Una piedra en el zapato: el inesperado problema que Bolivia se ha vuelto para la Roja

Eduardo Vargas intenta ganar un duelo aéreo en el partido entre Chile y Bolivia.

Eduardo Vargas intenta ganar un duelo aéreo en el partido entre Chile y Bolivia. (Foto: Agenciauno)

Aunque en teoría el combinado altiplánico aparece como un adversario que no debería complicar a la Selección, en la práctica se ha transformado en un adversario que lo complica. Desde septiembre de 2016 que la Roja no puede ganarle un partido oficial.




Bolivia es una de las selecciones más débiles de Sudamérica. Lo viene siendo en las últimas eliminatorias y en cualquier torneo que se dispute en esta parte del mundo. Sin embargo, para Chile se ha transformado en un permanente dolor de cabeza. Basta remontarse a un par de días, a lo que aconteció en San Carlos de Apoquindo, por las Eliminatorias, para encontrar el antecedente más cercano de las dificultad que representan los altiplánicos para la Roja. El equipo de Martín Lasarte tiene una chance imperdible para tomarse la revancha, aunque lo previsible es que, incluso frente a un rival debilitado por las ausencias, se encuentre con un escenario similar al que halló en Las Condes. Y que otra vez tendrá que batallar y batallar.

La última vez que Chile le ganó a Bolivia en un partido oficial fue hace casi cinco años: el 6 de septiembre de 2016, por las Eliminatorias para el Mundial de Rusia. En ese mismo proceso comenzaron las desilusiones. En el cierre de esa instancia, en La Paz, La Verde superó a la escuadra de Juan Antonio Pizzi y comenzó a definir su marginación de la cita planetaria. Y, ya está dicho, el 8 de junio, volvió a ser la piedra en el zapato: le igualó 1-1 como visitante, en un resultado que puede resultar clave para las aspiraciones de llegar al Mundial de Qatar.

Waldo Ponce apunta a un enfoque que puede resultar peligroso a la hora de medirse con los bolivianos. “No sé si la palabra es mirarlo en menos, pero se dan como puntos seguros. Y nunca ha sido fácil ganarles. Ni allá ni acá. No creo que sean los futbolistas, sino que es más de la gente. Yo siempre los respeté. Con Bielsa ningún rival era mayor o peor que otro, tampoco. Ojalá que esta vez sea un triunfo que le sirva a la Selección para quedar bien ubicada en el grupo”, sostiene el exdefensor.

En la revisión, el ex central de Universidad de Chile detecta que Bolivia encontró la manera de complicar a la Roja y que todo indica que se mantendrá aferrado a ella. “Ellos encontraron una fórmula para jugarle a Chile. Cuando se meten atrás es difícil entrarles. Venezuela nos juega también así y también nos ha costado. La mayoría de los equipos le propone a Chile. Por eso cuesta. En el partido del otro día, en todo caso, nos creamos la mayor cantidad de ocasiones”, considera. De cualquier forma, enfatiza que es poco lo que se le puede reprochar a la escuadra nacional. “No se puede decir que no se hicieron bien las cosas. Se hizo todo lo posible. La gente que ha jugado sabe que son cosas inexplicables. Ese día se hizo todo lo posible”, remata.

Don Dato, peor arranque
El lamento de Guillermo Maripán en San Carlos. (Foto: Agenciauno)

La receta

Mario Soto, también ex seleccionado nacional, aboga por soluciones concretas. “Uno se acuerda de que antes era un rival no sé si fácil, pero de puntos relativamente seguros. Ahora, se supone que en el uno contra uno Chile es más. Individualmente estamos en un nivel superior. Sin embargo, aún así, Bolivia nos complica más que varios. Yo apostaría por proyectar jugadas específicas, por generar los espacios en movimiento. Eso nos ha costado siempre. El problema es que no existe esa exigencia. Dependemos mucho de la individualidad. Hay que buscar fórmulas más trabajadas”, sentencia el ex defensor de Cobreloa y de la Roja.

De cara al choque de este viernes, la propuesta de Soto es clara. “Chile tiene que apurar arriba. Ganar por desgaste. Un primer gol hace que las cosas cambien también. Entonces, hay que provocar, generar la mayor cantidad de ocasiones. Por eso digo que es una cosa de intención. La historia también vale. Hay que hacerla pesar, apurar. Jugar la pelota hacia atrás no tiene valor. En el fútbol actual, incluso, está ganando el que tiene menos posesión”, analiza.

Las motivaciones sicológicas, dice Soto, hay que aprovecharlas. “Si hay confianza, porque es natural sentirla en un escenario de superioridad, hay que transformarla en algo útil. Entonces, voy, apuro, provoco el error. Ese cambio se está produciendo en el fútbol mundial. Los equipos ingleses ganan porque apuran, porque presionan arriba. Eso tiene que hacer Chile contra Bolivia. Yo fui defensa y si me presionaban me complicaban la existencia”, expresa.

La contundencia es clave

Sandrino Castec se movía justamente en el sector en que hoy pena un especialista que le dé garantías a la Selección: en el centro del área. Desde la experiencia, el ex delantero de Universidad de Chile y de la Roja, prefiere no dramatizar. “Lo principal está. Chile, a pesar de que es el segundo partido de Lasarte, ha mostrado intención. Es un equipo que se hace respetar. Argentina nos respetó. Pensando específicamente en el partido frente a Bolivia, Chile puede pensar en mayor desahogo. Jugaría con dos centrales y les daría mayores libertades a los laterales. La idea es jugar el mayor tiempo posible en campo de ellos”, propone.

De la dificultad que ha representado Bolivia en los últimos encuentros para la Selección también tiene una opinión clara. “Bolivia se ha hecho complicado para Chile, lo mismo que nosotros para Argentina. Chile tiene la presión de ser favorito, ya sabe que se enfrentará a un rival que lo esperará atrás y, sin embargo, tiene que ser capaz de manejarla y de responder a ella”, remarca.

El Bombardero Azul pone sus fichas en Ben Brereton, la variante que medita Lasarte para buscar la contundencia que necesita. “Brereton tiene aptitudes. No lo hará mal. Es la opción de centrodelantero que no tenemos o que venimos buscando hace tiempo. Es clave para un partido como éste. Palacios no viene bien. Yo confío plenamente en que lo hará de buena forma”, concluye.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.