Bachelet critica el proyecto de Israel en Cisjordania: “La anexión es ilegal. Punto”

FOTO: RODRIGO SAENZ/AGENCIAUNO

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos advirtió que imponer soberanía en zonas ocupadas de Cisjordania es contrario al Derecho Internacional y que las consecuencias de una anexión serían “desastrosas”, tanto para la población palestina como para la israelí.




La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha criticado los planes del Gobierno de Israel de imponer su soberanía en zonas ocupadas de Cisjordania, advirtiendo de las consecuencias que podría traer.

“La anexión es ilegal. Punto”, ha indicado.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, mantiene su intención de oficializar en julio la anexión de parte del territorio cisjordano, pese a las críticas de los distintos movimientos palestinos y las suspicacias de gran parte de la comunidad internacional.

Bachelet ha reiterado que “toda anexión” es contraria al Derecho Internacional, “sea del 30 por ciento de Cisjordania o del 5 por ciento”. Por este motivo, ha instado a Israel a “escuchar a antiguas autoridades y generales, así como a las múltiples voces de todo el mundo”, que le piden que no siga por este “peligroso” camino.

La ex mandataria ha avisado en un comunicado de que “no se pueden predecir las consecuencias precisas de la anexión”, pero ha anticipado que “probablemente” serán “desastrosas”, tanto para la población palestina como para la israelí. Incluso “para toda la región”, ha indicado.

Además, Bachelet ha considerado que perjudicará “gravemente” cualquier iniciativa encaminada a lograr una paz duradera en la zona, al tiempo que “perpetuará” las violaciones de Derechos Humanos asociadas a este conflicto “durante décadas”, desde las restricciones de movimiento o traslados forzosos a la expropiación de tierras, pasando por límites para acceder a servicios básicos.

La ONU ya considera que los asentamientos controlados por Israel en zonas ocupadas en 1967 representan una violación del Derecho Internacional y teme que los nuevos planes no hagan sino avalar una ampliación de estos enclaves y, por extensión, agudizar las tensiones entre las distintas comunidades. Complicaría la solución de dos Estados para firmar la paz.

Bachelet ha asegurado que cualquier paso hacia la anexión por parte de Israel provocará unos efectos que “durarán décadas” y serán “extremadamente perjudiciales” para todas las partes. “Sin embargo, aún estamos a tiempo de revertir esta decisión”, ha agregado.

“Enfoque unilateral”

Desde el Ministerio de Exteriores israelí, acusaron a la jefa de Derechos Humanos de la ONU de “politizar” su cargo y de mostrar “un enfoque unilateral”.

No es sorprendente que haya decidido hoy unirse a la campaña palestina contra el plan de paz estadounidense y realizar declaraciones antes de que se haya tomado ninguna decisión sobre el asunto”, ha lamentado un portavoz, citado por el diario Yediot Aharonot.

“Hace mucho tiempo que Israel perdió la fe en la capacidad de la comisionada para hacer avanzar los Derechos Humanos en nuestra región de una forma justa”, añadió el portavoz, recordando que el Ministerio de Exteriores “ya sopesó la decisión de congelar las relaciones con Bachelet este año por publicar una lista de compañías que hacían negocios en los asentamientos” judíos en Cisjordania.

Comenta