Aston Martin se echa a andar otra vez para dar vida al DB5 que condujo James Bond en los 60

Cada una de las 25 unidades tendrá un precio que bordeará los $ 2.315 millones.




En agosto del año pasado, Aston Martin comunicó que escudriñaría en sus viejos libros de diseño para ponerse manos a la obra y volver a fabricar como en los 60. ¿Hay algún motivo para regresar más de medio siglo? Para los británicos sí, puesto que fue en ese entonces cuando nació el recordado Aston Martin DB5 que apareció en Goldfinger, con Sean Connery encarnando al Agente 007. Ahora, la firma de Gaydon honra su palabra y muestra cómo fabrica las 25 unidades de este renacido, que tendrán valor unitario de 2,75 millones de libras ($ 2.315 millones). Mientras haya quien los pague, al cliente lo que quiera.

Los obreros ingleses construyen cada DB5 desde cero, sin tomar un molde. El proceso de cada uno de ellos tarda 4.500 horas, es decir, seis meses. La empresa explica que los hace a mano, utilizando técnicas de fabricación del periodo del 60 tanto como le sea posible. Ello, no obstante, no lo imposibilita de sumar técnicas de ingeniería actuales cuando realmente se requiere. No se trata de ser ortodoxo porque sí.

Para esta nueva empresa, Aston Martin ha solicitado la colaboración de Eon Productions, la compañía dueña de la saga de James Bond, de forma que los 25 autos sean réplicas exactas de los protagonistas también de las secuelas Thunderball, Golden Eye, El Mañana Nunca Muere, Casino Royale, Skyfall y Spectre. El realismo llega a tal punto que el DB5 ‘remasterizado’ incorpora un sistema de cortina de humo trasero accionado por el piloto, también puede botar aceite (no la propia que usa en motor y caja, por cierto), placa de patentes giratoria y ametrelladoras detrás de los faros principales. Estas últimas, por fortuna (o no) son falsas.

El Aston Martin DB5 2021 aloja dentro del capó de aluminio un motor con tres carburadores de seis cilindros en línea con 4.0 litros de tamaño. Rinde 290 caballos y 380 Nm de torque. Tracciona únicamente con el eje trasero y se gestiona con una caja manual de cinco marchas. La marca está instalando frenos de disco en las cuatro ruedas y una dirección de piñón y cremallera no asistida, así es que el DB5 va a acelerar y mover como uno de 1960.

Aunque los $ 2.315 millones que cuesta cada unidad del nuevo DB5 podrían parecer una exageración, sobre todo si se piensa que no tiene homologación de calle, también se ve poco al lado de los $ 5.114 que pagó un millonario en 2019 por una de las unidades originales del DB5. Así entonces se explica que Bentley -otra de las marcas ligadas al Agente 007- vaya a crear una partida de 12 unidades del Blower 4 1/2 litros... ¡de 1929!

Comenta