Un ingeniero de Facebook renunció mientras Zuckerberg sigue defendiendo su inacción sobre Donald Trump

Timothy Aveni aseguró que el CEO de la compañía mintió, ya que había promedio que actuaría ante situaciones como la que llevó a cabo el presidente de Estados Unidos.


Un empleado de Facebook presentó su renuncia tras la decisión de Mark Zuckerberg de no tomar acciones sobre la publicación que realizó Donald Trump la semana pasada y que advertía sobre los disparos que implementarían sobre los saqueos que se llevan a cabo en Estados Unidos, en medio de las protestas generadas por la muerte de George Floyd.

Timothy Aveni, quien era un ingeniero de software para Facebook desde junio de 2019, explicó que no puede seguir siendo parte de la compañía.

"No puedo soportar la continua negativa de Facebook a actuar sobre los mensajes intolerantes del presidente destinados a radicalizar al público estadounidense. Tengo miedo por mi país y veo que mi compañía no hace nada para desafiar el status quo cada vez más peligroso”, explicó en Linkedin.

En tanto, en su perfil de Facebook, también reveló que: Mark siempre nos dijo que trazaría la línea ante el discurso que llama a la violencia. Nos mostró el viernes que esto era una mentira. Facebook seguirá moviendo los postes cada vez que Trump escala, encontrando excusas tras excusas para no actuar sobre retóricas cada vez más peligrosas”.

Aveni no es el único que se se ha manifestado, ya que un trabajador llamado Owen Anderson informó que este lunes dejó a la compañía.

Aunque su alejamiento de Facebook se había definido desde antes, estipuló que: “me alegra no tener que apoyar las políticas y los valores con los que estoy totalmente en desacuerdo”.

Ante ese escenario de molestia contra las decisiones corporativas de la compañía, este martes el New York Times publicó que Mark Zuckerberg volvió a defender su decisión a través de una videollamada con sus empleados.

No solo reiteró que su medida fue “bastante exhaustiva”, sino que también puntualizó que la “acción correcta” era mantener la publicación de Trump sin alteraciones a partir de las propias políticas de la compañía.

"Cuando tomamos esta decisión, sabíamos que iba a conducir a mucha gente molesta dentro de la empresa y las críticas de los medios que íbamos a recibir”, postuló frente a los trabajadores que siguen molestos con su postura que se diferencia completada de la adoptada por Twitter.

De hecho, líderes de derechos civiles aseguran que Zuckerberg sentó un “peligroso precedente” con su inacción.

Comenta