Columna de Hermann González y Jorge Sahd: Una estrategia de minerales críticos para Chile

Maquinarias operando en la planta de la Sociedad Química y Minera de Chile, en el Salar de Atacama, en la región de Antofagasta, el 27 de septiembre de 2022. Foto: Xinhua/Jorge Villegas

Por Hermann González B., coordinador macroeconómico Clapes UC, y Jorge Sahd K., director CEIUC.

La competencia global por los minerales críticos está desatada. Las potencias saben que un mayor acceso a recursos naturales estratégicos para la transición energética equivale a mayor poder global. Chile tiene un espacio clave en la discusión, como principal país en reservas de litio, primer productor de cobre a nivel mundial y lugar con abundante cantidad de yodo, molibdeno, cobalto, manganeso y tierras raras, entre otros.

Estados Unidos y China –confrontados a nivel geopolítico- buscan asegurar el suministro de litio para desarrollar sus respectivas industrias de vehículos eléctricos y tecnologías de energía renovable. La Unión Europea, en tanto, busca su autonomía estratégica frente a las grandes potencias y ha liderado los esfuerzos por dotar de un marco regulatorio el tratamiento de los minerales críticos y las tierras raras a través de la European Critical Raw Material Act.

¿Cómo debiéramos entonces abordar esta materia? Como señalamos en un reciente estudio para Cancillería, es necesario avanzar en una “Estrategia de Minerales Críticos”. Basados en la revisión internacional y especialmente en la experiencia de Australia, Canadá y EE.UU., proponemos cinco recomendaciones para nuestro país.

Primero, realizar en el corto plazo una estrategia de minerales críticos para la próxima década, en línea con la experiencia de Australia y Canadá. Esta estrategia debiera implementarse de manera urgente, considerando la opinión de actores de la industria, la academia, el gobierno y las comunidades y servir de referente para impulsar las inversiones necesarias en capital físico y humano que permitan tener un rol protagónico y estratégico en la industria minera del futuro.

Una vista de una piscina de salmuera de una mina de litio en el salar de Atacama, en el desierto de Atacama, el 16 de agosto de 2018. Foto: Reuters

Segundo, el desarrollo de proyectos y la atracción de inversión son elementos centrales de una estrategia de minerales críticos. Proponemos que sea un objetivo país frenar el retroceso en la participación mundial de producción de litio. Esto es posible, por ejemplo, si se considerara una expansión del modelo vigente para acelerar el aumento de la producción, tanto de las empresas actuales como de nuevas compañías durante los próximos años.

Tercero, mantener el principio de neutralidad frente a la inversión extranjera. Si bien es deseable incentivar la diversificación de los actores internacionales en la industria, ello no significa discriminar a algún país en particular por el riesgo de una mayor concentración. Se propone en cambio explorar mecanismos de screening o evaluación ex ante de la inversión en sectores estratégicos, como serían los minerales críticos. Dicha discusión debe darse en un marco técnico, aplicarse a cierta inversión de carácter estratégico y analizar la experiencia comparada en la materia.

Cuarto, incorporar la gobernanza de los minerales críticos en futuros acuerdos comerciales, con el propósito de fortalecer la certeza jurídica, avanzar hacia una mayor coherencia regulatoria e incentivar la inversión extranjera en estos minerales estratégicos.

Finalmente, recomendamos evaluar mecanismos de diálogo y coordinación internacional con naciones líderes en la producción de litio. Dado los niveles de participación en el mercado de Chile, es posible orientar una política que persiga más y mejores mecanismos de coordinación en temas regulatorios y tecnológicos con los países que efectivamente se posicionan como líderes en la producción de minerales críticos.

La geopolítica de los minerales críticos refleja la creciente importancia de estos recursos en la transición hacia una economía más sostenible. Los países y empresas están compitiendo por asegurar su suministro y establecer una posición estratégica en la cadena de valor, lo que puede tener implicaciones significativas tanto a nivel económico como geopolítico. Chile tiene una gran oportunidad en este contexto, pero debemos prepararnos para los años que vienen, en los que las tensiones por el suministro de materias primas estratégicas pueden acentuarse. Una Estrategia de Minerales Críticos es un paso en esa dirección.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.