Scooters eléctricos: con la ciudad como escenario

Los scooters eléctricos se transformaron en una alternativa más que válida para movilizarse por Santiago. Aparte de las varias aplicaciones que ofrece el servicio con tarifas por minuto, ahora la tendencia ha ido evolucionando hacia la compra de uno propio. Aquí, tres opciones para subirse a la fiebre ecológica de las dos rueditas.




A inicios de este mes, la empresa de scooters eléctricos compartidos Lime reveló que llegó a los 2 millones de viajes apenas 15 meses después de entrar en Chile. Y por cierto, la firma californiana no es la única en operar en Santiago, ya que comparte el mercado con otras como Scoot, Bird, Grin o Movo.

A mediados del año pasado, la startup publicó un estudio aplicado a más de 500 de sus usuarios que arrojó interesantes datos, por ejemplo, que una de cada tres personas emplea un scooter en reemplazo de un vehículo -ya sea un auto propio o un taxi-, que el 70% lo hace para movilizarse entre el trabajo y la casa, y que el 47% lo utiliza a modo complementario para acercarse a una estación de metro o a un paradero de micro.

Varios de quienes en su minuto empezaron en estas aplicaciones, hoy piensan en comprar un scooter particular y la oferta se hace cada vez más variada, acorde con el tipo, la inclinación y la extensión de la ruta por la cual se transite. “Compré un Xiaomi M365 en noviembre pasado, principalmente porque me di cuenta que era más rápido que ir en transporte público, que en ese minuto también tenía dificultades por la contingencia. Ya he andado unos de 1.200 km”, cuenta William Martins, joven profesional brasileño quien recorre a diario 20 km entre su casa en Las Condes y su trabajo en el centro de Santiago, en trayectos de ida y vuelta. Cuenta que ha cambiado dos veces de cámara producto de pinchazos.

La opción más asequible en las dos rueditas. El modelo M365 de Xiaomi puede llevar a una persona que pese hasta 100 kilos. Con neumáticos de 10 pulgadas, su hábitat natural son los terrenos planos. Está disponible en Estado 49, Santiago, por un precio de $ 359.990.

La marca china es precisamente una de las más populares entre quienes se deciden por un scooter particular. El modelo M365 puede viajar a una velocidad máxima de 25 km/h y posee una autonomía sobre llano de 30 kilómetros. Su peso es de 12,5 kilos, mientras que el nivel de la batería puede monitorearse en el mismo manillar o mediante una app móvil.

Subiendo en los valores, está el scooter MAX G30P de Segway ($ 649.000 en segway.cl). Está pensado como un monopatín de más largo alcance y en la práctica puede rodar 65 km con una sola carga. Asimismo, sus ruedas de 10 pulgadas son tubulares y llevan una capa de gel para reducir el riesgo de pinchazos. Anda a 30 km/h, puede subir pendientes de hasta 20° y posee frenos regenerativo trasero y de tambor adelante. Su autonomía y modo de manejo se administran desde la app Segway-Nineboot.

Para viajes largos en la ciudad. La opción de Segway permite transitar hasta 65 km con una sola carga. Se puede conocer en Av. Padre Hurtado Norte 1090, comuna de Vitacura.

Por último, una opción más atrevida y para casi cualquier tipo de camino, es el Dual Off-Road (en phantomchile.cl). Este modelo con ruedas de 11″ brinda una autonomía de 70 km y alcanza una velocidad máxima de 85 km/h en condiciones ideales. Cuenta con frenos de disco hidráulicos de 160 mm de diámetro. Puede subir pendientes de hasta 55°, por lo que resulta ideal para movilizarse por el sector oriente de Santiago; es bimotor y puede configurarse para una tracción simple o doble.

Todoterreno. El Off-Road es un bimotor que permite sortear casi cualquier tipo de camino. Vale $ 1.199.990 y puede conocerse en la tienda Phantom del Mall Plaza Los Dominicos.

Así, armado de un buen casco, son pocas las excusas que quedan para no subirse a la moda de los monopatines ecológicos. MT

Comenta