Kia Cerato: Una mejor forma de hacer las cosas

Kia Cerato
Kia Cerato

Con la cuarta generación de su exitoso sedán, en Kia siguen subiendo la vara. Mejor estilo, más tecnología, mejor desempeño... Todos los detalles que alguna vez pudieron convertirse en un "contra" a la hora de la compra, hoy son los "pros" más llamativos de la firma coreana.


Mi primer auto fue un sedán, y aunque ahora manejo un hatchback, sigo sintiendo un amor especial por este tipo de vehículos, ya que para mí representan una combinación perfecta de funcionalidad y economía para la ciudad.

Un maletero donde puedo llevar muchas cosas, espacio para cinco y un tamaño que se adecua a mis interminables viajes urbanos.

Kia Cerato

Y casi como si se hubiesen infiltrado en mis pensamientos, en Kia lograron hacer que el nuevo Cerato fuese todo eso, pero además con un diseño que toma inspiración en la deportividad del Stinger, así que ahora el estilo crece exponencialmente.

No es que los modelos anteriores fueran poco agraciados, pasa que en esta cuarta generación se escuchó a las masas, y la mayoría de los detalles que alguna vez criticamos como rubro o como clientes, se convierten en fortalezas.

Kia Cerato

 

Más de alguna vez pudieron leer en estas páginas acerca de las pequeñísimas pantallas que ofrecía Kia en un mercado en que lo táctil ya es ley.

Pues bien, al abrir la puerta de este Kia Cerato me recibió un generoso display flotante de 8″ que, en cuestión de segundos, se acopló al bluetooth de mi teléfono para seguir escuchando música en Spotify con la misma fidelidad de mis audífonos.

Kia Cerato

Si bien la limpieza de botones del habitáculo ya la hemos visto en otras marcas, en Kia hicieron un trabajo especialmente cuidado, dejando el protagonismo absoluto a la pantalla y al volante multifunción, enfocándose en que el conductor mantenga la vista al frente.

Un detalle aquí es que los pilares A del Kia Cerato están, a mi gusto, demasiado inclinados, lo que a veces puede restar visibilidad al girar en una esquina, pero claro, para ser bella hay que ver estrellas, y se nota en los materiales utilizados, más suaves y de calidad, en la insonorización del habitáculo e incluso al cerrar la puerta, con ese sonido seco y pesado, el mismo de los autos de más alta gama, y que da la seguridad de un vehículo fabricado con los más altos estándares.

Kia Cerato

En la habitabilidad, los 80 mm adicionales (4.640 mm) de largo respecto de la generación anterior se notan bastante. Hay más espacio en las plazas traseras, y el maletero -de 434 litros- se siente gigantesco, y se agradece cuando hay que hacer la compra del mes en el supermercado.

 

Herencia mejorada

Si bien el Kia Cerato cambió por dentro y por fuera, su motor es lo único que se mantiene intacto, por lo que seguimos al mando del 1.6 MPi con 126 caballos de fuerza y 156 Nm de torque, esta vez unido a una transmisión automática de seis marchas, que administra la potencia de mejor manera.

Un detalle no menor es que la cuarta generación de este sedán es 20 kilos más liviana que la anterior, un detalle que, aunque no se note tanto, influye en la maniobrabilidad.

Para el largo de carrocería, no es difícil guiar a este Kia Cerato con gracia y soltura por el tráfico o en los más apretados estacionamientos, y cuando las revoluciones pasan la barrera de las dos mil, es fácil encontrarnos con un auto animado, que responde a una pisada firme del acelerador.

Kia Cerato

La combinación de la suspensión con la dirección electroasistida también fue una sorpresa, entregando buena sujeción y un tacto firme y seguro que un Kia de este segmento no había tenido jamás.

Como punto final, su buen equipamiento de seguridad, eso sí, en la versión full, pues en la de entrada todavía queda al debe.

 

Kia Cerato

Kia Cerato EX 1.6L 6AT Full

» Motor: 1.6 MPi
» Potencia: 125 Hp
» Torque: 156 Nm
» Caja: AT 6 vel.
» Maletero: 434 litros
» Pantalla: 8″ táctil
» Rendimiento mixto: 11,3 km/l
» Precio versión: $ 15.290.000.

Seguir leyendo