Iveco destapó el camión S-Way TurboStar Special Edition, homenaje al recordado modelo ochentero

El camión de la marca italiana compitió también en las 24 Horas de Le Mans.




Este fin de semana en medio del Gran Premio de Italia del European Truck Racing Championship (el campeonato europeo de camiones), celebrado en Misano, Iveco introdujo el tracto S-Way TurboStar Special Edition como una manera de resaltar el legado del TurboStar original que comenzó a rodar como prototipo en 1982 y llegó al mercado dos años después, además de competir en el motorsport. “Este superventas de prestaciones inigualables fue el orgullo y la alegría no solo de la marca, sino también de todos aquellos que han tenido el placer de conducir la leyenda”, dice la firma italiana.

“Esta edición especial del Iveco S-Way rinde homenaje a un verdadero ícono del pasado, como es el TurboStar. Con su potente gama de motores que incluía un V8 de 420 caballos, el TurboStar fue el vehículo elegido por más de 50 mil clientes en la década de 1980. Dejó su huella en las carreteras de toda Europa y fue uno de los primeros camiones en competir en las 24 horas de Le Mans. Hemos creado la Special Edition para llevar a nuestros clientes esta rica herencia combinada con la inigualable capacidad de innovación de nuestra marca encarnada en el S-Way, y da testimonio del espíritu de equipo que siempre nos ha distinguido”, sostuvo Alessandro Massimino, jefe de Marketing y Producto.

El Iveco S-Way TurboStar Special Edition está equipado con el motor Cursor 13 litros de 570 caballos, un chasis completamente rediseñado y que está construido para ofrecer robustez y versatilidad; cuenta con una caja de cambios automatizada HI-TRONIX de 12 marchas, alerones superiores y laterales, faros full LED, sistemas de Evaluación del Estilo de Conducción y Apoyo a la Atención del Conductor, control de la presión de los neumáticos, climatizador y refrigerador.

El estilo ochentero se ha reinterpretado y modernizado, utilizando los colores bicolor rojo TurboStar y gris metálico. A lo largo de la cabina, los colores clásicos de Iveco de la época -amarillo, rojo y azul- se utilizaron con un efecto evocador, adaptados a la forma del S-Way.

Una serie de accesorios disponibles en la época del TurboStar han vuelto a la vida. Entre estos detalles se Incluyen barras cromadas en las partes traseras de la cabina y debajo de los bajos de la carrocería en el lateral, así como llantas y manillas de puertas cromadas. La rejilla de la ventanilla trasera, que se había diseñado específicamente para proporcionar más luz al interior del TurboStar, se ha recreado en la pared lateral de la cabina. La edición especial del Iveco S-Way presenta mejoras como efectos metálicos en la parrilla delantera y en los espejos retrovisores, una barra toro en los parachoques y otra en el techo con luces adicionales, combinando perfectamente la herencia del TurboStar y el S-Way.

La sensación vintage del TurboStar original reaparece también en el interior. Los asientos están tapizados en terciopelo, el mismo material utilizado en el TurboStar original; el rojo combina perfectamente con el pack de colores del exterior, mientras que los asientos están acabados con costuras en gris claro. Las inserciones en el tablero intentan evocar el recuerdo del logotipo original, que puede encontrarse bordado en los asientos, los cojines y la cama, y también se ve en el cromo satinado de la guantera.

En febrero pasado Iveco también había lanzado un pack decorativo, en aquella ocasión con motivo de los 75 años de la española Pegaso, a la que absorbió en 1990.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La agricultura vertical, permite asilar el frío, utilizar 70%-90% menos de agua y 95% menos de fertilizantes.