Europa se suma a EE.UU. y anuncia fuertes aranceles a los autos eléctricos chinos

La Comisión Europea exigirá hasta un 38% de arancel a vehículos que llegan desde el gigante asiático.




Un duro golpe para la industria automotriz china. La Comisión Europea cerró las especulaciones y anunció una serie de aranceles a los vehículos producidos en el país asiático, lo que endurece la guerra comercial que tiene Occidente contra el gigante oriental que comenzó Estados Unidos cuando dijo que elevaría en 100% los impuestos.

El alza pone en duros aprietos a las marcas chinas, especialmente las que veían en la exportación de vehículos eléctricos al Viejo Mundo una gran opción para crecer. Ahora, de mantener el plan de comercializar en Europa, deberán pagar un costo más elevado, lo que haría subir los precios de los autos recargables y emparejar de cierta manera los valores que tienen los modelos eléctricos que se fabrican en Europa.

El motivo de la decisión del organismo de la Unión Europea que tiene su sede en Bruselas es que considera que Beijing ayuda a sus fabricantes con subsidios que no serían legales según la norma de la OMC. Y con eso, se distorsionan el mercado de autos eléctricos.

REUTERS/Annegret Hilse/File Photo

Para corregir ese problema, desde la UE señalaron que los aranceles serán distintos. Así, a SAIC se le exigirá un 38,1% de arancel, a BYD un 17,4%, a Geely un 20%, a otras empresas que cooperaron en la investigación europea sobre los aranceles chinos un 21% y a las que no cooperaron un 38,1%. Además, los nuevos gravámenes se sumarán al arancel comunitario vigente del 10%, por lo que el nuevo impuesto total más alto se acercará al 50%.

Sobre este tema, el comisario europeo de Comercio y vicepresidente del ejecutivo europeo, Valdis Dombrovskis, dijo en Bruselas que el objetivo “no es cerrar el mercado de la Unión Europea a los vehículos eléctricos chinos, sino garantizar que la competencia sea justa”.

La controvertida decisión es provisional y no entrará en vigencia hasta el 4 de julio, fecha en la que se podrán imponerse aranceles de forma retroactiva a los autos llegados a Europa desde este miércoles.

Pero la decisión de la Comisión Europea no logró consenso absoluto entre los 27 Estados miembro de la Unión Europea.

Por una parte, están los países que cuentan con fábricas donde se producen autos eléctricos de entrada, como España, Hungría y Eslovaquia, en el primer caso, a los que se suma Francia. En estos casos, los autos chinos eléctricos son vistos como competencia directa y no se complican con respuestas que lleguen desde Beijing, ya que no hacen autos de lujo que exporten a China.

Ronny Hartmann / AFP

En la otra vereda, el gobierno alemán es uno de los que se ha mostrado en desacuerdo, debido a que desde su territorio se exportan decenas de autos de lujo a China y se teme de represalias que tome China.

Respecto de la medida, la agencia AFP indicó que un portavoz de la Cancillería china dijo que los aranceles recién anunciados son “contrarios a los principios de la economía de mercado y a las normas del comercio internacional, socavan la cooperación económica y comercial y la estabilidad de la cadena mundial de producción y suministro de automóviles y, en última instancia, perjudicará los propios intereses de Europa”.

En el mismo sentido, CNN precisó que el Ministerio de Comercio de China acusó al bloque europeo de “crear y agravar tensiones comerciales” y dijo que la medida perjudicaría a los consumidores europeos. Prometió en un comunicado tomar “todas las medidas necesarias para defender con firmeza los derechos e intereses legítimos de las empresas chinas”.

Turquía también eleva aranceles

El tema de los aranceles que empujó Estados Unidos con el gobierno de Joe Biden y que ahora amplía la Unión Europea tuvo otro capítulo hace unos días, cuando Turquía también salió al paso proteccionista y aviso que implementaría aranceles nuevos.

REUTERS/Toby Melville/File Photo

Con la idea de protegerse de una llegada masiva de autos chinos, el Ministerio de Comercio turco anunció que las aduanas turcas aplicarán una tasa del 40% a todo vehículo producido en China que quiera ser vendido en el país. La tafina mínima es de 7.000 dólares por vehículo y la medida entrará en vigor el próximo 7 de julio, tal como se publicó en el Boletín Oficial del país.

“Se impondrá un arancel adicional a la importación de vehículos de pasajeros convencionales e híbridos de China para aumentar y proteger la proporción cada vez menor de la producción nacional”, se dijo desde el propio Ministro de Comercio.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.