¿Tiene Lavín unos nuevos “samurai”? Quiénes están en el núcleo de su definición presidencial




Será la tercera campaña presidencial que encabece el actual alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín. Y en todas las anteriores tuvo amigos cercanos, colaboradores históricos y estrategas que lo rodearon.

Conocido fue el grupo de los “samurai” de su primera campaña presidencial, de 1999, cuando de forma inesperada estuvo a 31 mil votos de quitarle la elección al importante dirigente y exministro PS-PPD Ricardo Lagos Escobar.

En ese grupo, se contaban al jefe político Ernesto Silva Bafalluy, miembro de la UDI y fundador de la Universidad del Desarrollo; el entonces concejal UDI de Las Condes, Francisco de la Maza; el empresario Carlos Alberto Délano y el director de LyD Cristián Larroulet.

Desde ese año a la fecha, el círculo ha ido cambiando. Si bien el alcalde conserva su amistad con Larroulet -hoy jefe de asesores del segundo Piso- y con “Choclo” Délano -condenado a través de un juicio abreviado como uno de los dueños de Penta por delitos tributarios y enriquecimiento ilícito- hoy los rostros son otros. De la Maza es el único sobreviviente.

Tras su anuncio de que no irá a la reelección, en el entorno de Lavín afirman que ahora el objetivo es ir “quemando” etapas. La primera, explicar las razones de su decisión y su proyecto político. De hecho, ayer delineó, en entrevista con Mega, sus primeras definiciones marcando dos ejes: que aspira a un gobierno de “unidad nacional” -aunque sin incorporar en su coalición al Partido Republicano liderado por José Antonio Kast-, y que tendrá un fuerte énfasis en la integración social.

Una segunda etapa, según las mismas fuentes, será un despliegue para apoyar a los candidatos al proceso constituyente y fijar algunos ejes en contenido que debería tener la nueva Carta Magna, sobre todo, poniendo énfasis en integración social y “revolución” de los gobiernos locales. Es en el marco de esto que espera lanzar formalmente dentro de los próximos días un equipo enfocado en los contenidos, el cual estará integrado por Cristián Varela y otras figuras.

Más adelante, dicen las mismas fuentes, la idea es ir sumando a más gente a la campaña. Uno de los nombres que suena es el expresidente de Evópoli Jorge Saint-Jean, quien trabajó en la campaña de Lavín en el 99.

Como sea, en el entorno de Lavín transmiten que ahora utilizarán la experiencia de otras campañas y que por eso es relevante ir cumpliendo las etapas y no adelantar los tiempos. Por lo mismo, la idea es anunciar a un jefe de campaña y un equipo después de las elecciones de abril.

Müller, Silva y De la Maza: El círculo político

Para la UDI y quienes siguen de cerca los pasos de Lavín, no son un misterio los nombres que conforman su círculo de confianza -no les gusta que se hable de que son un “equipo”- en términos políticos. Se reúnen una a dos veces por semana para analizar las estrategias políticas y comunicacionales e ir viendo la agenda de Lavín y en qué temas involucrarse. Estos encuentros, dicen en el entorno del alcalde, podrían aumentar luego de que decidiera lanzar oficialmente su candidatura presidencial.

Emulando al ’99, pero una generación más joven, uno de quienes conforman este grupo es el expresidente UDI Ernesto Silva Méndez (45), Vicerrector de Posgrado, Educación Continua y Extensión de la UDD. Hijo de Ernesto Silva Bafalluy, quien murió en 2011, fue el heredero político natural de su padre. Para el lanzamiento de su campaña a diputado, en 2009, acudieron todos quienes fueron conocidos como “samurai” de Lavín, e incluso él mismo realizó un discurso de respaldo a su candidatura en una actividad en CasaPiedra. Tres años antes, Silva había sido nombrado por Lavín como coordinador de un think tank que planeaba formar llamado Vanguardia con miras, justamente, a 2009, la segunda vez en que intentó llegar a La Moneda.

Hoy, Silva es uno de sus principales consejeros políticos, un vínculo clave con la UDI y no pocos apuestan a que a través de su nueva Fundación Aire Nuevo dirija el trabajo programático de la candidatura del alcalde de Las Condes, para la cual ya está reclutando gente.

El abogado de la UC y analista Gonzalo Müller Osorio es el segundo que conforma parte de este pequeño grupo. Director del Centro de Políticas Públicas de la UDD -el que fue fundado, entre otros, por Lavín-, está casado con la secretaria general de la UDI, María José Hoffmann, es el único de los tres que hasta hace poco siguió el ritmo diario del alcalde. Ello, pues hasta el 31 de diciembre de 2020 mantuvo un contrato a honorarios con la Municipalidad de Las Condes “en el desarrollo de estrategias sobre políticas públicas comunales, en el contexto de la nueva agenda social y política”, según se lee en Transaparencia. Al conocer de la opción de Lavín por la presidencial, determinó salir de ese cargo en el cual se desempeñaba como asesor estratégico, desde donde realizaba vinculaciones público-privadas para distintas iniciativas del municipio, como el Teatro Las Condes.

