Kinesiólogas USS validan test de balance para adultos mayores con Parkinson

Ilustración: Valentina Marmie, Laboratorio de Contenidos de La Tercera.

Tres profesionales del sur del país se conocieron estudiando un magíster en Kinesiología en Concepción. Ante su inquietud de que la población en Chile está envejeciendo y la enfermedad de Parkinson va en aumento, decidieron traducir una herramienta -sólo disponible en inglés- para conocer el estado del balance de las personas ante alguna condición neurológica. Ahora, cualquier profesional hispanohablante puede utilizar esta prueba validada internacionalmente. Esta es su historia.




El rol de un kinesiólogo, a grandes rasgos, es recuperar la movilidad de las personas afectadas por diversas lesiones, para que puedan volver a insertarse en su vida de la mejor forma posible. Las profesionales Carolina Bustamante, Yenifer Ojeda y Claudia Rueda, desde diferentes partes del sur de Chile, trabajan para poder ayudar a que más pacientes puedan rehabilitarse.

La población está envejeciendo, lo que trae consigo numerosos trastornos neurológicos, como: accidentes cerebrovasculares, esclerosis múltiple, enfermedad de Parkinson, pero también otros problemas que son los responsables de un aumento de las caídas, lo que se traduce en disminución de la funcionalidad y deterioro de la calidad de vida de las personas mayores.

Ancianos

Desde Temuco, Castro y Concepción, cada una detectó esta necesidad y decidieron volver a estudiar y especializarse, para lograr encontrar mejores herramientas en el manejo de sus pacientes. Así fue como coincidieron en el Magíster de Neurokinesiología que imparte la Universidad San Sebastián (USS), único en Chile para kinesiólogos en el área neurológica.

Se conocieron en el campus USS Tres Pascualas de Concepción, en 2017, mismo año en que comenzaron a buscar un proyecto para desarrollar durante su paso por la universidad. Buscaban una herramienta que ayudara a evaluar el balance en los adultos mayores y personas con condiciones neurológicas, tarea fundamental entre los kinesiólogos para poder predecir caídas y sus consecuencias.

El principal problema que enfrentaron al utilizar escalas y test que les permitan reconocer fácilmente el estado de sus pacientes radica en que una gran mayoría de los instrumentos disponibles no están en español, o si lo están, la traducción no es la más adecuada.

Desde Chiloé, Yenifer Ojeda, profesional del Hospital Regional de Chiloé, relata que lo más importante para el grupo era encontrar un test rápido y fácil de utilizar para todos los profesionales clínicos, y así ver cuál es la principal alteración de balance que tiene quien visita la consulta.

La herramienta elegida fue “MiniBESTest”, una de las escalas más recomendadas para detectar trastornos del equilibrio en personas con enfermedad de Parkinson, que tiene sólidas propiedades psicométricas. Fue creado en 2010 por la investigadora y fisioterapeuta norteamericana Fay Horak, quien se desempeña en instituciones como la Fundación Michael J. Fox para la Investigación del Parkinson. Hasta ese entonces estaba disponible sólo en su idioma original.

Claudia Martínez, kinesióloga USS y académica guía de esta investigación, indica que la relevancia del MiniBESTest es que entrega una guía para valorar el balance no solo en personas mayores, sino que también en personas que tienen alguna condición neurológica. Es decir, esta escala se puede aplicar en pacientes adultos mayores sanos, tanto en prevención, como también en personas que ya padecen problemas de balance.

Este test tiene varios ítems, lo que permite hacer es una intervención enfocada en mejorar el tratamiento que requiere cada individuo. “En términos simples, esta prueba entrega valiosa información, lo que permite que el kinesiólogo trabaje de mejor manera, tanto en planteamiento de objetivos como tratamiento”, dice Martínez.

Carolina Bustamante, la Dra. estadounidense Fay Horak y Claudia Martínez.

Adaptación al español de Chile

La traducción no fue sencilla. Si bien quien hable el idioma puede realizar una traducción y seguir los pasos, la profesora de la USS recalca que eso “no basta a la hora de trabajar seriamente con una escala”. Por lo mismo, las tres kinesiólogas partieron con la ayuda de diversos traductores nativos, quienes escribieron diversos documentos que usaron para crear una versión final.

La adaptación del test al español de Chile siguió con un proceso de adaptación transcultural, es decir, que las palabras utilizadas sean entendidas tanto por el o la kinesióloga/o como por el paciente que debe seguir las instrucciones, para luego obtener la validez de apariencia y contenido por parte de un comité de expertos en el área neurológica.

Otra de las misiones fue probarlo con pacientes reales. Así, las kinesiólogas trabajaron el test con 50 adultos mayores que viven con la enfermedad de Parkinson, en las ciudades de Concepción y Temuco. Este instrumento incluso fue revisado por su misma creadora: Fay Horak quien visitó Chile para realizar algunas actividades académicas, momento en que Claudia Martínez y Carolina Bustamante pudieron conversar con ella, logrando la retroalimentación esperada.

El trabajo académico está disponible desde 2020 tras ser publicado por el International Journal of Rehabilitation Research, y cualquier kinesiólogo del continente puede utilizarlo, ya sea para el uso clínico con pacientes o para realizar investigación.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.