Chery Tiggo 3: el diseño y la eficiencia le dan buen promedio

El SUV de Chery da cuenta en su nueva generación de interesantes procesos evolutivos en diseño y comodidad, logrando conciliar un precio competitivo en un segmento de alta demanda.




Mira, mira, mira… ¡Un auto chino! Chile, año 2007. Hasta quienes no tenían cercanía con el tema automotriz se veían opinando sobre la llegada de los autos chinos al país. Y fueron asomando, entre dudas y expectativas. Entre mitos que preconizaban sendos apartados en equipamiento y un pago nunca visto en caja, hasta aprensiones del tipo “se van a desarmar a las dos cuadras…”. Y entre los pioneros, el Chery Tiggo.

Hoy, a 13 años de aquellos días, subirnos al Tiggo 3, descendiente de aquel familiar que cautivó a miles, habla de un revelador viaje en el tiempo.

Su postura exterior lo muestra moderno, con acertadas líneas y elementos que fueron aplaudidos en el Tiggo 4, como la parte trasera que incluso creo quedó mejor en este Tiggo 3. Adelante, la modernidad dice presente en la parrilla con audaces y afilados grupos ópticos, junto a líneas que Chery ha ido ensayando por la vía del talento de diseñadores de peso como James Hope o Kevin Rice.

Por eso, este nuevo Tiggo 3 se ve como se ve. Y adentro, la cosa también ha escalado. La unidad probada (GLS MT) nos ofrece un tapiz que mezcla cuero sintético y tela que no desentona, además de asientos muy confortables. Las asimetrías que no terminaron de convencer en el caso del Tiggo 4 acá están bastante corregidas. Tal vez los asientos posteriores agobien un poco a pasajeros de más de 1.80 m por lo cerca que verán el techo y las ventanas laterales, que por esa cosa del estilo y la escuela SUV, ceden terreno a la masa de las puertas (el auto así se siente más protegido). Para destacar la pantalla táctil de 9′' que deje enlazar al mundo de Apple CarPlay, mientras para Android está la opción vía Mirror Link.

» Un motor rendidor

Si está estacionado y se lo muestro a un amigo invitándolo a vivir la cabina, todo perfecto. Si le pasamos la llave para que lo maneje, ya hay que tener más recaudo. El motor bencinero de 1.5 litros y 114 Hp responde satisfactoriamente ante los requerimientos urbanos.

Pero si buscamos sus límites llegaremos a la conclusión de que le falta para mover con mayor presteza la estructura que pesa alrededor de 1.700 kilos. Una subida hacia lo alto en Lo Barnechea, con cuatro adultos, nos lo demostró. Queda buscar en la caja manual de cinco marchas y la tarea se saca, pero ahí nos topamos con otro detalle: la transmisión de la unidad testeada no es del todo sedosa, aunque siendo más fino y delicado, se evita la incipiente aspereza del recorrido de la palanca, pero esto no debe ser así. No pudimos subirnos a otra unidad como para constatar que era un detalle puntual del ejemplar que se nos facilitó.

Quienes toman distancia de respuestas muy vivaces y no son amigos de la velocidad, se sentirán plenos con este motor sin turbo. El consumo promedio cercano a los 12 litros me convence, ya que en carretera noté que una conducción relajada me puede dar hasta 18 km/l. Muy bien, sobre todo si pasamos revista entre sus competidores.

Chery Tiggo 3 GLS MT
Motor1.5 litros
Potencia114 Hp
Torque141 Nm
CajaMT 5 vel.
Largo4.298 mm
Maletero342 litros
Traccióndelantera
Precio$ 11.490.000

La frenada es muy eficaz, de lo contrario la orfandad de una patineta sin ruedas hubiese pasado a mejor vida. Y si bien este ítem convence, debe hacerse más sólido corrigiendo lo del doble airbag, estándar mínimo que exige la ley, pero que otros modelos del segmento lo superan, por lo menos en sus versiones más altas.

A favorEn contra
Audaces líneas de diseño exterior, tanto en el frontal, lateral, zaga y llantas. Equipamiento y tecnología por encima del segmento. Comodidad y estilo interior. Excelente frenada.Al motor le falta potencia al enfrentar pendientes empinadas o en un adelantamiento en carretera. En seguridad debería aspirar a algo más que al doble airbag de exigencia mínima.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.