Argentina: retraso en cifras genera dudas sobre el impacto del Covid-19

Un trabajador camina entre las tumbas del cementerio Flores, en Buenos Aires. Foto: Reuters

El martes se registró un récord de muertos (240), sin embargo, la mayoría ocurrió días atrás. Un estudio analizó las demoras y concluyó que habría entre dos a tres semanas de retraso en las cifras.




Sobre los 7 mil contagios diarios y por encima de 200 fallecidos por Covid-19 ha registrado durante los últimos días Argentina. Son las cifras más altas desde que el virus llegó a ese país el 3 de marzo. A la fecha, ya son 268.574 contagiados y 5.246 los fallecidos. Sin embargo, justo cuando Argentina enfrenta sus peores registros por el coronavirus, han surgido dudas acerca de la cifra de fallecidos, puesto que esta tendría varios días de retraso en la notificación.

El martes el país registró 240 fallecidos, una cifra récord. Desde el Ministerio de Salud explicaron que el salto se produjo por demoras vinculadas con los “proceso de notificación de casos”, lo que sugería que muchas de las muertes reportadas esa jornada, en realidad eran fallecimientos de hace varios días, semanas e incluso meses. El diario La Nación indica que de los fallecidos informados el martes, el 28% ocurrió en las 72 horas previas a ser informadas. El 72% restante tuvo lugar con una antelación superior. Incluso, una mujer de 85 años murió el 17 de abril y se informó con un retraso de 117 días.

La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzoti, quien entrega el parte diario de casos y fallecidos, justificó que se trata de “personas que fallecieron en el transcurso de esta pandemia, haya sido ayer o en otro momento”. “Nunca perdamos de vista esto”, señaló. Además, destacó que la tasa de letalidad del país es de solo 1,9%.

El problema es que nadie sabe exactamente cuál es el número real de fallecidos por Covid-19 al día y, de hecho, es probable que no se sepa hasta muchos meses más. Pese a que el 30 de marzo el Ministerio de Salud, a través de una resolución, sumó al coronavirus en la categoría de enfermedad de notificación obligatoria “con periodicidad inmediata (doce horas) (…)”, esto no se lleva a la práctica.

Pedro Cahn, uno de los infectólogos que asesora al Presidente Alberto Fernández, explicó a La Tercera que lo que sucede es que “se tarda en cargar en el sistema, ya que la carga la hacen los prestadores de las distintas instituciones, muy atareados con la asistencia, de modo que se va equilibrando con el correr de los días. Tenemos información del Ministerio de Salud dos veces al día, de modo que no hay riesgo de que quede información sin comunicar”.

Retraso de 18 días

Federico Tiberti es argentino y candidato doctoral en la Universidad de Princeton y junto a un ingeniero en sistemas decidieron analizar el retraso efectivo en el reporte de casos y fallecidos. Tiberti explicó a La Tercera que el promedio del retraso es de entre dos a tres semanas. De hecho, para la cifra del martes (240) “la antigüedad promedio de los fallecidos era de alrededor de 18 días”. Así, había fallecidos de abril, mayo y junio.

“Se nos ocurrió tratar de rastrear cuál es la fechan real en que fallece una persona y la fecha en la que lo reporta. Lo logramos hacer con un análisis computacional de las planillas. Eso nos permite saber cuál viene siendo esa demora, por distrito, si la demora viene aumentando en el tiempo”, dijo Tiberti, quien añadió que además existe una importante diferencia por distrito. Por ejemplo, en la provincia de Buenos Aires, donde está el mayor problema, los casos tienen una antigüedad promedio de más de tres semanas, mientras en la ciudad de Buenos Aires hay un retraso promedio de 5-6 días.

El estudio de Tiberti y el ingeniero Mauro Infantino no solo detectó esta diferencia entre los distritos, sino que también el hecho de que la demora vaya creciendo en el tiempo. “Que estas cosas pasen me hace pensar que se trata de una dificultad administrativa, que aumentó el volumen de casos y muertes y no aumentó la capacidad administrativa de mantenerse al día con la validación, y esto va haciendo que se desactualice progresivamente el tema de los reportes diarios”, sostiene.

Sobre la actual cifra de fallecidos, Tiberti manifiesta que “seguramente son muchos más, pero no solo son muchos más ayer, ni de esta semana, sino muchos más de antes también. La demora tiene ese problema de que no podemos estar seguros del presente ni del pasado”.

Comenta