependencia del transporte público y el déficit de equipamiento prexistente.  En todo Chile tenemos  déficit de oferta y de calidad, porque hoy las normas han ido homologando  los estándares de las obras, pero hay  una oferta y una cobertura que es más deficitaria. Santiago, por ejemplo, tiene un estándar mayor por ser la comuna histórica central y segundo porque es la que acoge la demanda metropolitana mayor, por lo que los equipamientos e infraestructura han sido de mejor calidad y también hay más.

-¿Qué plan se debería seguir para la recuperación?

-Cuando se decidió hacer la Línea 4 de Metro, por ejemplo, habían dos caminos: se mejoraba el estándar de las comunas y generabas empleo y educación para que la gente no se tuviera que mover mucho, o se construía un metro para conectarlos más rápido. Hacer el Metro fue una mirada súper pragmática y en ese momento resolvió el problema, pero eso pospuso el otro camino, con una mirada de más largo plazo. Sin embargo, esta misma línea de Metro es un ejemplo de las diferencias del modelo. Se construyó en subterráneo en el barrio alto y aéreo en la zona sur. Lo barato cuesta caro y el camino corto sale largo.

-¿Cuál sería el camino entonces?

-Después de un cataclismo de este tipo, en que la comunidad reclama de manera tan fuerte, nos tiene que obligar a tener una mirada de largo plazo. Espero que este problema no se empiece a resolver haciendo placitas. Si vamos a hacer infraestructura y equipamiento, hay que apuntar hacia la infraestructura social.  Aquí se nos viene un rediseño de la ciudad, el que se ha venido dilatando desde hace mucho tiempo. Además, hay que actuar rápidamente en el desarrollo de la infraestructura social que puede abordar varias demandas a la vez.

-¿A qué se refiere usted con esa infraestructura?

-Haciendo una caricatura, todas las comunas debieran tener un Club Providencia. No es sólo hacer infraestructura en la lógica de la demanda, sino por ejemplo, espacios deportivos con foco en salud integral, entendidos como espacios seguros y de encuentro de las comunidades.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.