Xu Bu, embajador de China en Chile: “Llamarnos como la diplomacia del lobo guerrero solo por aclarar la verdad, no es apropiado"

Imagen BU XU EMBAJADOR CHINO 691

El representante diplomático chino lleva ya varias semanas en cuarentena, aunque algunos días se dirige presencialmente hasta la sede de su país en Santiago. En un conversatorio organizado hoy por la Universidad Católica, Xu destacó la importancia de que los países trabajen unidos en tiempos de crisis y rechazó las críticas que han recibido de parte de Donald Trump y de otros representantes de su gobierno. “Estados Unidos va por todas partes propagando noticias falsas sobre China y haciendo calumnias que pueden deteriorar el sano desarrollo de las relaciones”, sostuvo.




El pasado 3 de mayo el New York Times publicó un artículo donde señalaban que, incluso antes de la expansión del coronavirus en el mundo, China ya estaba mostrando un nuevo enfoque, uno feroz -insistían- para abordar su diplomacia. En ese artículo, el prestigioso diario estadounidense decía que ese estilo “agresivo" era llamado “lobo guerrero” en relación a dos películas chinas ultrapatrióticas donde justamente se presentan conflictos con grupos liderados por Estados Unidos. A través de esa analogía, el NYT buscaba explicar una nueva forma de comunicación de diplomáticos chinos, quienes, alentados por el presidente Xi Jinping y el Partido Comunista, demostraban su lealtad con mensajes desafiantes nacionalistas e incluso, muchas veces, amenazantes.

Pero para quienes construyen esa diplomacia, la definición de lobo guerrero no se acerca a la realidad. Esta mañana, el Centro de Estudios Internacionales de la Universidad Católica realizó un conversatorio -encabezado por su director Jorge Sahd- para abordar el comportamiento chino frente a la pandemia del Covid-19. Su gran expositor fue el embajador chino en Chile, Xu Bu, quien en cerca de 90 minutos se refirió a distintas temáticas sobre multilateralismo y el conflicto que mantienen actualmente con Estados Unidos por el origen del virus que ya lleva miles de muertos en el mundo.

Uno de estos puntos fue justamente esta nueva definición que se le ha dado a la diplomacia china. “Los núcleos de la cultura tradicional china es la armonía, la moderación y no hacer a los demás lo que no quieres que te hagan a ti. Todo el mundo ha escuchado el concepto del yin y el yang, que significa que hay que ver todos los aspectos de las cosas y no ir al extremo. La cultura de China no es expansiva, los chinos no somos agresivos y eso lo sabe cualquier persona que conoce la historia”.

Lo que siempre hemos buscado, agregó Xu, es “desarrollar las relaciones con otros países en base al respeto mutuo y con una coexistencia pacífica. Nunca ha cambiado la política exterior de independencia, de autonomía y de paz, por la que siempre abocamos. Esta repentina pandemia nos ha permitido conocer la alta estrechez entre todos los países del mundo a un nivel que antes no pudimos ver. (...) China está en contra de la intervención en asuntos de otros países, estamos en contra de las luchas de ideología y de la mentalidad de guerra fría. Pero frente a algunas fuerzas antichinas que desenfrenadamente inventan mentiras, nosotros debemos levantarnos para explicar y aclarar la verdad para asegurar un correcto entendimiento. Llamar a las actuaciones de aclarar la verdad como la diplomacia del lobo guerrero no es apropiado. En personeros como Mike Pompeo (secretario de Estado de EE.UU.) que han demonizado a China a este nivel, ¿acaso debemos mantenernos silenciosos?”.

Dos días después del artículo del NYT, Xu publicó una columna en La Tercera PM titulada “Pompeo, el mentiroso”. En ella, el embajador señala que “cuando el país enfrenta una crisis grave, como Secretario de Estado, Pompeo debería presentar informes científicos y racionales al Presidente ayudándole a emitir juicios oportunos y precisos, y tomar medidas rápidas y enérgicas para afrontar y resolver la crisis de manera efectiva. Pero lamentablemente, Trump en sí mismo es un hombre de negocios que sólo se preocupa de las ganancias, y Pompeo ha jugado el papel como cómplice que le ha quitado la consciencia”.

Además, agrega: “El hecho de que China haya logrado controlar la epidemia se debe a los esfuerzos incansables realizados por el gobierno chino y los enormes sacrificios hechos por el pueblo chino. Desde que asumió el cargo, Pompeo ha mentido por todas partes y es de reputación infame. Ahora ha cambiado sus vicios y ha perdido su razón. Los líderes estadounidenses deberían concentrarse en la toma de medidas efectivas para prevenir y controlar la epidemia dentro de su propio territorio, y no dedicar su energía a acusar a China y engañar al público. Estoy convencido de que mentir no hace a EE.UU. grande, por el contrario, lo degenera”.