Con Lavín comenzaron a forjar una relación entre 1995 y 1996, cuando Müller era socio del entonces diputado UDI Darío Paya en la empresa Benchmark, y comenzaron a monitorear su reelección. De hecho, Paya los presentó en un encuentro que tuvo lugar en 1995 en el Tavelli de Las Condes. En ese entonces, Müller se encontraba cursando su último año de derecho y le tocó acompañar al ahora presidenciable en esa disputa electoral. Junto a Paya se transformaron, luego, en los principales proveedores de encuestas y tracking diarios de la campaña a La Moneda del 99. Ambos tenían un contacto diario y constante con Silva Bafalluy y el propio Lavín, con quien grababan los mensajes que él mandaba por teléfono en esa campaña.

Müller -dicen quienes conocen esta interna- ve sobre todo estrategia política tanto a nivel comunal como nacional, da su mirada sobre la conveniencia o no de meterse en ciertas agendas, de qué forma hacerlo y en qué oportunidad. En la UDI apuestan a que seguirá en un rol más bien de trastienda, aún cuando suele acudir a matinales y paneles de programas de radio y TV, donde en la práctica podría ejercer como vocero de Lavín.

Francisco de la Maza Chadwick (63) es el único de los tres que se mantiene desde el grupo de los “samurai”. La cercanía con Lavín la forjó en la misma municipalidad de Las Condes. Ambos se conocieron en 1992, primer periodo de Lavín como edil de esa comuna, mientras que De La Maza era concejal por la UDI.Desde ahí en adelante estrecharon lazos. Incluso, De La Maza fue jefe de campaña en sus candidaturas de 1999 y 2005 y fue su sucesor en el municipio, donde fue alcalde entre 2000 y 2016, año en que le pasó la posta a Lavín, quien volvió a ocupar ese sillón. Ahora sigue siendo uno de sus consejeros más estrechos, aunque este año ha sido desde lejos, pues durante toda la pandemia éste estuvo en Panguipulli.

De La Maza, incluso, es una de las cartas que maneja la UDI como alternativa para inscribir como candidato en Las Condes, aunque el presidenciable está impulsando el nombre de una mujer para ese cupo, sin embargo, aún no hay acuerdo con el resto de los partidos de Chile Vamos por lo que esperan, dicen en el oficialismo, resolver el tema con una encuesta rápida.

Los técnico-operativos

Estela Lavín, Cristián Varela y Pilar Garnham.

En esta capa aparecen nombres más nuevos y mujeres. La primera, la hija mayor del alcalde, María Estela Lavín León (42). Ingeniera civil industrial con un magíster en Políticas Públicas de la UDD, es hoy subdirectora del Centro de Políticas Públicas de esa universidad, el mismo que dirige Müller. Quienes conocen el círculo que rodea al alcalde de Las Condes aseguran que ella es la más cercana de sus siete hijos. Ya tuvo un rol en la administración financiera de su campaña presidencial de 2005 y hoy, como una de las fundadoras de la encuesta Panel Ciudadano UDD, tiene algo que su papá valora mucho: información precisa y actualizada sobre la opinión pública.

Desde la UDI aseveran que el círculo familiar, partiendo por su esposa María Estela León, no estaban del todo convencidos de que comenzara una tercera candidatura presidencial. Estela Lavín, afirman las mismas fuentes, habría sido de las más jugadas del clan.

El segundo nombre que forma parte de este grupo más operativo es la jefa de gabinete, Pilar Garnham, quien -según Transparencia del municipio de Las Condes- es encargada de “gestionar las audiencias y los temas de interés asignados por el alcalde”. Abogada de la UC, durante el primer gobierno de Piñera fue parte del Ministerio del Interior, luego trabajó en Economía y en septiembre de 2017 llegó al gabinete de la alcaldía, tras la salida de Guillermo Ramírez, que en 2016 asumió como diputado.

Garnham es, dicen los cercanos a Lavín, los ojos y brazos del alcalde. En redes sociales es común verla comunicarse con quienes se comunican con el municipio para denunciar algún problema en la comuna. También maneja con discreción la agenda del alcalde, hasta ahora plagada de encuentros reservados para explicar su proyecto político.

Por último, quien formará parte de este círculo es el exgerente de la COP 25, Cristián Varela Eluchans (39). Reclutado por Lavín hace un par de semanas, el pasado 31 de diciembre dejó su cargo en Economía como jefe de la mesa público-privada por Covid-19, en la que coordinaba la relación con los principales gremios empresariales y comerciales en medio de la forzosa pausa de la pandemia. Varela, ingeniero civil, aterrizó por estos días en la Fundación Aire Nuevo, y se espera que tome un rol operativo y programático en la campaña del ahora presidenciable.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.