Editorial

editorial

Sábado 18 de enero de 2020, edición 871




Inevitablemente en el verano uno quiere viajar, cambiar de escenario, de rutina, dejar cosas atrás, refrescar el cuerpo y la mente y conocer nuevos destinos. Las opciones son infinitas, y hoy el que sabe buscar con calma datos y ofertas, les garantizo lo hará por una fracción del que compra a último minuto. Así que la primera sugerencia es esa: planificar, porque una buena planificación no solo podrá afectar de buena manera el presupuesto, también evitar malos ratos, porque, créanme, no son los únicos que están pensando lo mismo, todo está con sobredemanda.

Hicimos una miniguía de datos prácticos, cosas que a veces son obvias, pero que muchos no consideran, y una de las más importantes es cuánta ropa echar a la maleta. ¿Cuántas veces hemos viajado y de vuelta nos encontramos con cosas que nunca usamos y que solo ocuparon espacio? Personalmente aún no he logrado llevar solo la maleta de mano, pero estoy trabajando en ello, y creo estar cada vez más cerca.

¿Y al momento de viajar qué prefieren? ¿Un hotel cinco estrellas donde adivinen los pensamientos, o una carpa con las estrellas como cielo? Así de amplias son las ofertas que uno puede encontrar, pero estoy convencido de que partir por Chile es la mejor opción, pues son miles los destinos por conocer y muchas zonas que cada año se suman a la oferta de turismo. Por algo tanto extranjero que aterriza en Santiago sigue en conexión inmediata al desierto o la Patagonia.

Por último, independiente del destino, nunca olviden que el paisaje sí sufre un impacto con cada visitante, así que asegúrense de retirar toda su basura, si ven una botella o algo tirado recójanlo, elijan productos que no impacten en el medioambiente, no prendan fuego, sean responsables y tendrán recuerdos que durarán años.

Comenta