Desencuentros con EEUU

La conversación con Xu mediante Zoom tuvo a más de 250 personas pendientes, entre ellos el senador José Miguel Insulza, Soledad Alvear, el diputado Issa Kort y el actual embajador de Chile en Italia, Sergio Romero, entre otros expertos en política internacional.

Ahí, en los exactos una hora y 30 minutos, el diplomático fue consultado por las acusaciones del gobierno de Donald Trump que han asegurado que China oculta información y que este nuevo coronavirus habría salido desde laboratorios de Wuhan.

Ante eso, Xu no se demora en sostener que las supuestas críticas del mundo exterior, tal como lo señalaba en su columna, en realidad son acusaciones “irreales” de algunos personeros políticos de la Casa Blanca, pero que son “mentiras inventadas por Donald Trump y Mike Pompeo para ocultar los fallos y errores de sus políticas. El día 27 de diciembre de 2019, se reportaron los primeros casos en un hospital de Wuhan, solo cuatro días después llegaron investigadores para ver en terreno lo que estaba sucediendo. El 3 de enero se comunicó a la OMS y a otros países”. Lo que ocurre, dice el embajador, es que en todo este tiempo Trump “ha dicho que esto es como un resfriado y que todo va a salir bien. La teoría de que el nuevo coronavirus proviene de laboratorios son completamente mentiras, así lo ha dicho la OMS que ha declarado claramente que el virus proviene de la naturaleza y ese es el consenso de los científicos". Así, agregó que “cada vez mas información de que el coronavirus puede provenir de EE.UU."

Pero este desencuentro no es algo nuevo en las relaciones recientes de ambos países. En marzo de 2018, Trump anunció que pondría aranceles de hasta 50 mil millones de dólares a los productos chinos argumentando robo de propiedad intelectual y prácticas desleales de parte de China. Esto los llevó a enfrentarse durante todo ese año en la Organización Mundial de Comercio pero finalmente la medida del presidente de Estados Unidos fue pospuesta. Al año siguiente, sin embargo, el conflicto volvió a estallar luego de que Google anunciara que dejaría de proporcionar actualizaciones de Android para los teléfonos de la marcha china Huawei.

Las políticas de Trump hacia China dentro de Estados Unidos han generado también mucha controversia, dice Xu. “Para la prensa estadounidense, Trump está llevando a una nueva guerra fría contra China, la cual va a llevar a Estados Unidos al desastre. Estados Unidos y China son dos países importantes y cualquier forma de desarmonía y de guerra fría puede deteriorar la paz, la estabilidad y el desarrollo del mundo. Lo que acá ocurre es que el Presidente Trump trabaja con el principio de que Estados Unidos está primero y eso significa que Estados Unidos no quiere ver a ningún país del mundo que los supere en el poder tecnológico, económico y comercial. Pero el desarrollo del mundo tiene su propio reglamento, no nos podemos sobreponer a los intereses de uno mismo por encima del interés de otros países”.

“Lo que deben realizar China y Estados Unidos son cooperaciones comerciales en lugar de guerras comerciales, cooperaciones tecnológicas en lugar de guerras tecnológicas, cooperación financiera en lugar de guerras financieras. Porque sea la guerra comercial tecnológica o financiera, no hay ninguna parte que vaya a ganar, por el contrario, traerá desastre en todo el mundo”.

La oportunidad de la pandemia

“¿Cómo será el mundo postpandemia? Eso es algo que todo el mundo está reflexionando”, dijo el diplomático que manifestó que lo que dicen muchas personas es que no se debiera volver a lo que había antes.

Para Xu, lo que debiera ocurrir es “mirar hacia adelante y no hacia atrás”.

“Yo creo que la pandemia puede producir dos tendencias políticas distintas. Primero que se propague la desconfianza y en nacionalismo en los países y por otra parte, que se trabaje conjuntamente, que se unan los países y a través de cooperaciones internacionales visionarias enfrentar conjuntamente los desafíos a nivel global para enfrentar las enfermedades y los riesgos que pueda traer el cambio climático”, dice.

Él asegura estar más optimista. Esta pandemia, señala, ha permitido ver con más claridad la estrecha relación que tienen los países. “Pertenecemos a una misma aldea global y la opción correcta es promover la construcción de la comunidad con un futuro compartido para la humanidad”.

Revisa toda la entrevista en este link.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.