Juan Pablo Prieto, vicerrector académico de la U. Central: “Estamos empeñados en la renovación completa de nuestros proyectos educativos”

Tras ocupar por primera vez un puesto dentro del Ranking QS 2023, el directivo asegura que la universidad mira de cerca los cambios laborales, gatillados por la pandemia, crisis social y económica: “Eso tiene que considerarse cuando uno piensa en la formación de los futuros profesionales”, enfatiza.




“Los rankings son una herramienta de doble filo para el sistema. Por un lado, dan información relativamente homogénea para todo el sistema, pero por otro hacen que algunas universidades funcionen en virtud de los rankings”, asegura Juan Pablo Prieto, vicerrector académico de la Universidad Central.

El directivo de la casa de estudios destaca el trabajo que han desarrollado desde 2015, año en que comenzaron una serie de procesos de mejora y que hoy, por primera vez, se tradujo en la incorporación de la U. Central en el World University Rankings 2023, elaborado por Quacquerelli Symonds (QS).

En esta entrevista, Prieto detalla los esfuerzos que ha desarrollado la universidad para mejorar sus procesos formativos y, además, detalla la relevancia de conocer de primera fuente los cambios laborales que, en el corto plazo, impactarán en la preparación de nuevos profesionales al interior de sus aulas.

Juan Pablo Prieto, vicerrector académico de la Universidad Central.

-¿Qué cambios realizó la universidad y que hoy se reflejan con su incorporación en el ranking QS?

Los rankings son una herramienta de doble filo para el sistema. Por un lado, dan información relativamente homogénea para todo el sistema, pero por otro hacen que algunas universidades funcionen en virtud de los rankings.

Estar en el ranking QS, que es un ranking bastante prestigioso, el ingreso a este ranking tiene mucho que ver con un trabajo sostenido, una estrategia que comenzó a partir del año 2015.

Esta estrategia estuvo acompañada por una importante gestión, con un cuerpo académico comprometido, de muy alto nivel, que llevó a entrar en varias cuestiones relevantes. Entre ellas, estar entre los indicadores de (empleabilidad) de nuestros egresados, pero también en la reputación académica que es una cuestión importante y tiene que ver en cómo influimos, cómo nos ve la sociedad en cuanto a aportar al país.

Nuestra estrategia fue sostenida, intensa, exigente y rigurosa, acompañada por una comunidad académica comprometida.

-¿Qué hubo en 2015: cambio de gestión o una reestructuración?

Esta es una mezcla de varias cosas. El cuerpo académico, por una parte, y de recursos humanos muy calificados. También hubo una reestructuración de la universidad en los puntos relevantes de su estrategia de desarrollo y, por cierto, una gestión de continuidad que ha permitido concluir una misión común.

Aparecer en este ranking es el resultado de un trabajo continuo de largo aliento, lo que nos ha permitido ingresar a este ranking.

-Uno de los indicadores del ranking mide empleabilidad. ¿Cómo se conectan con sus egresados?

Hay un feedback con varias actividades o tareas con los alumnos egresados. La más estructurada tiene que ver con la participación de egresados y empleadores en espacios colectivos de la universidad, en consejos asesores de las universidades y las escuelas. Y también mantenemos un registro y una cercanía con nuestros egresados, a través de la Unidad de Egresados, que nos permite conocer cómo le ha ido (a nuestros alumnos), y nos permite ir mejorando nuestros propios planes de estudios.

Es una cuestión permanente con la revisión y el ajuste de los planes de estudios, en virtud de lo que vamos recogiendo de la necesidad de la sociedad y de la experiencia de nuestros propios egresados.

Es bien dinámica la sociedad actual. Por eso estamos empeñados en la renovación completa de nuestros proyectos educativos, justamente para atender esta nueva realidad. Incluso post pandemia. Están cambiando cosas tan esenciales como los puestos de trabajo y eso tiene que considerarse cuando uno piensa en la formación de los futuros profesionales.

-¿Qué áreas de trabajo están potenciando como universidad?

La reputación académica tiene que ver con el trabajo académico de nuestros profesores y se expresa de varias maneras. La manera más clásica es la investigación y su aporte en la sociedad a través del conocimiento.

Pero también está las cosas entre pares: cómo se reconocen entre los propios académicos y cómo reconocen quiénes los referentes en sus disciplinas. Esta es una construcción colectiva acumulada, porque solo de esa manera se reconoce la reputación, no es una cuestión emergente que de un día a otro se alcanza.

Solo se alcanza con mucha acumulación de capacidades, interacciones con el entorno, reconocimiento en el sistema que permiten que alcancemos este estándar.

-Este ranking considera la opinión de empleadores y la reputación de académicos…

Eso habla de una buena mezcla. La reputación de los académicos se expresa en un proceso formativo mucho más sólido, que termina en que los empleadores reconozcan el trabajo en la formación de nuestros estudiantes. Es bien sinérgica la reputación académica con la reputación de los empleadores con nuestra institución.

-¿Qué ocurre con la internacionalización de la universidad?

Estamos trabajando en los procesos de internacionalización de nuestros procesos formativos.

Eso es un tema donde estamos empeñados, estamos con un proyecto financiado por el Ministerio de Educación para democratizar la internacionalización. Empezó justamente este año, 2022, probablemente no lo recoge el ranking.

Pero esperamos que con este gran proyecto movernos en lo que se denomina red internacional de profesores y red internacional de alumnos. En eso nos queda por avanzar.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Habitantes de la playa de Pingtan, el lugar más cercano de China a Taiwán, expresaron sus esperanzas de ver la unificación pero de manera pacífica, luego de que aumentaran las tensiones tras la visita de Nancy Pelosi a la isla.